fbpx

Qué hacer en caso de acoso sexual en el trabajo [Cada clave es necesaria]

Qué hacer en caso de acoso sexual en el trabajo

El acoso laboral está presente en muchas más situaciones de las que creemos.

Lamentablemente, no solemos darnos cuenta de tal hecho o, si lo hacemos, son muchas las ocasiones en las que preferimos hacernos de la vista gorda.

A continuación responderemos las principales preguntas acerca qué hacer en caso de acoso sexual en el trabajo y cómo gestionar la situación en los mejores términos posibles.

 

¿Qué es el acoso sexual en el trabajo?

El acoso sexual en el trabajo no es fácil de definir porque tiene causas diversas y formas distintas de expresarse.

En tal sentido, este puede provenir de contactos físicos no deseados, bromas pasadas de tono, comentarios o “negociaciones” en las que se le prometa a alguien un ascenso a cambio de sexo.

Entre las particularidades del acoso sexual en el trabajo destaca que este no tiene que ser sexual.

Paradójicamente, lo sexual de este tipo de agravios radica en que puede evidenciarse a través de comentarios burlones o acoso verbal en función del grupo o identidad de género con el que alguien se identifique.

De hecho, las diferencias fenotípicas como el color de la piel pueden incidir en qué el comportamiento abusivo sea distinto según el caso.

Una mujer blanca no necesariamente sufre el mismo tipo de agresiones sexuales que puede sufrir una mujer negra.

 

Ejemplos de hostigamiento o acoso sexual

A continuación conocerás las distintas maneras en las que se expresa el hostigamiento o acoso sexual.

Es probable que te identifiques con alguna de las opciones que mencionaremos aún cuando antes hubieras tenido la duda acerca de si era acoso o no.

  • Comentarios acerca del cuerpo o la forma en la que alguien luce.
  • Hacer chistes que resulten ofensivos y que tengan como trasfondo el sexo y otros actos sexuales
  • Compartir mensajes, números telefónicos o correos electrónicos cuya índole sea sexual.
  • Divulgar chismes sobre las relaciones personales o la vida sexual de alguien más.
  • Mirar fijamente a alguien deforma lasciva o comunicar cualquier gesto de carácter sexual.
  • Interponerse en el camino de alguien para forzar algún tipo de contacto.
  • Basarse en estereotipos o calumnias relacionadas con el género para ofender a alguien.
  • Generar algún tipo de contacto inapropiado como roce en el cabello, cara o cualquier otra parte del cuerpo.
  • Besos o abrazos no consentidos.
  • Mostrar o enviar fotos con contenido erótico, bien sean propias o tomadas de otra persona o página web.

Como habrás notado, el hostigamiento o acoso sexual sucede de forma solapa en muchas ocasiones. No importa si la persona que lo ejerce cree que no se trata de acoso. Si el comportamiento acerca del que tenías dudas es cualquiera de estos, se trata de acoso y es importante que actúes con prontitud para que evites que pase a mayores.

Qué hacer en caso de acoso sexual en el trabajo
No hace falta que esperes hasta los niveles más altos de acoso. Presta atención a aquellas señales que están más normalizadas en materia de hostigamiento sexual laboral.

 

¿Qué hacer en caso de acoso sexual?

Antes que todo es vital qué comprendas que la primera acción que debes ejecutar esta que sea correcta para ti y no que hagas alguna que te pueda poner en riesgo.
El miedo será normal y la preocupación por denunciar el acoso será latente.
Entre las acciones específicas que puedes llevar a cabo estas son las más importantes y pueden variar depende el país en el que te encuentras.

1. Habla con el agresor

Está poder hacer una acción controversial en la medida que consideres que no hay nada que hacer, pero presta atención a lo siguiente.

Tal como ya lo mencionamos, hay comportamientos de agresión sexual que están tan arraigados y normalizados que, para muchos, no lo parecen.

Visto de este modo, esa persona pudieran estar consciente de lo que está haciendo y, puede darse el caso de que, si se lo informas, comprender la situación y cese en su actitud.

2. Estudia las políticas y el proceso de quejas en la empresa

Cuando un empleador te contrata, normalmente te entregamos manual de cuáles son las políticas vigentes que te amparan por derecho.
Revisa este manual y, si no consigues información que buscas, conversa con la persona encargada de Talento Humano. 

3. Toma nota de todo

Algo importante a la hora de formular tu denuncia es que tengas debidamente registrado cada abuso.

Aspectos tales como lo que dijo exactamente, cuándo y a qué hora lo dijo, serán fundamentales para que aumentes tus probabilidades de éxito.

Resguarda en un lugar seguro las notas y encárgate de que sea en tu casa o en otro lugar que no sea el trabajo.

Si la persona que te acosa te enviado correos electrónicos, textos o cartas, reúnelos también en un solo lugar.

Si hay más quejas de otras personas con situaciones similares a las tuyas y puedes acceder a ellas, recopilalas.

Si tienes pruebas de que el empleador ha tomado represalias contra ti, toma nota de ellas con aspectos elementales como el momento, la fecha y los testigos que pudieron presenciar tales acciones.

4. Apóyate en tu jefe de Talento Humano

Este es tal vez uno de los pasos más complejos y que debes afrontar con precaución.

Si vas a informar de manera escrita, guarda copias de tu denuncia y asegúrate de que estén en en un sitio seguro fuera del trabajo.

Si vas a enfermar de forma oral, también es importante que tomes notas de todo cuánto suceda en la conversación. Una vez más, detalles como la fecha y la hora son muy relevantes.

5. Fórmula una denuncia formal en la institución pública de tu ciudad encargada de velar por tus derechos

Pensar que las denuncias que hagas en la empresa en la que trabajas acerca de casos de acoso laboral van siempre a prosperar es un acto de ingenuidad.

A veces, esperar algo de estas instancias puede ser solo una pérdida de tiempo.

Investiga cuál es la instancia gubernamental encargada de los derechos civiles y laborales de los trabajadores.

Estas, normalmente, cuenta con abogados públicos qué puede ayudarte con todo el proceso y hacerle seguimiento a tu caso.

qué hacer en caso de acoso sexual en el trabajo
Aunque, tradicionalmente, son las mujeres quienes mayores caso de acoso sexual laboral reportan, también hay casos de hombres sometidos a este tipo de prácticas, quienes, por miedo o tradición, prefieren guardar silencio.

6. Coméntalo con una persona de confianza

Esta persona tendrá una relevancia fundamental a lo largo del proceso, pues te ayudará a mantener un correcto flujo de información y a prestar atención aquellos detalles que se te puedan escapar.

Por supuesto, además de ello, te servirá de apoyo en aquellos momentos en que las cosas parezcan ponerse difíciles.

 

Conclusión acerca de qué hacer en caso de acoso sexual en el trabajo

Las pérdidas económicas y el sufrimiento que se pueden desencadenar a partir de casos de hostigamiento y acoso sexual a veces son irrecuperables.

Sin embargo, esto no debe ser motivo de resignación, puesto que te la actitud no haría si no dar pie para que sigan sucediendo los abusos.

Aunque sabemos que no es una tarea sencilla, consideramos pertinente denunciar este tipo de prácticas para que los diversos ambientes laborales generen cada vez mayor bienestar a las personas que los integran.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email