10 Características de las personas optimistas [Descubre si las tienes]

10 características de las personas optimistas

Muchas personas intentan ser optimistas como si se tratara de algo que pudiera suceder por decreto.

Partir de la idea de que se puede ser optimista solo porque se tome la decisión de serlo es un error.

Para entender mejor el fenómeno del optimismo hace falta entender el contexto en que sucede. Por eso, es importante analizar cómo son las personas que se consideran optimistas para determinar cuáles de esos rasgos se pueden emular.

Aquí desarrollaremos los 10 rasgos de las personas optimistas que consideramos fundamentales.

1. La generosidad es la base de su actitud

Hablar sobre generosidad puede ser polémico, pues se interpreta que serlo es darlo todo, incluso al punto de descuidarse a sí mismo.

Esto no es así. Ser generoso no es dar hasta lo que no se tiene, sino dar desde la empatía y la amabilidad, de ser posible, sin esperar nada a cambio más que la satisfacción de saberse útil, de entender que con una acción específica, por sencilla que parezca, se puede hacer que alguien experimente sensaciones como la plenitud y la alegría.

La generosidad no consiste en quedarse sin ningún trozo del pastel, sino en dar y entender que el pastel genera también otras satisfacciones si se comparte. Satisfacción para quien recibe un trozo y para quien lo da.

2. Evitan los juicios apresurados

Mucho se habla acerca de juzgar o no aquello que nos rodea, pero lo cierto es que no podemos evitarlo. Juzgamos, nos guste o no.

No obstante, siempre podemos retrasar ese momento de conclusión apresurada hasta no tener un panorama más amplio.

De eso se trata evitar juzgar al otro: de pensar primero en todo lo que tuvo que pasar para que eso sucediera y de mirar de forma compasiva los hechos.

Las monedas siempre tienen dos caras. Recuérdalo.

características de las personas optimistas
El optimismo enseñado en la forma adecuada es contagioso. No se trata de obligar a los demás a que lo practiquen, sino a demostrarles con el ejemplo cuáles son sus resultados.

3. Están orientados a las soluciones

Ver el problema es necesario, pero detenerse para siempre en él, no. Una persona optimista sabe que va proyectada al futuro, por lo que no tiene sentido quedarse anclado en la preocupación.

Orientarse a las soluciones nos enseña a buscar panoramas más claros y a no quedarnos únicamente en aquellos que se ven oscuros. Ese es el optimismo sano: el que se plantea escenarios posibles y consigue lo necesario para llegar hasta ellos.

4. No temen a la autocrítica

Conocerse y asumirse humano. Aquí radica otra de las características principales de las personas optimistas.

Pensar que no hay nada que revisar ni corregir acerca de sí mismo es una forma pesimista de ver la vida porque en el cambio y en la mejora hay un sinfín de posibilidades que se desperdician cuando no ahondamos en nuestros puntos ciegos.

Paradójicamente, hacer sana autocrítica (no tiene nada que ver con tratarse como tonto o como incapaz) es apuntar hacia el futuro con optimismo.

5. Confían en sí mismos porque tienen un autoconcepto sólido

Tener un buen autoconcepto no tiene nada que ver con la arrogancia o con la egolatría. Estas son deformaciones de la idea que planteamos.

La confianza en sí mismos se parece más a la idea de que, aun cuando las cosas no sucedan en la manera ideal, pueden suceder si se trabaja para ello.

Aquí entran en juego otras variables como el respeto por los tiempos y por los procesos de cada uno y, por supuesto, la autocompasión para aceptar que por mucha confianza que se tenga, lo maravilloso de ser humano también radica en nuestra posibilidad de fallar y volver a intentarlo.

6. Estudian las oportunidades y las aprovechan

Es en los tiempos difíciles cuando más cuesta ver oportunidades. Uno de los rasgos distintivos de las personas optimistas es esa habilidad para verlas en donde otros no las ven. Tal hecho no sucede de la nada, sino que se logra evitando ver solo lo negativo de una situación y planteándose la cara opuesta de la misma.

Esto conlleva práctica y un ejercicio constante de observación de rutas alternas para resolver los problemas. La premisa básica de estas personas es que casi todas las situaciones de la vida tienen solución, por lo que, si se desarrolla la paciencia y el método para buscarlas, aparecerán.

7. Se hacen responsables de su vida

Está bien. No todo depende de nosotros exclusivamente. El entorno cuenta también. Sin embargo, asumir las responsabilidades de sus actos es una forma de mirar al futuro con optimismo.

Quien no lo haga, dependerá únicamente de las fuerzas externas. Y eso, sin duda, es mucho riesgo.

8. La proactividad es parte fundamental de sus vidas

Ser proactivo es moverse, incluso, antes de que sea necesario. Es proponer soluciones y anticiparse a los posibles problemas sin esperar a que llegue la gran oportunidad porque comprender que el gran secreto está en crearlas.

características de las personas optimistas
El optimismo no se trata de fe ciega, sino de ver oportunidades, aun en entornos en donde parece que no las hay.

9. Cultivan su autoestima

Difícilmente se pueda ser optimista si alguien no tiene sólida su imagen acerca de sí mismo.

La autoestima condiciona  el optimismo o no que alguien pueda tener, pues, entre mejor se quiera, más posibilidades verá en su futuro.

Alguien que se maltrate o que se refiera a sí mismo con insultos o descalificativos, seguramente, no verá grandes motivos para ser optimista.

10. Practican el perdón 

Entre las características de las personas optimistas que más destacan se encuentra el hábito de perdonar a los demás y perdonarse a sí mismos, sobre todo, partiendo desde la intención sincera de soltar el conflicto para seguir más liviano y desde la reflexión honesta de que nadie es perfecto, por lo que siempre está propenso a cometer errores que pudieran lastimarnos.

Conclusión acerca de las características de las personas optimistas

El optimismo está sobrevalorado.

Al menos esto es lo que afirman muchas personas, sobre todo, especialistas que consideran que no lo es todo. Nosotros estamos de acuerdo.

El optimismo es solo una parte de la vida y de los logros, pero no por ello deja de ser importante. No es el total, pero es fundamental.

Conocer las características de las personas optimistas es una forma de trabajar de raíz en cómo convertirse en una, sin la necesidad de querer serlo solo por decreto.

Ser una persona optimista es un camino repleto de aprendizajes. El asunto no es tan sencillo como decidir empezar a serlo y convertirse en una.

Tales intentos generan frustración, pues se saltan pasos naturales y pecan de ingenuos.

——————————–

Si quieres recibir atención profesional personalizada para abordar este u otros asuntos relacionados con la salud psicológica, agenda tu sesión online ahora mismo y experimenta el bienestar que tanto deseas.

 

Comparte este artículo