fbpx

Mobbing: cómo identificar el acoso laboral [+5 claves que no fallan]

como identificar el acoso laboral

Imagina esto: hay un empleado que está teniendo un comportamiento irregular y hay otro que lo descubre. Al primero de ellos vamos a llamarlo Juan y al segundo, Pedro.

Pedro decide reportar con sus superiores el comportamiento irregular de Juan, pero Juan, como venganza, difunde el rumor de que Pedro habla a las espaldas de sus compañeros.

De esta forma, Juan pone a toda una organización en contra de Pedro, con lo cual, quien termina resultando afectado es este último.

Este caso que te mencionamos es tan solo un ejemplo de acoso laboral, pero casi nunca está claro lo que es acoso laboral y lo que no, por lo tanto es muy difícil saber cómo identificarlo.

Aquí vas a descubrir qué es el acoso laboral y las principales señales que te ayudarán a reconocer cuándo estás siendo víctima de hechos de mobbing.

cómo identificar el acoso laboral - mobbing
Mobbing: muchas organizaciones obvian los casos de acoso laboral, pero esto termina volviéndose en su contra con disminuciones de la productividad.

 

¿Qué es el acoso laboral o mobbing?

Para entender cómo identificar el acoso laboral, antes es importante enternder de lo que se trata. Esto lo podemos entender mejor con una palabra clave: “hostigamiento”.

¿Quién o quiénes hostigan? Personas que pertenecen a una organización o empresa, sin importar el rango o cargo que ocupen.

Tal hostigamiento se expresa en formas de violencia psicológica, verbal, física y, en algunas ocasiones, hasta sexual.

Los blancos de los ataques pueden ser personas que pertenecen a una minoría racial, religiosa o de género, incluso si se trata de alguien con una discapacidad, aunque también es importante señalar que alguien, sin que exista ninguna razón conocida pueda serlo.

En el mobbing o acoso laboral, a veces se acosa porque sí, porque hay personas que no necesitan justificación alguna para dirigir ataques sostenidos en contra de algún compañero de trabajo.

Estos ataques difícilmente se dan desde los subordinados y hacia los jefes. Lo común es que esta situación suceda desde los cargos más altos hasta aquellos considerados como inferiores o de menor jerarquía y entre personas de rangos similares.

En el caso de estos últimos, una sola persona puede poner en contra de alguien a muchas otras, sobre todo si en la captación del personal no se han establecido con claridad los valores de la organización ni se han dejado claras las normas mínimas de convivencia.

Lo deseable sería esperar que, sin importa que las normas queden expresadas, no se dieran casos de acoso laboral “colaborativo”, pero eso significaría engañarse.

Lo ideal es establecer códigos de respeto y velar porque se cumplan.

 

Claves para identificar casos de mobbing o acoso laboral

  • Celos profesionales y rumorología: un empleado lleva un par de años en una empresa y considera que su turno para ser ascendido ya llegó. Sin embargo, la realidad es que es otra la persona a quien ascienden y emprende una campaña de desprestigio para invalidar su logro.
  • Mantener el statu quo: un nuevo empleado llega a una empresa y se da cuenta de que hay procesos que no marchan como deberían. Como su actitud es proactiva, enseguida plantea al gerente una serie de cambios. Así es como uno de sus compañeros reúne a los demás para sabotearlo tanto como pueda.
  • Poca habilidad para mostrar empatía: ¿Qué es el acoso laboral si no una falta evidente de empatía? Piensa en una persona que esté atravesando una situación de salud delicada. La respuesta de sus compañeros, en lugar de querer colaborar, consiste en dejarle notas en su oficina para recordarle que su puesto corre peligro si no mejora pronto.
  • “Comentarios” con contenido sexual: una mujer atractiva llega a una empresa, es amable y se muestra colaborativa. A cambio, sus compañeros hacen insinuaciones acerca de su actitud y sugieren que su motivación principal es conseguir pronto un mejor puesto. Lamentablemente, esta es una práctica que aun se mantiene vigente y que debería estar presente en cualquier manual para saber cómo identificar el acoso laboral.
  • Exclusión: cuando hay reuniones, una forma de evidenciar lo que es el acoso laboral se da cuando alguno o alguna de los integrantes de la organización es excluído de estas sin que haya un motivo real para que así sea. La exclusión es un comportamiento clásico de los humanos cuando se quiere aislar a uno de los integrantes de algún grupo.

 

 

Efectos negativos del mobbing o acoso laboral

El costo del acoso laboral puede llegar a ser muy alto, no solo para las personas que lo sufren, sino también para las organizaciones.

El ambiente de trabajo o, lo que se suele llamar clima organizacional, se ve afectado cuando las personas que lo conforman no están en relativa armonía.

Por supuesto, los peores efectos del acoso laboral son los que sufre la víctima. Lo común es que, antes o después, su autoestima se vea afectada de tal manera que pueda experimentar cuadros de ansiedad y hasta depresión.

Tales hechos repercuten no solo en la salud psicológica de la víctima sino también en la física, por lo que no es extraño que aparezcan síntomas como dificultad para dormir, sistema inmunitario debilitado, dolores recurrentes de estómago, sensación de agotamiento, etc.

El acoso laboral también conlleva como resultados evidentes la disminución de la productividad, con lo que en esta situación, es común que haya círculos viciosos en donde el acosado se sienta menos productivo y esa menor producción sirva para intensificar los capítulos de acoso.

Cómo prevenir el acoso laboral en tu organización

Predicar con el ejemplo es la forma ideal de evitar los casos de mobbing. Si los líderes de una empresa participan de tales situaciones, es más probable que tal comportamiento se irradie a otros niveles de la estructura.

Informa y entrenar a los empleados de modo que sepan qué es el acoso laboral y cuáles son los indicadores principales, también es una forma sana de prevenir.

Para tal fin, te recomendamos un taller o reunión frecuente en el que se dé la oportunidad de que los empleados interactúen entre sí. Entonces valdrá la pena designar observadores que evalúen el las interacciones y estén atentos a conflictos solapados que pudieran no ser visibles a simple vista.

De ser posible, si está dentro del presupuesto de la empresa, se debería tener un software para la gestión de casos. Si no, bastará con una cuenta de correo destinada para tal fin.

Conclusión

¿Qué es el acoso laboral? Aunque suene exagerado, pudiéramos decir que se trata de un virus que hay que atender antes de que se expanda sin control.

El acoso laboral implica perdidas, tanto económicas como de talento humano valioso e, incluso, puede acarrear penalizaciones por parte de los entes gubernamentales de cada país, según se aplique su ley laboral.

Prevenir es siempre mejor que resolver, pero si esto último es inevitable, no se le debe dar largas bajo ninguna circunstancia

 

 

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Paseo Bulnes 317 of 611, Santiago / Rafael Cañas 16 of J, Providencia / +56223683079