Test de ansiedad: preguntas para averiguar tu grado de agitación

La ansiedad es más común de lo que pensamos.

De hecho, todos en algún momento tuvimos o tendremos algún síntoma de agitación o inquietud. Por ejemplo, hay quienes se sienten de este modo antes de presentar un examen o hacer alguna actividad con la que la que no estén familiarizados.

Entonces lo primero que nos gustaría que reflexionaras es la forma en la que ves la ansiedad. Para esto, antes de seguir leyendo este artículo, te invitamos a responder algunas preguntas de nuestro test online para que puedas evaluar cuan afectado o afectada te puedes sentir por este estado emocional.

test de ansiedad

En líneas generales la ansiedad es una sensación de malestar, preocupación o miedo que tiene distintos niveles, por lo que algunos la pueden experimentar de forma leve y otros con mayor intensidad.

¿Por qué nos sentimos ansiosos?

Es fundamental conocer el entorno y el contexto de la persona afectada.

Al respecto, no hay un consenso claro acerca de las causas porque incluso pueden ser de origen orgánico.

Por ejemplo, las personas con problemas de la glándula tiroides presentan ansiedad, la cual muchas veces es vista solo como un hecho de origen emocional cuando en realidad tiene que ver con su fisiología.

Del mismo modo, es resaltante como la ansiedad se relaciona estrechamente con la genética de cada persona.

La ansiedad tiene un importante componente hereditario.

Por supuesto, también influyen aspectos como el laboral, el amoroso, el económico y el plano social general en el que la persona se desenvuelve.

Síntomas de ansiedad

No todos experimentan la ansiedad de la misma forma.

Sin embargo, hay síntomas que son bastante comunes en la mayoría de casos.

Esta es una selección de los que vemos con mayor frecuencia en sesiones y que pueden  darte señales importantes acerca de si lo que estás sintiendo es ansiedad o no.

Por decirlo de algún modo, funcionan como un test de ansiedad.

Los síntomas se pueden dividir en dos subcategorías: síntomas mentales y síntomas físicos.

Síntomas mentales

  • Dificultad para concentrarse
  • Mayor estado de alerta
  • Problemas para conciliar el sueño y tener calidad de él durante el descanso
  • Exceso de pensamientos, por lo general, alrededor de un futuro catastrófico.
  • Disminución o aumento del apetito.
  • Sentimientos de miedo y hasta pánico.
  • Búsqueda de querer escapar de la situación en la que se encuentra a la mínima aparición de una dificultad. En este caso es evidente la poca capacidad resolutiva del momento.

 

Síntomas físicos

  • Respiración agitada
  • Caída del cabello
  • Sensación de sofocos o ruborización
  • Falta de energía acompañada de una sensación de cansancio
  • Aumento en la transpiración
  • Aumento del ritmo cardíaco

 

Tipos de trastornos ansiedad

Hay varias formas de diagnosticar cuál es tu tipo de ansiedad.

La primera de ellas es que realices nuestro test de ansiedad.

También los hay generales qué te pueden aportar pistas valiosas.

La segunda y la más importante es que acudas con un especialista de la salud mental.

La tercera es que conozcas los tipos principales de ansiedad que existen para que te puedas identificar y reconocerte en ellos.

Los cinco principales tipos de trastornos de ansiedad son:

Trastorno de ansiedad generalizada

Este se caracteriza por una ansiedad crónica por una preocupación exagerada incluso cuando no haya nada que en realidad preocupe.

Trastorno obsesivo compulsivo

Es un trastorno de ansiedad en dónde son evidentes los pensamientos recurrentes no deseados y las conductas repetitivas.

Entre las conductas repetitivas más comunes se encuentran lavarse las manos contar objetos revisar o limpiar de forma compulsiva.

Trastorno de pánico

El trastorno de pánico se caracteriza por episodios de miedo intenso e inesperado qué se acompaña con síntomas físicos como palpitaciones del corazón, dolor de pecho, dificultad para respirar y mareos.

Trastorno de estrés postraumático

Este trastorno de ansiedad se desarrolla después de que alguien estuvo expuesto a un evento traumático o que se le amenazó con un daño físico grave.

Entre los eventos se incluyen las agresiones de personas violentas, desastres naturales, accidentes guerras.

Trastorno de ansiedad social

Es un trastorno que se caracteriza por una timidez excesiva en situaciones sociales cotidianas.

Normalmente se trata de situaciones cómo hablar en público o relacionarse con grupos grandes de personas.

Es importante destacar que así como se puede aplicar un test de ansiedad básico para ver si hay síntomas generales, también se puede aplicar un test específico en la medida qué se tengan pistas más concretas de cada uno de estos cinco tipos de trastorno de ansiedad.

 

¿Puedo beber alcohol si tengo ansiedad?

Aun cuando no se tenga ansiedad, sobre todo cuando hablamos del exceso, el alcohol no es recomendable.

En caso específico de que se esté cursando un trastorno de ansiedad, el alcohol puede inducirnos a que cometamos actos de forma impulsiva.

La consecuencia es que terminemos experimentando arrepentimiento y, como parte de un ciclo peligroso, también aumente la ansiedad.

Sí bien es cierto que en aquellas personas con ansiedad un trago puede parecer relajante en primera instancia, lo cierto es que no se están abordando las causas de fondo, con lo cual se corre el riesgo de asociar calma con alcohol.

Entonces cuando la persona sienta necesidad de estar tranquila buscará en la bebida la solución a lo que siente. En ese caso el riesgo de alcoholismo se multiplica de forma peligrosa.

Conclusión: ¿Nos ayuda un test de ansiedad?

Sentirnos ansiosos es más común de lo que se cree, pero lo que no es tan común es el abordaje especializado.

De hecho, es frecuente que se estigmatice a las personas que admitan que sienten ansiedad y muchas veces se les conmine a que se tranquilicen, a que viven la vida con más calma y a que repitan alguna frase que termina introduciéndolos en un círculo de frustración y culpa.

Un test de ansiedad es el primer paso para tener más claro si se tiene este trastorno o no.

Lo siguiente, contrario a lo que muchos se recomiendan, es no automedicarse y acudir con un especialista.