logo chile psicologos

Fono : +56 2 25036366

PASEO BULNES 317 OF. 611, Santiago.
Lunes a Viernes de 9:00 a 21:00 hrs.
Sábados de 9:00 a 14 hrs.

 

Salud Mental: Atención en Psicología, distintas especialidades

La salud mental se puede definir como el equilibrio psico-afectivo que favorece la buena integración propia del ser humano y con su medio social.

Hoy en día Chile según diversos estudios vive una situación difícil en cuanto a salud mental se refiere, en donde gran parte de los que son participes de esta situación son precisamente los jóvenes de la sociedad. Esto es debido a que el apoyo hacia ellos es un tanto lejano con respecto a este tema precisamente.

Es sabido que en la mayoría de los jóvenes que padecen de síntomas depresivos éstos se manifiestan al inicio de la etapa adolescente y aumentan hasta que ésta finaliza. Pero sin embargo, las mujeres son aquellas con mayor predominio a síntomas de estados depresivos que los hombres, lo cual se debería a los cambios propios de la edad como lo son los cambios físicos y psicológicos que van relacionados con desconformidad de su cuerpo, lo que cobra significancia en el descenso de su autoestima.

Dentro de estos efectos negativos en las jóvenes, en la mayoría de las ocasiones suelen tener influencia los modelos sociales femeninos que se promueven mediante los medios de comunicación masivos (principalmente tv), lo cual suele ser un impacto para aquellas adolescentes y jóvenes en general que tienen menos fortalecido su autoestima y su sentido crítico.

Las características más relevantes que suelen gatillar a estos estados depresivos en los jóvenes son, la baja tolerancia a la frustración y la tendencia a dramatizar las situaciones.

La primera se relaciona bastante con la depresión debido a que los jóvenes con tendencia depresiva son poco tolerantes a no conseguir lo que “necesitan” y es la misma sociedad en la que hoy en día vivimos que muchas veces nos pone en mente necesidades más bien ilusas o innecesarias dicho de cierto modo. Y de ahí viene la auto exigencia de los jóvenes que se plantean demandas fuera de su realidad misma, apelando a la posibilidad de obtener logros de manera fácil y con un mínimo de esfuerzo, pero a medida que transcurre el tiempo y comienzan a notar que estos logros cada vez se alejan más de ellos es cuando se desencadenan las frustraciones para las a su vez no se encuentran preparados de afrontar. Obteniendo como resultado los síntomas depresivos.

La segunda característica tiene relación con cualquier acontecimiento negativo, por muy de poco interés que éste pueda parecer para otra persona, no funciona así en la mente del joven desequilibrado ya que para éste será la situación más desagradable de su vida.

Algunas de estas exageraciones se relacionan con su imagen física, sobre todo en las jóvenes, lo que a su vez conlleva a síntomas de trastornos alimenticios como la bulimia y la anorexia.

También se encuentran las ideas negativas que los jóvenes desarrollan en su mente, como la idea negativa respecto a sí mismos, idea negativa respecto al futuro y la más generalizada de todas, la idea negativa respecto al mundo.

La primera de estas ideas, es la idea negativa respecto de sí mismos, lo cual es muy habitual sobre todo en mujeres que se sienten inferiores por uno o diversos motivos frente a sus pares, esto se comienza a desarrollar alrededor de los catorce años aumentando a medida que avanzan de nivel escolar. Cuando está bordeando los dieciocho años se gatillan los problemas depresivos y de ansiedad en aquellos jóvenes que constantemente se subestiman, sean estos mujeres u hombres.

Ahora contextualizando en la idea negativa respecto a su futuro, se refiere a la creencia de que nada les resultará bien; su carrera o profesión no les gustará, afectivamente serán poco exitosos y por ende la vida no tiene sentido para ellos. Es con respecto a estas ideas que algunos jóvenes suelen tener curiosidad por verse la suerte o consultar a adivinos que pueda presagiar su futuro.

Y la tercera idea negativa, tiene que ver con pensamientos negativos respecto al mundo, lo que los lleva a pensar que nada es suficientemente bueno dentro de éste, que tanto hombres como mujeres suelen ser malos, lo cual bajo sus perspectivas les lleva a adoptar conductas a la defensiva para protegerse de este “mundo cruel” que los embarga.

Estos factores de carácter depresivo, son advertencias de situaciones depresivas futuras en su vida adulta y además de una difícil relación interpersonal/familiar en los años posteriores.

Es precisamente en personas que son dominadas fácilmente por ideas como éstas, que generan a su vez síntomas de distorsión a nivel cognitivo y perceptual, por ejemplo aquellos jóvenes que son diagnosticados como depresivos tienen una mayor preponderancia a sufrir alteraciones de la realidad, que aquellos que no padecen de depresión.

Uno de los rasgos frecuentes de la estructura social actual del riesgo son las diversas maneras de vulnerabilidad social que recaen constantemente en los grupos más jóvenes de la sociedad.

Por otra parte se encuentran aquellos jóvenes privados de libertad, que padecen de enfermedades mentales, trastornos del ánimo y de personalidad, ellos al igual que los jóvenes en libertad necesitan el mismo acceso a tratamientos médicos adecuados y con mayor especialidad aún, ya que esto les permitirá a su vez una adecuada reinserción social.
Sin embargo, es necesario que esa brecha pueda ser eliminada pero eso sólo lo pueden determinar las autoridades a cargo de dichos casos o que demuestren un interés social respecto al tema.

A modo de finalización del presente ensayo, mencionaré una de las formas que bajo mi parecer es útil para mantener una salud mental adecuada dentro de los parámetros posibles, me refiero a la educación integral hacia los jóvenes, en donde se tome en cuenta lo relevante que es la tolerancia a frustraciones, y a lo desconocido. Inculcándoles desde temprana edad a mantener un carácter sólido frente a situaciones de moldeamiento social como las anteriormente mencionadas, disciplina en lo que quieren conseguir, valores, pero lo más importante educarlos en el desarrollo de un amor integral hacia sí mismos.