Compulsión por la Comida: Entender y Tratar la Ansiedad Alimentaria

Encuentra un psicólogo y reserva hora
Selecciona una fecha para tu cita, tu previsión y sucursal de preferencia
Planyo online booking system

Citas Online

Citas Presenciales

Bajos Aranceles

Fonasa e Isapre

¿Estás constantemente preocupado por tus hábitos alimentarios, sintiendo ansiedad y culpa por lo que consumes? Si es así, es posible que padezcas un trastorno alimentario frecuente conocido como alimentación compulsiva o ansiedad por la comida. La alimentación compulsiva, o ansiedad por la comida, es un patrón crónico de comer en exceso, o consumir grandes cantidades de alimentos ricos en calorías, grasas y/o azúcares, junto con una incapacidad para dejar de comer cuando estás lleno. Puede ser el resultado de una combinación de factores genéticos, biológicos, psicológicos y culturales.

¿Qué causa la ansiedad por la comida?

Cualquiera puede desarrollar un patrón de alimentación compulsiva, pero ciertos factores pueden aumentar el riesgo. Entre ellos se incluyen Tener un familiar cercano con un trastorno alimentario; Un historial de dietas; Tener una imagen corporal negativa; Experimentar traumas o abusos; Un desequilibrio en los neuroquímicos que se ha relacionado con la depresión y la ansiedad. Las emociones negativas y las situaciones estresantes o abrumadoras también pueden contribuir al desarrollo de la ansiedad por la comida. Algunas personas utilizan la comida como forma de consolarse o distraerse de las emociones negativas, y esto puede convertirse rápidamente en un hábito.

Signos y síntomas de la ansiedad por la comida

Hay una serie de signos y síntomas que pueden indicar un trastorno de ansiedad por la comida. Estos pueden incluir Sensación de perder el control sobre la comida; Comer a escondidas o grandes cantidades de comida cuando no hay nadie alrededor; Sensación de ansiedad, culpa o frustración después de comer e incapacidad para dejar de comer aunque se esté lleno; Sensación de no poder resistirse a ciertos tipos de alimentos, como los ricos en azúcar y/o grasa; Imagen corporal negativa; Sensación de estar incómodamente lleno aunque no se tenga hambre; y preocupación por la comida. Si tú o alguien que conoces está luchando contra estos problemas, puede que haya llegado el momento de buscar ayuda profesional.

Tratamiento de la ansiedad por la comida

El tratamiento de la ansiedad por la comida suele implicar una combinación de tratamientos. Para la mayoría de las personas, la psicoterapia puede ser eficaz para tratar la ansiedad por la comida. La terapia cognitivo-conductual, o TCC, suele recomendarse porque ayuda a aprender a identificar y afrontar los desencadenantes que pueden llevar a comer compulsivamente. Además, la TCC puede ayudar a las personas a cambiar sus pensamientos y creencias negativos sobre sí mismas y su cuerpo. La educación y los grupos de apoyo también pueden ser beneficiosos para las personas con ansiedad por la comida, ya que pueden proporcionar información y estrategias útiles para controlar la ansiedad. En algunos casos pueden recetarse medicamentos si los síntomas son especialmente graves.

Prevenir la ansiedad por la comida

Aunque no sea posible prevenir la alimentación compulsiva, existen algunas estrategias que pueden ayudar a reducir el riesgo. Entre ellas se incluyen Aprender a reconocer y afrontar las emociones negativas de forma saludable; Construir una imagen positiva de uno mismo; Seguir una dieta equilibrada con comidas y tentempiés regulares; Aprender a reconocer el hambre física y a dejar de comer cuando se está lleno; y Evitar las dietas. En lugar de hacer dieta, céntrate en hacer cambios saludables que puedas mantener a largo plazo, como aumentar la actividad física o probar alimentos nuevos.

Conclusión

La ansiedad por la comida, también conocida como alimentación compulsiva, es un trastorno alimentario frecuente que puede ser difícil de controlar. Sin embargo, es posible tratar e incluso prevenir la ansiedad por la comida buscando ayuda profesional y haciendo cambios saludables en el estilo de vida. Si tú o alguien que conoces está luchando contra la ansiedad por la comida, es importante que recuerdes que hay ayuda disponible y que no pasa nada por buscar apoyo. Aprendiendo a reconocer y afrontar la ansiedad de forma saludable, es posible reducir el riesgo de desarrollar un patrón alimentario compulsivo.

Comparte:

Realiza un Test:

Para leer: