Test de Inteligencia: ¿Cuál es tu inteligencia predominante?

¿Ser inteligente o no serlo? He ahí el dilema.

O no, tal vez no hay ningún dilema. Tal vez todos somos inteligentes de algún modo y lo que nos falta es descubrir para qué es que lo somos.

Incluso, puede que los que nos haga falta es descubrir cómo desplegar ese potencial para resolver problemas y transformar las situaciones que vivimos.

Lo que está claro, o al menos lo que se difunde, es que las personas que tienen mejores puntuaciones en los test de inteligencia suelen tener mejores vidas.

Si bien no es una regla, en muchos ámbitos es así: mejores empleos, mejor nivel socioeconómico y mejores oportunidades.

Veamos algunos aspectos importantes que debes saber antes de hacer un test de inteligencia.

test de inteligencia

 

¿Qué es un test de inteligencia?

Un test de inteligencia o IQ test (como se le conoce en idioma inglés), es una evaluación que aporta datos acerca del potencial y las habilidades cognitivas de quien la realiza.

Los resultados, a su vez, se comparan con la media de la edad de esa persona. Aquellos que estén por encima de la media son los resultados que se consideran destacables.

Las pruebas de este tipo tienen ciertas similitudes, pero muchas se han distanciado bastante entre ellas y, por supuesto, de aquella primera prueba que diseñaron en 1904 Alfred Binet y Theodore Simon.

Tipos de test de inteligencia

Profundizar en ellos requiere artículos completos sobre cada uno, sin embargo, a continuación verás el listado de los que se emplean con mayor frecuencia.

Antes es importante resaltar que se suelen emplear sobre todo en niños y poco en adultos.

Esto se debe a que en la etapa de la infancia en donde mayor interés surge por conocer los índices de inteligencia y en donde más se dedican esfuerzos a entender lo que sucede con niños con habilidades cognitivas especiales, incluidos aquellos considerados como superdotados.

Algunas pruebas de inteligencia de uso común incluyen:

  • Sistema de evaluación cognitiva
  • Batería de evaluación Kaufman para niños
  • Prueba universal de inteligencia no verbal
  • Escala de inteligencia de Stanford-Binet
  • Escala de inteligencia para adultos de Wechsler
  • Escala de inteligencia de Wechsler para niños
  • Pruebas de habilidades cognitivas de Woodcock-Johnson

 

¿Son fiables los test de inteligencia?

Para responder a esta pregunta hace falta entender primero el concepto de fiabilidad.

Según la RAE, hay tres distintas acepciones:

  1. adj. Dicho de una persona: Que es digna de confianza.
  2. adj. Que ofrece seguridad o buenos resultadosMecanismo, método fiable.
  3. adj. Creíble, fidedigno, sin error.

Para fines de esta explicación nos guiaremos por las últimas dos.

Aquellos test de inteligencia que se consideran más fiables son aquellos que ofrecen seguridad o buenos resultados.

¿Y cómo sabemos que esto es así? Porque tienen un margen de error pequeño y porque los resultados se mantienen constantes en el tiempo, a pesar de que se apliquen en diversas poblaciones y en momentos distintos.

La máxima puntuación de fiabilidad es 1, por lo que toda prueba de inteligencia que esté cercana a este número puede considerarse como fiable.

Por ejemplo, las escalas de inteligencia de Wechsler tienen un coeficiente de 0.81 a 0.92.

 

¿Qué se evalúa en los test de inteligencia?

Un error en que se incurre muchas veces es pensar que los test de inteligencia son pruebas de cultura general y que quien sepa más es más inteligente.

Esto no es así.

Las pruebas de inteligencia miden diversas habilidades como las lingüísticas, matemáticas, memoria, la velocidad con que se procesan datos, las habilidades de razonamiento y el procesamiento visual-espacial.

En cuanto a la selección de personas que se hace para aplicar un test, se selecciona una muestra que sea representativa, filtrando tan preciso como sea posible aquellas personas que no cumplan con los criterios que se busca investigar.

La aplicación a esa muestra y los resultados obtenidos es lo que se conoce como estandarización porque aunque no sea la población total, el método se hace estándar y fiable.

Si el método presenta errores, entonces no es posible estandarizar la prueba.


Riesgos de los test de inteligencia

 

test de inteligenciaEl peligro principal de las pruebas de inteligencia son las etiquetas y los estigmas que se generan a partir de ellas.

Lamentablemente, a lo largo de la historia hay personas que han utilizado la información resultante de estos test para discriminar a otros, sobre todo cuando se trata de personas con discapacidades.

Además, aun no hay consenso claro sobre si hay una definición contundente de inteligencia, mucho menos si se puede medir con algún instrumento de este tipo.

Incluso circula la Teoría de las Inteligencias Múltiples de Howard Gardner la cual propone tipos de inteligencias en lugar de una única.

También es destacable la duda que existe con respecto a la fiabilidad de estas pruebas para diagnosticar el coeficiente intelectual.

El hecho que más siembra la incertidumbre es que una persona que realice la misma prueba en dos ocasiones distintas, difícilmente obtendrá el mismo resultado en ambas.

Esto es llamativo porque entonces el coeficiente intelectual varía según el momento y el contexto en que se desarrolla.

Es inevitable pensar en que hay factores que lo condicionan, pero, ¿cuáles? ¿Acaso la nutrición? ¿La cultura? ¿La crianza? ¿Hay condiciones médicas que interfieran en el resultado?

Tal como lo mencionamos al inicio, los puntajes más altos están relacionados con un mejor rendimiento académico y otros ámbitos de la vida con mayor bienestar, pero estas relaciones no son suficientes para determinar el éxito de alguien.

Son, por trivial que se lea, medidas de inteligencia.

De hecho, hoy día también se considera importante (y lo es) otro conjunto de habilidades como las sociales, aquellas que permiten relacionarse con los demás.

Conclusión

 

Aunque los test de inteligencia se han hecho más fiables, aun no son absolutamente determinantes en lo que será la vida de alguien.

A menos que sean realizados por un especialista y el propósito por el que se realiza sea importante, se debe tener mucha precaución para no causarle daño a la persona evaluada.