Terapia Cognitivo Conductual: Conoce en qué consiste

terapia cognitivo conductual
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La imaginación para el individuo puede ser un arma de doble filo en especial cuando se realizan interpretaciones erradas sobre situaciones cotidianas, pero que pueden ser significativamente perjudiciales para él. Ante ello en Chile Psicólogos hablaremos sobre una terapia que ha representado en la psicología uno de los enfoques más efectivos en este contexto, al otorgar las herramientas necesarias al individuo para adaptarse y lograr el equilibrio emocional a través de una conducta, pensamiento y sentimiento positivo.

En la psicología clínica como rama de la psicología propiamente, se encarga de estudiar, analizar, predecir y cambiar el comportamiento del individuo de acuerdo a los enfoques establecidos por los distintos investigadores de este campo de estudio.

En el caso del enfoque cognitivo conductual se considera que el comportamiento es aprendido diversas formas, como es el caso de la experiencia, observación, condicionamiento, lenguaje, entre otros aspectos, y por lo tanto al estar presente a lo largo de la vida del individuo, pueden a su vez  catalogarse como problemático o funcionales.

Cuando un terapeuta acoge este enfoque, su trabajo es aplicar a cada problema o circunstancia conflictiva los distintos modelos de cómo puede cambiar el comportamiento. No obstante en primer lugar se debe determinar cuál es comportamiento en conflicto, el contexto que se plantea y la frecuencia en que se presenta, entre los principales factores influyentes, permitiendo así elaborar un proceso terapéutico personalizado para el paciente.

¿En qué se basa la terapia cognitiva conductual?

Terapia Cognitivo ConductualDe acuerdo al Manual de Tratamiento para la Terapia Cognitiva-Conductual señala que dicha terapia está fundamentada en la evaluación de la interconexión que poseen tanto los pensamientos, como las acciones y los sentimientos.

Durante el proceso terapéutico se divide en tres temas los cuales poseen cuatro sesiones, en el que se trabaja en primera instancia la influencia de los pensamientos en el estado anímico del paciente, posteriormente en el segundo tema, se abarcan las actividades diarias que afectan el estado de ánimo, y finalmente las últimas cuatro sesiones se evalúa y relacionan todos los procesos de interacciones con el entorno perjudicando el estado de ánimo.

Tipos de terapia cognitiva conductual  

  1. Terapia racionales y de restructuración cognitiva: Estas terapias buscan generar una adaptación del individuo a nuevas formas de actuar utilizando la racionalidad.
    1. Terapia racional emotivo conductual TREC: Albert Ellis (1963) Este modelo parte del acrónimo ABC, el cual establecen tres aspectos interrelacionados: Acontecimientos activantes, Belief (Creencias) y consecuencias (emocionales, conductuales e ideaciones). Su terapia se basa en el diálogo, debate y discusión para así generar un cambio en las creencias y por lo tanto modificar las consecuencias.
    2. Terapia cognitiva TC: Aaron Beck (1971) señala la relación de los eventos, los cuales generan pensamientos automáticos, y por lo tanto se evidencian respuestas. Dichos pensamientos pueden desencadenar distorsiones cognitivas que afectan el bienestar emocional del individuo, por lo que más allá de la situación su planteamiento prevalece en la interpretación que generan el malestar, ocasionando conclusiones negativas.
    3. Entrenamiento en autoinstrucciones: Meichenbaum, planteada desde el entrenamiento de habilidades para afrontar y manejar situaciones, el cual se basa en el modelado cognitivo, mediante la guía externa en voz alta, autoinstrucciones en voz alta, autoinstrucciones encubiertas, entre otros aspectos.
  2. Resolución de problemas: D’Zurilla – Goldfried (1971) se plantea la orientación hacia el problema, mediante la definición y formulación de problemas para así generar alternativas y finalmente tomar decisiones logren una solución eficiente.

¿Cuál es el objetivo de la terapia cognitiva conductual?

Su finalidad principal es apoyar al paciente y otorgarle las distintas herramientas para cambiar su forma de pensar y actuar especialmente en aquellos patrones de conducta o pensamientos disfuncionales, con el objetivo de ayudarlo a sentirse mejor.

Esto lo realiza  través del desglose de pequeñas partes del problema o situación que lo pueda estar perjudicando y así conocer la interconexión existente de los diferentes elementos o factores que participan en él desencadenándole el malestar emocional.

A diferencia de otros enfoques de la psicología en el que se abarcan temas como identificar la causa de la angustia o los síntomas que presente el paciente, su misión es centrarse en los problemas y dificultades actuales, es decir el aquí y ahora, y por lo tanto descubrir las maneras que le permitirá sentirse mejor en tiempo presente.

Este tipo de terapia ha sido muy eficaz en distintos trastornos mentales que mayormente afectan a la población mundial tales como:

  • Ansiedad
  • Depresión
  • Pánico
  • Fobia social
  • Bulimia
  • TOC
  • Esquizofrenia
  • Trastorno de estrés postraumático

Cuando la persona se encuentra en una situación que puede ser muy básica pero que lo afecta emocionalmente, es posible que sus pensamientos se centren en los sentimientos o emociones negativas que les pueda haber generado y por lo tanto sus acciones también tomarán el mismo camino, convirtiéndolo en un círculo vicioso.

Si se logra interrumpir uno de estos tres elementos, como es el pensamiento, sentimiento o acciones es posible que se pueda cambiar la forma en cómo se siente de forma autónoma, es decir que el mismo paciente elabore las propias maneras para confrontar la situación.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Paseo Bulnes 317 of 611, Santiago / Rafael Cañas 16 of J, Providencia / +56223683079