fbpx

TDAH en adultos : cuando no poder concentrarse causa sufrimiento

TDAH en adultos

Mucho se habla de tener un foco y propósito para tener éxito.

Entonces se repite constantemente el discurso como si se tratara de algo sencillo de lograr para todo el mundo, como si mantenerse enfocado fuera algo que dependiera solo de la voluntad.

¿Qué pasa si esto no es así? ¿Qué pasa si hay personas a las que no les basta una frase “motivacional” para lograr un uso óptimo del tiempo y para mantener el foco hasta lograr lo que se trazan como metas?

El TDAH en adultos, aunque cada vez más visibilizado, es aun algo de lo que, o se habla poco o se evita hablar para evitar la vergüenza de verse como alguien débil ante los demás.

Veamos qué es el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad en adultos y todas las implicaciones que este tiene en la cotidianidad de alguien que lo tiene.

 

¿Qué es el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad?

Aunque lo primero que a muchos se le viene a la mente cuando se habla de TDAH se relaciona con algo que le sucede solo a los niños, lo cierto es que un niño con este trastorno, muy probablemente, lo será también cuando sea un adulto.

El Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad en adultos es una afección crónica que se caracteriza por la dificultad que alguien tiene para prestar atención o para inhibir impulsos o acciones cuando otros sí pueden hacerlo.

Lamentablemente, muchos adultos han pasado toda su vida sin un diagnóstico que les permita llevar una vida plena y, por el contrario, llegan a esta etapa con altos niveles de frustración por no poder lograr lo que otros logran con condiciones similares de inteligencia.

No es un asunto que se relacione con ser inteligente o no, sino con una necesidad constante de estímulos nuevos que los mantiene dispersos y con dificultades para hacer un uso óptimo de su tiempo.

TDAH en adultos
La gestión del tiempo es uno de los problemas que más aqueja a los adultos con TDAH. Aun cuando tengan una agenda fijada, les es muy difícil cumplirla.

 

Síntomas de TDAH en adultos

Aunque muchas personas crean que los síntomas del TDAH en adultos no son más que descuidos o formas de justificar errores, lo cierto es que este trastorno cursa con una sintomatología que puede ser muy frustrante.

Una persona con TDAH tendrá problemas para:

  • Recordar direcciones
  • Seguir instrucciones de principio a fin
  • Concentrarse en actividades durante periodos largos, sobre todo si estas no le son del todo agradables.
  • Gestionar su agenda y hacer un uso óptimo del tiempo
  • Cumplir con compromisos en ámbitos como el académico o el laboral.
  • Disfrutar sin abstraerse de situaciones como ver una película o conversar con alguien.
  • Controlar sus impulsos para comer

 

Esto son, a nivel general, los principales indicios de la existencia de Trastorno de Déficit de Atención.

Por supuesto, estos síntomas pueden variar según el caso o modificarse con el paso del tiempo.

No en todas las actividades se evidencian de forma marcada. Los entornos más complejos que afronta una persona con TDAH son aquellos en los que requiere permanecer mucho tiempo sentado, por ejemplo, las oficinas o trabajo monótonos.

Sin embargo, esta condición no es definitiva, pues con el acompañamiento profesional adecuado, alguien con TDAH puede tener una vida bastante similar a otros que no lo tienen.

 

Desafíos que afrontan los adultos con TDAH

Como en todo trastorno hay una serie de dificultades que alguien debe afrontar. El caso del Trastorno de Déficit de Atención no podía ser la excepción. De hecho, son justamente esas dificultades por las que alguien indaga y busca ayuda especializada.

Algunos de estos desafíos son:

  • Trastornos asociados como ansiedad y depresión.
  • Dificultad para graduarse o completar una carrera académica
  • Aburrimiento en cierto tipo de actividades que requieran foco y quietud
  • Dificultad para gestionar la frustración
  • Sentimiento de culpa después de tomar decisiones de forma impulsiva
  • Procrastinación
  • Abuso de comida o sustancias nocivas, incluidas las legales y las que no.
  • Dificultad para controlar la ira
  • Baja motivación, pues una vez que han comprobado que no pueden concentrarse, prefieren desistir de experimentar nuevos aprendizajes.
  • Problemas de pareja relacionados con varios aspectos de los anteriores: dificultad para gestionar la rabia, frustración y dificultad para gestionar el tiempo que pasan juntos.
  • Dificultades para ahorrar dinero. Es frecuente que gasten no solo de forma desordenada, sino, a veces, incluso más de lo que ganan, así que pueden llegar a endeudarse.

 

Al respecto es importante que sepas que no todas las personas tienen las mismas dificultades. Algunos tienen más y otras menos. En tal sentido, el entorno en que la persona creció y se desarrollo juega un papel fundamental

 

¿Cómo se trata el TDAH en adultos?

 

Existe cierto estigma acerca de este trastorno en adultos porque, muchas veces, el círculo alrededor de la persona afectada no le da la suficiente importancia, pues lo considera como algo irreal.

Se supone que quien quiere, puede. Se supone que quien desea estudiar, concentrarse en el trabajo y ser ordenado, puede.

Esto no es así siempre porque hay factores más allá de la voluntad que interfieren.

En tal sentido, el tratamiento para una persona con TDAH puede estar compuesto por dos elementos básicos:

  • La medicación
  • La terapia y la educación

 

La medicación

Pudiera no ser para todos, aunque los datos arrojan que dos tercios de los afectados que la reciben muestran una gran mejoría.

