fbpx

Cómo salir de una relación tóxica de pareja [7 claves terapéuticas]

Cómo salir de una relación tóxica de pareja

Al principio todo parecía perfecto.  Ambos se miraban como si no hubiera nada más alrededor y, en efecto, parecía que así era: el mundo seguía su curso, pero a ti te parecía que era posible detenerlo gracias a las potentes sensaciones del enamoramiento.

Pasó el tiempo y la relación idílica ya no lo parecía tanto. Las dificultades aparecieron y la magia del inicio se esfumó.

Tu relación de pareja, muchas veces sin quererlo, se hizo “tóxica”, insostenible. Su peso ahora es demasiado como para seguir llevándolo a cuestas y quieres soltar, sentir la libertad de respirar sin un compromiso que, a todas luces, ya no es viable.

La fórmula perfecta sobre cómo salir de una relación tóxica de pareja no existe, pero hay claves fundamentales que hacen el proceso más fácil (o menos complicado).

Antes veamos lo que se considera una relación tóxica.

¿Qué es una relación tóxica?

Para que haya una relación debe haber dos personas al menos. Es cierto que en el ámbito de la psicología se habla de la relación intrapersonal, pero en este caso nos referiremos a la dinámica de específica de dos personas.

Una relación tóxica es aquella en la que los momentos de placer son menos que los momentos de discusiones, peleas o agresiones.

Si bien es cierto que en las parejas hay discusiones y que es normal que sucedan, debemos destacar que cuando estas forman parte del día a día, podemos asegurar que la relación goza de mala salud.

Las relaciones en las que uno debe callarse lo que siente para que el otro no “se moleste”, las que se basan en el sometimiento y la anulación del otro, en las que hay prohibiciones sin sentido como aquellas en las que hay una lista de amigos con las que se debe hablar y otra en la que no, ese tipo de relaciones son, sin duda, tóxicas.

Cómo salir de una relación tóxica de pareja
Las relaciones tóxicas generan mucho desgaste y poco disfrute. Si estás en una, vale la pena que te preguntes cuál es el propósito de permanecer en ella. Las respuestas pueden sorprenderte.

 

¿Se puede cambiar de una relación tóxica a una relación sana?

Sí, sin duda, pero no hay que abusar del optimismo ni de la ingenuidad.

Con ayuda psicoterapéutica y el compromiso firme de ambas personas se puede. Eso sí, es conveniente dejar sentadas las bases con un proceso diseñado para lograr los objetivos en el que ambas personas trabajen las situaciones de fondo que llevaron a la relación a convertirse en tóxica.

Cuando alguien se pregunta cómo salir de una relación tóxica de pareja, también puede hacerse esta pregunta: -“¿Probé ya alternativas verdaderamente plausibles o he querido hacerlo justo como le había venido haciendo antes?

Una relación no se sana reprimiendo emociones, ni dejando de hacer lo que disfrutas, pero que molesta a tu pareja.

Una relación se sana, primero, con trabajo enfocado en lo individual para que entonces ambos descubran nuevas formas de ser pareja. Y claro, incluso para que determinen que lo mejor es dar por terminada la relación.

Es importante recordar que se debe evitar el consejo fácil de los amigos y la comparación con otras relaciones de pareja.

Todos somos distintos y, aunque los contextos se parezcan, pocos conocen la realidad de tu caso.

Lo que a ellos le funciona, no tiene por qué funcionarte a ti.

 

Características de una relación tóxica

Como la palabra “tóxica” es en sí misma insuficiente para explicar las disfunciones de la vida en pareja, te compartimos a continuación lo que caracteriza a una relación de pareja que se considere insana.

