Parejas: Cómo superar la soledad después de una separación[sí se puede]

Cómo superar la soledad después de una separación

Una sensación extraña ronda el ambiente. Aunque parezca que las cosas van bien, algo indica que no.

Una conversación está trabada en la garganta y solo falta que alguien se atreva a comenzarla. No es fácil porque el dolor parece inevitable, pero debe hacerse, se debe conversar.

Aunque las despedidas no tengan olor, se huelen.  Y parece que llegó la hora.

De repente, aquella pareja que era ya no es.

El “caos” no se avecina. Ya está aquí.

Ahora, dependiendo de la forma en que cada uno se vea sin pareja, el sufrimiento será mayor o menor.

No. Por muy maduro que sea alguien, una ruptura de pareja no es sencilla de digerir.

Son muchos afectos y situaciones en común los que se han creado como para pensar que este es un asunto sin importancia.

Sin embargo, la vida continúa. No eres ni la primera ni la última persona a la que le pasará esto.

Estas son algunas consideraciones que debes tomar en cuenta acerca de cómo superar la soledad después de una separación.

1.Este no es el final de la vida

¿De dónde proviene este miedo a la soledad?

Veamos cuándo comenzó todo.

Un día conociste a esa persona. Sea que hayas sentido la atracción en ese momento o no, sucedió.

A partir de ese momento comenzaste a pensar de forma repetitiva en él o ella.

Por más que intentabas concentrarte en tus actividades no lo lograbas. Sabías que aunque la conocieras bien, algo había nacido y que tendrías disposición de implicarte de forma más íntima.

Entonces comenzaste a dale prioridad y dejar de lado algunas de las cosas que te gustaban.

Poco a poco, te fuiste “apartando de ti” para permitir que el mundo girara en torno a él o a ella.

Lentamente, y sin que te dieras cuenta, fuiste dándole paso a una relación de dependencia en la que tus amigos y personas cercanas fueron pasando a un segundo plano.

Así es el enamoramiento que aprendemos, el de estar loco por el otro y entregarse ciegamente a alguien que parece venido de otro planeta (porque en un principio parece perfecto).

Pero esto no dura mucho. La aparente perfección no es más que un velo que oculta la realidad y esta realidad se mostrará tarde o temprano.

Cuando se muestre, te habrás desconectado tanto de ti que esas personas y actividades que te gustaba hacer estarán muy distantes.

Con una ruptura de pareja y este panorama, lo lógico es que parezca que el mundo se acaba. Pero no. No tiene por qué ser así y no es así.

Lejos de culparte por lo que sucedió es hora de que te preguntes qué fue eso que dejaste de hacer por aquella persona y a quienes descuidaste en el camino: amigos, familia y compañeros de trabajo.

No es un buen momento para aislarse, sino, aunque sea de a poco, demostrarse un grado de autosuficiencia.

Una trampa en momentos así es la de esperar que sean los demás quienes te hagan sentir especial.

Esto es temporal y, aunque sientas que te falten fuerzas, pequeñas acciones irán confirmándote que una ruptura de pareja no es el fin del mundo.

Cómo superar la soledad después de una separación
Es normal sentirse mal en un momento de separación de pareja. Acepta que te duele y encuentra alternativas como las que te mencionamos en este artículo.

2.Hay gente que le tiene miedo a la soledad, ¿eres tú uno de ellos?

Desde niños nos van enseñando que la pareja es un deber, no una elección.

La propia música nos habla de los “sin ti me muero” y de los “¿qué será de mi vida sin ti?”.

La pregunta que cabe hacerse es si lo que sucede en el fondo no es un miedo profundo a estar solo o sola.

No es lo mismo querer estar con alguien que no querer estar solo.

Esta última actitud se puede evidenciar en aquellas personas que saltan de pareja en pareja, que no se dan un tiempo para pensar en lo que les sucedió ni para esperar a conseguir el adecuado.

Quien elige por desesperación puede salir muy maltratado de situaciones así.

Entonces, ¿cómo perder el miedo a estar solo? Trabajando en el punto anterior.

Es ese redescubrir de lo que eres capaz y, por supuesto, esa reflexión profunda acerca de cómo está tu autoestima y tu autoconcepto los que te ayudarán a superar la situación.

Esto no siempre resulta algo sencillo de hacer, por lo que aquí cabe perfectamente la ayuda de un profesional que te ayude a indagar acerca de lo que te sucede y a ver el mundo personal de una forma en la que no tengas que depender siempre de alguien para sentirte bien.

