fbpx

Alianza terapéutica: ¿Por qué muchas veces no funciona la terapia?

alianza terapéutica

Seguir yendo con el mismo psicólogo o no seguir. He ahí el dilema.

Si estás pensando en esto es porque tienes dudas o porque crees que deberías tener un mayor grado de satisfacción con respecto al que tienes actualmente.

No tomes una decisión apresurada. Mejor lee hasta el final todo lo que tenemos que decirte acerca de la alianza terapéutica.

Comencemos antes por definirla.

 

¿Qué es la alianza terapéutica?

La alianza terapéutica también es conocida como relación terapéutica y no es otro asunto que el vínculo que estableces con tu terapeuta, por supuesto, en el ámbito profesional.

Este vínculo está sustentado en diversos valores que son fundamentales para que el proceso transformador del paciente se lleve a cabo.

Aunque el mismo Freud ya asomaba la importancia de esta relación hace más de 100 años, en muchas ocasiones parecía ser algoo a lo que no era necesario dedicarle mayor energía.

Los hechos y los estudios han demostrado lo contrario.

Esta alianza tiene tres componentes esenciales que fueron propuestos por Bordin, los primeros dos en el año 1979 y el último en 1994.

  1. Acuerdo entre paciente y terapeuta acerca de cuáles son los objetivos de la psicoterapia.
  2. Acuerdo entre paciente y terapeuta con respecto a las tareas que se generen a través del proceso terapéutico.
  3. El vínculo paciente-terapeuta qué se expresa a través del aprecio, la confianza y el respeto mutuo.

 

alianza terapéutica
Buena parte del éxito del proceso terapéutico depende de la relación de confianza que se establezca entre el terapeuta y el paciente.

Características de la alianza terapéutica

La alianza terapéutica es un nexo sobre el cual hay bastante investigación científica.

Lo que se desprende de este estudio realizado con diversos instrumentos y métodos es que:

1. Es un hecho clave para que se pueda dar el cambio en psicoterapia. Tanto es así que su uso no se reduce a una sola corriente, sino a la gran mayoría de modelos psicoterapéuticos.

2. Los resultados han sido consistentes a través de la medición de diversos enfoques. El concepto de alianza terapéutica ha sido ampliamente estudiado para entender la relación terapeuta-paciente y cómo hacerla más efectiva, pero a día de hoy es poco probable conseguirse con un profesional responsable que cuestione su existencia y sus beneficios.

3. No hay una sola definición de alianza terapéutica. Lo que sucede es que se han empleado diversos instrumentos y distintas pruebas como para que el concepto sea homogéneo.

4. Se enfoca en la colaboración y el consenso de la relación paciente terapeuta. Lo que prima en este caso es la fuerza y la calidad de la relación, el sentido de equipo entre ambos.

5. No existe un único patrón de alianza terapéutica en el que se haya puesto de acuerdo a la comunidad científica. No es un proceso esquemático, pero sin duda debe estar presente tanto en el inicio como en la parte media y al final del camino terapéutico.

6. La alianza terapéutica se ve afectada por diversas variables como la severidad del cuadro clínico que tenga el paciente, la habilidad del psicoterapeuta en materia de comunicación, empatía, el tipo de trastorno, etc.

 

Variables que influyen en la alianza terapéutica

En el ser que cada uno es y en el contexto que cada uno se ha desarrollado, hay una riqueza de características particular.

Esto, sin duda alguna, también condicionará la relación paciente-terapeuta.

Pero verlo de este modo es quedarse en lo abstracto. Hay más.

En 1957, Rogers propuso un conjunto de actitudes terapéuticas que generaron interés en investigadores interesados por el tema. A partir de esto, se han realizado diversos estudios, la mayoría de ellos con resultados más que interesantes.

Veamos, pues, algunas de estas variables investigadas:

  • Empatía y calidez son de las variables que la mayoría de investigadores considera fundamental para lograr una buena alianza terapéutica.
  • La variable comportamiento de exploración y valoración por parte del terapeuta también facilita la alianza con el paciente. Una valoración deficiente la entorpece.
  • En cuanto a la experiencia, contrario a lo que se pudiera pensar, los resultados demuestran que esta no es significativa, aunque el aumento en la formación el terapeuta sí influye de manera positiva.
  • El perfeccionismo, como cada vez se demuestra más en cualquier ámbito de la vida, también es contraproducente en terapia. Si bien en las primeras etapas, a algunos pacientes pudiera funcionarle, a medida que avanza el proceso el efecto es el contrario. Una explicación posible es que el paciente valoraría negativamente la relación terapéutica, aun cuando esté obteniendo resultados. Por decirlo de algún modo, si la relación y los resultados no alcanzan sus estándares (estándares que desconoce), entonces estará saboteando el proceso.

 

 

Conclusión

Puede que para una persona que esté por empezar terapia el concepto de alianza terapéutica le parezca algo trivial.

No lo es.

Es entendible que alguien quiera lo más cercano posible a una solución técnica, a un esquema sacado de un manual, pero estas expectativas también deben ser aclaradas rápidamente por el especialista.

Por algo el proceso terapéutico no puede desarrollarse en una sesión ni funciona siempre con el mismo psicólogo o psicóloga.

Muchas veces la calidad y los alcances de la formación del especialista se ponen en tela de juicio, cuando en realidad lo que no permite mejores resultados es que el terapeuta y el paciente no logran una alianza terapéutica sólida.

Ten este aspecto presente antes de elegir un psicólogo, pero también antes de seguir asistiendo a sesiones.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email