¿Eres víctima del acoso laboral? 4 situaciones que lo confirman

Home / Blog / ¿Eres víctima del acoso laboral? 4 situaciones que lo confirman

acoso laboral¿Últimamente has recibido críticas destructivas por parte de tus compañeros de trabajo? ¿Más responsabilidades a un menor plazo de entrega? ¿Constantemente te encuentras bajo amenaza a ser despedido sin justificación alguna?

Si estas situaciones se te hacen familiares en el trabajo, posiblemente fuiste o estás siendo víctima de acoso laboral.

Pero, ¿Qué es el mobbing o acoso en el trabajo? Abarca cualquier tipo de acción realizada por algún jefe, superior, compañero de trabajo o subalterno, que sea capaz de generar miedo, desprecio o incomodidad de manera prolongada en el tiempo, afectando considerablemente el rendimiento y en general el estado de salud.

El acoso laboral es un tipo de violencia psicológica

Al igual es llevada a cabo por actos, gestos, escrito u oral, a los fines de obtener algún beneficio personal por parte del agresor.

A su vez cuenta con diferentes connotaciones o términos que lo describen:

  • Acoso moral en el trabajo
  • Hostigamiento
  • Mobbing (expresión en inglés referida al acoso)
  • Fustigar
  • Atemorizar
  • Vejación
  • Humillación
  • Persecución
  • Arrinconamiento

Durante estas situaciones hay dos actores que participan en ella, la víctima quien se encuentra afectada por el acoso u hostigamiento en su entorno de trabajo, y el victimario, encargado de generar dicha situación, el cual no siempre es individualmente, sino que puede ser propiciado por parte de un grupo.

Características

A pesar que el acoso se desencadena por diferentes situaciones o circunstancias, existe un patrón general que lo caracteriza:

  1. Incumplimiento de las condiciones de trabajo.
  2. Humillación o desprestigio frente a otros compañeros.
  3. Crítica destructiva ante su capacidad tanto profesional como laboral.
  4. Negación del derecho a comunicarse o hacerse oír.
  5. Ataques directos a la salud.

Situaciones que confirman el acoso laboral

1# Por nivel jerárquico

En caso de ser horizontal o que exista un mismo nivel entre los empleados en conflicto, normalmente hay una tendencia por parte del victimario en disminuir o querer controlar el campo de acción de la víctima, siendo muy común el ataque hacia los nuevos trabajadores que se encuentren en períodos o fases de prueba, a los fines de seguir en su “territorio dominado”.

Por otro lado si es vertical, el cual es mucho más común, en el que el jefe o persona que se encuentra a un nivel superior, mantiene una postura defensiva con su subordinado, actuando de forma agresiva o excesivamente crítica.

2# Estrategia de la empresa

Existen casos de contratación irregular, en el que no se cumplen con los parámetros normativos, por lo que el empleado no posee ciertos derechos laborales indispensables, y en cualquier momento y sin justificación puede ser despedido, sin recibir compensación económica, manteniéndose durante sus labores bajo amenaza.

3# Gestión o dirección  

En este caso se plantean diferentes situaciones:

  • Necesidad por contratar a un empleado sumiso, para que así sea capaz de tolerar comentarios inapropiados o lo manipule a su beneficio.
  • Mantener bajo perfil a un empleado que posiblemente sea capaz de superarlo, excluyéndolo de proyectos relacionados a su campo y prácticamente aislándolo del equipo de trabajo.
  • Delega en exceso actividades al empleado, generando en gran medida una importante presión mental, ubicándose como una de las situaciones más desgastantes para la víctima.
  • Se amonesta o no se le cancela los días no laborados por reposo o problema médico que presente el individuo, así posea un soporte emitido por un especialista, considerándose como un atentado contra la salud.

4# Intimidación disciplinaria

Hay una manipulación y control de lo que se comunica entre los empleados, por lo que alguna acción que pueda ser indebida por parte del agresor presenciándose por los empleados (sobornos o acto ilegal), se evidencia una constante represalia a los testigos del hecho, con la posibilidad de tomar acciones y despedirlos.

Efectos psicosomáticos en la víctima

La persona que debe sobrellevar este tipo de violencia psicológica, normalmente presenta diversos problemas:

Psicológicamente

  • Nerviosismo
  • Bajo rendimiento
  • Problemas de concentración
  • Irritabilidad
  • Expectativas desesperanzadoras sobre su futuro
  • Hay una obsesión por los pensamientos de fracaso
  • Pérdida de interés en las actividades que le producían placer
  • Alteraciones en el sueño

Fisiológicamente

  • Sudoración
  • Mareos
  • Dolores de cabezas
  • Taquicardia
  • Problemas gastrointestinales
  • Tensión muscular

A mediano plazo padecer este tipo de síntomas convierte al individuo en un ser vulnerable a los trastornos psicológicos como la depresión, ansiedad o incluso estrés postraumático por sufrir vergüenza o humillación recurrente.

A nivel social también es un desencadenante principalmente del aislamiento, retraimiento o evitación, ocasionando actitudes negativas frente a su entorno laboral.

Existen tres elementos que determinan básicamente la incidencia del acoso laboral, de las cuales se ubica la vulnerabilidad de la persona, el grado de intensidad del acoso, y el tiempo que sea llevado a cabo. En términos legales se toma en cuenta la intencionalidad que tenga el agresor, pero en general cada uno de esto aspectos son los que pueden impactar a un cierto punto al individuo desencadenando problemas psicosomáticos y psicosociales.

Por su parte se observan ciertos patrones de conducta en el individuo, como la autoafirmación, en el que se detecta el maltrato y se manifiesta la injustificación por la acción tomada por el agresor, desconcierto, no está seguro si es el culpable del problema, indefensión, se esfuerza por agradarle a su agresor, pero que puede desencadenar impotencia o depresión, establilización crónica, desvalorización o falta de autoestima.

Recomendaciones

Es importante tomar cartas en el asunto como víctima y buscar el apoyo legal ante instancias judiciales, presentando el caso con las pruebas que corroboren el daño psicológico al cual se encuentra sometido.

Por otro lado si no hay los soportes suficientes para acudir a las acciones legales, es indispensable recibir apoyo psicológico, ya que es posible que se agudicen los síntomas generados por el acoso laboral, y a la larga se genere un daño mental en el individuo, incapacitando su desenvolvimiento como profesional.

AutorEleannis Aponte

También te puede interesar: