fbpx

El amor no duele [+ 7 características de lo que sí es amor]

el amor no duele

Visto que el amor es una emoción más, tal como lo son también la rabia, la tristeza y el miedo, podemos hacernos las siguientes preguntas:

¿Por qué hablamos tanto sobre él y no sobre las demás? ¿Por qué hay tantas canciones que tratan sobre “el amor”? ¿Por qué hay un Día del Amor y no un Día de la Tristeza o Día del Miedo?

Tal vez sea porque esta es la emoción más deseable, de la que casi nadie (o nadie) se quiere perder.

Para entender mejor lo que hay detrás de ella y por qué el amor no duele veamos cómo se define.

 

¿Qué es el amor? 

Definiciones hay como personas que lo sienten ahora mismo: muchas.

Sin embargo, partiremos de la definición de uno de los especialistas más reconocidos al respecto: Robert Stenberg, psicólogo estadounidense reconocido también por sus aportes al ámbito de los estudios de la inteligencia.

Para él el amor es “un conjunto de sentimientos, emociones y valores que se encuentran presentes en una relación y que está compuesto por tres elementos fundamentales: la intimidad, la pasión y el compromiso”.

el amor no duele
Aunque el amor está presente en muchos tipos de relaciones, la forma que más parece preocupar a la cultura popular es el amor de pareja.

 

Por supuesto, tal como sospechas, aquí no nos referimos ni nos referiremos al amor maternal, al fraterno y a ningún otro que no tenga que ver con el relacionado con las parejas.

Lo primero que se nota en su definición es que no hay ninguna mención a las consecuencias del amor.

A priori, no podemos darnos cuenta si el amor duele o no.

En su definición solo vemos básicamente lo que es y de qué está compuesto para él.

Hagamos entonces el siguiente ejercicio. Veamos lo que no es.

 

¿Qué no es el amor?

El amor no se puede comprar, no se puede meter en una caja de regalo ni se puede forzar.

Por tanto, no es algo que puedas ver ni obligarte a sentir.

Esta forma abstracta que le caracteriza le agrega un halo de misterio, pues la realidad es que darte cuenta de cuándo es que alguien lo siente por ti es tarea harto complicada.

El amor tampoco es una recompensa, no es un producto que puedas intercambiar por otras acciones, así que cuando se usa para manipular no se trata de amor.

De hecho, la expresión “amor verdadero” no es ni siquiera necesaria, porque entonces sería necesario establecer el opuesto: amor falso.

Si bien hay varios tipos de amor y en distintas escalas, no hablamos de amor verdadero porque su opuesto es el interés, la conveniencia y cualquier otro término similar.

El amor entonces no es una relación de polos opuestos. El amor simplemente es.

El amor tampoco es dependencia emocional. No se trata de que la vida sin alguien más se termine o se haga trágica. Si esto es así, entonces hay que revisar con detenimiento cuál es la concepción acerca del amor de quien está sufriendo por “su causa”.

 

7 Señales de que el amor no duele

1. El amor es libertad, no opresión

Muchas personas que están en una relación amorosa sienten que tienen una camisa de fuerza puesta.

Incluso hay personas que ponen a elegir a sus parejas entre ellos y sus amigos o familiares.

En el mismo momento en que surgen estas limitaciones hay que estar alerta para evitar que se repitan y hasta escalen a restricciones más severas.

el amor no duele
Si estás en una relación de pareja en la que sientas más malestar que bienestar, entonces es conveniente que te preguntes si estás ahí realmente por amor.

 

2. El amor no persigue

Tu pareja no tiene por qué llamarte varias veces cuando estás con tus amigos.

Algunas personas confunden este tipo de persecución con exceso de amor, pero este es un error que se parece más a una celopatía.

El amor no duele, no persigue.

 

3. El amor no se expresa con golpes, no duele

La lamentable versión de que alguien maltrata a otro por su bien es eso: lamentable.

Este comportamiento se alimenta desde la infancia, momento en que muchos padres optan por la violencia física como método de castigo o lección.

Acto seguido de un capítulo de violencia lo justifican como algo positivo que equivale a amor.

El amor no duele. Si hay maltrato físico entonces es pertinente revisar el signficado de amor que tiene cada uno, tanto el agresor o agresora como la víctima.

Esto es fundamental que se haga con acompañamiento terapéutico.

 

4. El amor no hace que tu pareja te atribuye la responsabilidad de sus actos

 

“Si te grito es por tu culpa. Tú me provocaste. Si te pego o te persigo, también eres tú quien me provoca”.

Esta es una forma común de excusarse ante situaciones que no deben permitirse en ningún contexto, muchos menos en uno en donde lo que prime, al menos en teoría, sea el amor.

 

5. El amor no amenaza

Esa vieja idea de que nadie te va a querer como te quiere tu pareja no se corresponde con amor.

Quien te amenace en nombre del “amor” que siente por ti está en realidad manipulándote.

El amor no solo no amenaza, sino que no manipula.

 

6. El amor no hace que tu pareja sea de una forma cuando ambos están con amigos y de otra cuando están solos

Si tu pareja te trata de forma cariñosa cuando ambos están con amigos en común, pero cuando están solos el trato es totalmente distinto e incluye gritos e insultos, entonces estás en frente de una muestra errónea de amor.

Así como el amor no duele, el trato en la intimidad tampoco debería.

El buen trato a conveniencia es otra muestra de manipulación

 

7. El amor no te hace sentir inútil

 Los insultos y descalificaciones no son parte del amor.

Cuando dos personas que son pareja discuten acerca de un tema, o lo que es igual, exponen sus puntos de vista acerca de un tema, deben hacerlo refiriéndose exclusivamente acerca del asunto que les molesta y no basarse en ofensas.

Por ejemplo: en lugar de una frase como “eres una tonta”, se debe hacer alusión al asunto específico que le molesta. Una forma de hacerlo es así: “me molesta que no hayas tenido presente nuestro aniversario”.

De este modo, las soluciones no solo surgen con mayor facilidad, sino que se evita menospreciar al otro.

 

Conclusión

La idea de que el amor causa malestar es un paradigma arraigado que se asocia con la propia dinámica de la vida en pareja.

No es así ni debe serlo. El amor es bienestar y una de las expresiones más profundas que sentimos como humanos.

Para saber lo que es el amor y tenerlo siempre presente, se debe pensar justamente en lo que no es.

De este modo se logra tener más claras las ideas, los límites y los acuerdos.

Si tienes alguna duda o necesitas de apoyo terapéutico, agenda tu sesión aquí.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email