Al respecto, es necesario destacar que, algunas veces, el tratamiento farmacológico fracasa por errores en el diagnóstico.

Alguien con un Trastorno Obsesivo Compulsivo, Trastorno de Ansiedad o alguna discapacidad en el aprendizaje, puede tener síntomas muy similares a los del TDAH.

De cualquier modo, los medicamentos más usados son:

  • Dexmetilfenidato ( Focalin )
  • Dextroanfetamina ( dexedrina )
  • Anfetamina/dextroanfetamina (Adderall, Adderall XR)
  • Lisdexanfetamina ( Vyvanse )
  • Metilfenidato ( Concerta , Daytrana , Metadate, Methylin, Ritalin , Quillivant XR)

Todos ellos deben ser recetados por un especialista facultado para tal fin quien, además, debe mencionar al paciente los efectos adversos que cada uno de ellos genera.

 

El momento en que un adulto con TDAH conoce su diagnóstico puede ser de mucho alivio, pues entiende la causa de todos los obstáculos que debió afrontar hasta llegar a ese momento.

Terapia y educación

Los adultos con TDAH suelen tener baja autoestima. ¿Por qué sucede esto?

Un adulto que viva con este trastorno ha pasado ya por muchas frustraciones en diversos ámbitos de su vida: fracasos escolares, laborales, en la vida de pareja, regaños, etc.

Ese acumulado deja huella porque alguien con esta condición razonaría de la siguiente forma: “si soy igual de inteligente que la media, ¿por qué no logro lo que otros logran? ¿Por qué no puedo ser constante y tener disciplina?”

Si este es tu caso, no es tu culpa. No tienes nada de qué avergonzarte.

Eso sí, tampoco tienes por qué resignarte.

Sí hay formas de lograr eso que te has propuesto.

La ayuda profesional contempla métodos para que lo hagas.

En líneas generales, algunos consejos que pueden servirte son:

 

1. Organiza

Hazlo tanto como te sea posible y sé compasivo o compasiva contigo misma. Haz tu lista de quehaceres la noche anterior y alterna aquellas actividades que te gustan con las que no.

Mide los límites de tu agenda. Un error muy común consiste en saturarla de pendientes a tal punto que, aun para alguien que no sea TDAH, serían muy difíciles de cumplir.

 

2. Medita

Puede que suene trillado, pero los beneficios de la meditación, aunque no son milagrosos, son importantes porque te permiten entrenar la disciplina y te ayudan a disminuir el estrés que causa la frustración.

 

3. Reduce y elimina las distracciones

Ser un adulto con TDAH en estos tiempos es tarea difícil porque estamos expuestos a tantos estímulos que la concentración escasea hasta para quienes no tienen el trastorno.

Piensa que en tu teléfono celular puedes tener más de 20 aplicaciones, cada una de ellas diseñada para enviarte notificaciones y mostrarte contenido de algún tipo.

Gestiona el uso del teléfono celular tanto como te sea posible. Apágalo durante tramos del día si es necesario o desactiva los datos y el Wi-Fi.

 

4. Aprende a decir que no

Si tuviéramos que representar el lenguaje de alguien con TDAH, sería con un exceso de síes a aquellas situaciones que le resultan placenteras. A alguien con TDAH le falta gestionar con mayor decisión su no frente a los constantes estímulos que percibe.

Como forma de entrenamiento, puedes comenzar con postergar esos intentos de hacer solo actividades placenteras.

No hace falta eliminarlos por completo al principio, pero si les dices que no, al menos por ahora, descubrirás que no tienes que ir directo a hacer lo que se te vino a la mente.

Es un trabajo de resistencia que pronto te dará buenos resultados.

 

5. Elimina el desorden

Tener todo en orden es un paso fundamental para optimizar el uso del tiempo, pero no solo eso, sino que causa una sensación de paz más que deseable.

Eliminar el “ruido” visual fomenta que un adulto con TDAH se pueda concentrar con mayor facilidad.

 

6. Haz ejercicio

Si tienes TDAH o si conoces a alguien que lo tenga, habrás notado que el exceso de energía es una constante, sobre todo en casos en donde prevalece la Hiperactividad.

El ejercicio provee una forma de drenar tal energía y facilita que alguien se pueda enfocar en una actividad. Incluso, puedes altenar ratos de foco con ratos de una caminata ligera.

 

7. Pide ayuda

Tal como has notado, el TDAH, como los demás trastornos, no se moldean a voluntad. De hecho, la falta de inhibición es una de claves de él, por lo que está bien si aplicas alguna técnica para mejorar, pero, al menos en las primeras etapas después del diagnóstico, la ayuda profesional es un factor clave.

Cuéntale a tu círculo de confianza lo que te pasa, aun cuando creas que eso te hará lucir más vulnerable. Todo lo contrario, si ellos lo saben y te quieren, harán lo que esté a su alcance por ayudarte.

 

Conclusión

Cada vez hay más casos de TDAH en adultos, tal vez no porque haya aumentando la incidencia, sino porque ahora se diagnostican más casos.

Esto es positivo porque el diagnóstico y tratamiento adecuado les ayuda a mejorar su vida, a tal punto, que pueden desenvolverse de la forma en que otras personas lo hacen.

Si consideras que tienes esta condición o conoces a alguien que crees que la tenga, acude o sugiérele atención profesional. En cualquiera de los casos, la consecuencia será una mejora notable en la calidad de vida. 

 

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email