No tienes por qué estar en relaciones solo por temor a la soledad. Créelo.

3.Cuidado con la culpa

Aunque algunos se valgan de frases como

El miedo a la soledad es una traición a uno mismo

lo cierto es que la soledad no es algo que lo humanos deseemos.

Un asunto es estar solo motu proprio y disfrutarlo y otro muy distinto es la sensación de soledad.

Esta última es, según la OMS, una de las próximas pandemias que se avecinan.

En resumen, no tienes por qué sentirte culpable si te cuesta gestionar la vida sin alguien más.

Casi nadie nos dice esto antes de comenzar la vida en pareja y cuando sucede una ruptura, entonces hay un grupo de personas que quiere estar bien sin nadie más, pero que se siente culpable por no poder hacerlo.

Este no es un momento para eso. Este, en todo caso, es un momento para atenderse y ser compasivo consigo mismo.

Tampoco te fustigues por lo que pudo o no haber salido mal. Es muy difícil vivir siendo tu propio enemigo o enemiga y maltratándote por lo que no fue.

Las parejas son un nexo que depende de 2 personas y que no tiene por qué ser eterno.

 

4.Expresa lo que sientes antes de que la situación empeore

Cuando nos preguntamos cómo superar la soledad después de una separación debemos estar claros en que la expresión de lo que sentimos será fundamental.

En momentos así es difícil alinearse con la lógica de que, ciertamente, nadie se muere de una ruptura de pareja y de que nadie tiene por qué quedarse eternamente sin alguien con quien compartir su vida.

No tiene sentido que quieras seguir con tu vida como si nada hubiera pasado.

Llora si quieres llorar. Aquellas emociones que no expresas pueden somatizarse y hacerte enfermar.

Una forma sana de expresar lo que sientes es consiguiendo ayuda profesional o hablando con alguien que tenga verdadera disposición de escucharte de forma empática.

No es momento para que otros quieran opinen libremente acerca de tu relación de pareja recién acabada. De hecho, en situaciones así debes cuidarte de cuáles son las opiniones que escuchas.

Si vas a expresar tu tristeza, tu rabia o tu preocupación, selecciona bien con quien vas a hacerlo.

En caso de que no tengas alguien cerca en ese momento, una excelente opción es comenzar un diario en donde registres lo que piensas y lo que sientes durante el día.

Cómo superar la soledad después de una separación
Hacer actividades que antes no hacías sin la compañía de tu pareja no solo es algo sano mientras la relación exista, sino también en caso de que se acabe.

5.Haz aquello que nunca harías sin alguien más

Todos deberían ir solos al cine al menos una vez en la vida.

Lo mismo aplica para ir a un restaurante o a un parque de atracciones.

Por absurdo que parezca, cuando vives este tipo de experiencias lo que estás diciéndote es que también hay espacio en tu vida para estar contigo.

Tal vez, al menos al principio, no lo disfrutes tanto como quieres, pero será una especie de entrenamiento con el que te quedarás de por vida.

Sea que tengas alguien con quien salir o no, siempre serás una opción válida para salir.

Si eres de los que siente prefiere quedarse solo en casa, adecua tu espacio como si se tratara de una ocasión especial (que de hecho lo es).

Limpia, ordena, arréglate para sentarte a la mesa y date la oportunidad de comprobar que hay vida en la indivualidad de cada ser humano.

Conclusión

No se trata de que no le tengas miedo a la soledad.

Tal como lo dijimos, la soledad comienza a ser un problema de salud pública en muchos países, sobre todo para las personas mayores.

Establece la diferencia entre estar solo y sentir soledad.

Se puede estar bien estando solo. No tiene por qué ser durante toda la vida así.

Se trata de algo temporal que te ayudará a tener una vida más plena y libre de dependencias enfermizas.

Si lo necesitas, apela a tus amigos, consigue actividades grupales, inscríbete en cursos, etc.

Las rupturas de pareja son buenas oportunidades para conocer nuevas personas y nuevas visiones del mundo.

Si necesitas ayuda profesional, pídela.

No tienes que poder con lo que te pasa sin ayuda de nadie. Todos somos seres vulnerables y está bien si hay momentos para expresarlo.

Aunque suene cliché, de estas experiencias, si se trabaja en la forma adecuada, puedes salir más fuerte y mejor preparado para que las nuevas relaciones tengan mayor probabilidad de éxito.

 

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp