fbpx

Maneras de subir la autoestima: Trabajo personal o psicoterapia

la autoestima

La palabra autoestima se conoce hoy en día en el lenguaje popular y puede manejarse sin tomar en cuenta su significado correcto para la psicología, tomar a la ligera esta variable niega que en realidad es la base de lo que somos y cómo interactuamos en nuestro medio. 

 

Cuando una persona se menosprecia, se compara de forma negativa y rechaza quién es; experimenta malestar significativo y aparecen enormes obstáculos en sus planes y su desenvolvimiento general, por ello resulta indispensable hablar de este tema y trabajarlo dentro y fuera de terapia.

¿Qué entendemos por autoestima?

la autoestima

Abarca los sentimientos que tenemos hacia nosotros mismos, incluyendo las emociones que experimentamos hacia nuestros comportamientos, habilidades, fracasos y logros. Por ello, incluye nuestra valía personal y cuánto nos apreciamos realmente a partir de la relación que vamos creando a medida que transcurre nuestro desarrollo con quiénes somos y cómo interpretamos nuestras acciones y capacidades. 

 

En este sentido, cuando la baja autoestima predomina sobre una persona se relaciona con cambios en el funcionamiento general, que puede darse ante la ausencia o disminución de la valoración de los logros, aumento de la exigencia a sí mismo. Por ello, en el área de la psicología se abordan todos los aspectos en los que esta apreciación negativa del yo está exteriorizando su estado actual.

 

Características de una persona con baja autoestima

En algunos casos, la baja autoestima se aprecia de manera evidente en el lenguaje corporal de las personas que se encuentran en su mayoría cabizbajos y evitan el contacto visual al hablar o hacen uso de generalizaciones y etiquetas como “soy un fracaso”, “no hago nada bien” o “no soy valioso”. En otros casos puede pasar desapercibido entre otros sentimientos y conflictos y es necesario tomar en cuenta aspectos específicos con los que podemos identificar bajos niveles de autoestima según la psicología como ciencia.

 

  • Sólo los logros reconocidos por terceros son válidos para estas personas.
  • Tendencia a compararse con otros, dando mayor relevancia a las cualidades de los demás y menospreciando las suyas. 
  • Dificultad para tomar decisiones evitando o alargando las mismas, por ello, se colocan impedimentos o limitaciones para decidir. 
  • Sus relaciones son claramente dañinas para sí mismo, ya sea en el caso de amistades como parejas sentimentales.
  • La búsqueda de aprobación externa lo hace sumamente influenciable por sus seres queridos y las demandas sociales que puedan coincidir con sus creencias limitantes. 
  • Escasos cuidados para la salud, apreciándose hábitos psicobiológicos deficientes  en su alimentación, sueño, sustancias alcohólicas y descuido de las recomendaciones médicas. 
  • Sabotea sus propios planes y no se permite sentirse pleno o satisfecho. 
  • Prioriza a otras personas y tareas antes de sí mismo, colocándolos como prioridad por lo que se sienten insatisfechas.
  • Descuido de la imagen o preocupación en exceso por esta queriendo compensar la poca valoración propia cuando se asocia a problemas de autoimagen.
  • Comunicación no verbal que transmite inseguridad donde, además de no hacer contacto visual, se puede encontrar nerviosismo al expresarse, voz baja o musitación.

Cómo trabajar la autoestima en psicoterapia

Dentro del espacio psicoterapéutico es posible tocar temas sensibles, miedos y creencias sin ser juzgados; Además, el profesional está capacitado para intervenir los pensamientos negativos, hacer asociaciones entre las experiencias y lo que se ha aprendido de ellas y aplicar técnicas coherentes al trabajo de la autoestima.

 

Para ello, toma en cuenta los cinco componentes que constituyen la autoestima siendo éstos el autoconocimiento, la autovaloración, la autoaceptación, el autorrespeto, el autorrespeto y la autoestima positiva.

 

Para desarrollar objetivos de psicoterapia en torno a un paciente que presenta las características planteadas anteriormente es necesario delimitar el problema en relación a su historia personal y su problema actual. Posteriormente esto permite encontrar el origen de la baja autoestima que abarca creencias centrales de la persona que le resultan desadaptativas. 

 

Una vez que se abre este “contenedor” de los pensamientos y emociones que se dan por hecho sobre sí mismo es importante comenzar a reestructurar los pensamientos distorsionados a favor de una sana valoración de sí mismo y se trabajan las fortalezas de sí mismo. 

Objetivos de la psicoterapia

En principio se busca mejorar la percepción de sí mismo y la emocionalidad relacionada al detectar y modificar los pensamientos autocríticos (automáticos) que son su causa y lo llevan a conductas desadaptativas. Seguidamente, se le impulsa a la autoaceptación al tener un conocimiento de sus fortalezas y debilidades.

 

Identificar y modificar las reglas de vida limitantes que además suelen estar alejadas de la realidad y la comprensión es otro objetivo del trabajo psicoterapéutico que se acompaña de la mejora de la autoimagen. Finalmente, otro objetivo destacado es el entrenamiento en habilidades sociales para mejorar las relaciones interpersonales mediante la comunicación.

Maneras de trabajar el autoestima nosotros mismos 

Soltar las cargas 

Muchas veces ocupamos roles que no nos concierne, estamos en trabajos que no nos llenan, relaciones disfuncionales, mantenemos hábitos que no nos agradan o mantenemos amistades que nada aportan a nuestras vidas, dejar esas “fugas de energía” y aceptar que nos irrespetamos al continuar allí es un primer paso para pasar a identificar cómo erradicarlas.

Cuestionar los pensamientos limitantes 

Se trata de los pensamientos negativos, toda aquella tendencia a pensar que se es incapaz, inútil, no atractivo y/o no merecedor que puede llevar a lo sano siendo sustituido por pensamientos más sanos y racionales, que sí podrías decirle a una persona querida y modificar las creencias negativas que se conectan con emociones no placenteras que experimenta con cierta intensidad.

Aceptación y autocompasión

Ser comprensivo con sí mismo implica corregir errores del pasado sin castigarse por ellos o recriminar el error una y otra vez. En estos casos lo mejor es considerar que hizo lo mejor que pudo con las herramientas que tenía para ese momento, por ello es importante vivir en el aquí y ahora, perdonarse los errores y tener en cuenta que todas las personas se equivocan.

 

Realizar cambios o salir de la zona de confort

Las metas que se han propuesto y los sueños que desea cumplir no van a ser alcanzados desde la comodidad, por lo que enfrentar la ansiedad ante lo desconocido es necesario para impulsarse a tomar decisiones nuevas, aprender, impulsarse al cambio y tener caídas como es lo normal para todos. Remontar nuevas situaciones le invitan a sentir mayor empoderamiento y valía siendo posible demostrar sus capacidades aunque se equivoquen en el camino, habrá que hacer frente a su decisión.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email