  • Pocas libertades para que cada uno o uno de los dos sea como es. Por lo general, uno de los dos “tiene que ser” como el otro quiere.
  • Ausencia de libertad para que el uno de los dos esté sin el otro. Alguien de los dos presupone que deben estar siempre juntos.
  • Uno de los dos se apoya al otro a cambio de no trabajar por sus metas.
  • Creencia de que el otro le da sentido a su vida. Alguien puede pensar del siguiente modo: “sin ti, yo no existo”.
  • Idealización de uno de los dos por parte del otro. La persona idealizada es perfecta, aun cuando sea obvio que no lo es. Esto da pie para aceptar comportamientos irrespetuosos.
  • El sexo se convierte en una obligación y no en un acto de disfrute.
  • Sufrimiento ante la posibilidad de terminar la relación. Comportamientos obsesivos de posesión.

 

 

Cómo salir de una relación tóxica de pareja [10 claves]

1. Acepta lo que está pasando

Mirar a la situación y fingir que no sucede nada negativo es mala idea.

Lamentablemente la positividad tóxica hace que muchas personas actúen como si todo fuera a pasar sin consecuencias o si, por creer que la otra persona puede cambiar, va necesariamente a cambiar.

No es así y no siempre sucede, mucho menos si no hay acompañamiento terapéutico y compromiso real.

2. Toma nota de lo que sientes y piensas

Una forma de estar consciente de lo que estás viviendo es tomar nota de tus sentimientos y emociones.

Esto te ayudará a saber en cuáles pensamientos estás “atascado” y cómo evoluciona lo que sientes durante el proceso.

3. Haz un balance de lo que ganas con tu decisión

Cuando decidimos terminar una relación tóxica, solemos ver únicamente lo “triste” y “vacía” qué será nuestra vida.

En cualquier ruptura hay siempre alguna ganancia. Por ejemplo, tiempo para ti, libertad para salir con tus amigos o familiares.

Por supuesto, también la posibilidad de conocer a alguien con quien puedas tener una relación sana.

4. Planifica tu futuro inmediato

Muchas relaciones tóxicas se mantienen porque se dan en ámbitos de codependencia.

Si te preocupan las finanzas que compartían entre ambos, trabaja en ello. Lo mismo aplica para casos tan aparentemente sencillos como qué será de la vida de la mascota.

Ninguno de estos ámbitos es motivo suficiente para permanecer en una relación en donde eres infeliz.

5. Los amigos son importantes (mucho)

Pensar en cómo salir de una relación tóxica de pareja puede ser agobiante si no tienes amigos que te apoyen.

Pide apoyo. Avísales que vas a tomar una decisión importante y que te gustaría que te acompañen en este proceso.

Lo mismo aplica con tus familiares.

6. Haz algo que realmente disfrutes

En las relaciones tóxicas es común que uno de los dos se prive de llevar una vida con actividades tan normales como salir con los amigos o practicar algún hobbie.

Hazlo ahora y recuérdate que te mereces hacer esto.

A algunos los atormenta la culpa de romper su relación y trabajar por estar mejor.

Mereces tener una vida más plena. No eres la primera persona que terminará una relación de este tipo ni la última.

7. Pide ayuda profesional

Hasta las rupturas aparentemente menos significativas pueden requerir del acompañamiento terapéutico de un especialista.

No tienes por qué vivir esto proceso luchando solo o sola con lo que sientes.

Pedir ayuda no te hace menos fuerte ni capaz.

 

Conclusión

Cuando una relación de pareja llega al punto de volverse tóxica hay que plantearse dos escenarios básicos. O ambos trabajan para darle un giro importante o el cese de la relación es inminente (y deseable).

Estar en una relación con grados tan altos de insatisfacción es someterse a un sufrimiento innecesario.

Si te cuesta tomar la decisión, te sugerimos que hagas una revisión de tu autoestima y la forma en que te posicionas en la vida. ¿Cómo está tu confianza? ¿Piensas que la soltería es el peor de los males? ¿Crees que no vivir sin una pareja?

Estas preguntas te ayudarán a entender por qué no tomas la decisión y te darán pistas que puedes compartir con tu psicólogo de confianza.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email