¿Por qué le tengo miedo al compromiso? [7 razones + preguntas claves]

¿Por qué le tengo miedo al compromiso?

¿Inviertes grandes cantidades de tiempo en consolidar una relación de pareja, pero huyes cuando está por pasar al siguiente paso?

¿Te frustra pasar de una relación a otra porque sientes temor a comprometerte?

Ese miedo es más común de lo crees y tiene que ver con 7 razones específicas que leerás a continuación.

 

1. No estás listo o lista para comprometerte

Comprometerse con alguien significa que también tendrán una vida en conjunto, lo cual se traduce en pagos, compras, espacios compartidos, hijos, viajes, amigos y un sinnúmero de situaciones que no todos sabemos gestionar.

Por ejemplo, la simple sensación de que tu espacio ya no será 100% privado para ti puede frenarte.

Algo similar sucede con la sensación al pensar que tu presupuesto no será solo tuyo.

Y sí, también entran los hijos en este apartado.

De cualquier modo, el no estar listo es bastante general, por lo que te recomendamos que te hagas esta pregunta específica:

Pregunta clave: ¿Qué es exactamente eso para lo que no estoy listo?

La precisión de tu respuesta será muy importante.

 

2. Disfrutas que te persigan para comprometerte

Esto de sentirse importante puede llegar a ser “adictivo”. Como ser humano por supuesto que eres importante, pero ello no equivale a que el mundo deba girar en torno a ti.

Si esta razón para no comprometerte te hace sentido, te recomendamos que reflexiones acerca de tu autoconcepto (la forma en que te ves a ti mismo)

Pregunta clave: ¿Para qué me sirve que me persigan?

¿por qué le tengo miedo al compromiso?
Algunas personas le tienen miedo a la idea de compartir espacios en común y sentir que pierden su privacidad.

 

3. Te da miedo equivocarte

El miedo es natural. Y equivocarse también.

Las equivocaciones surgen a partir de las elecciones que hacemos. A menos que se trate de elegir entre dos personas, la alternativa es elegir entre comprometerse o no.

Con los humanos, el momento para saber cuándo alguien se ha equivocado es después de que elige e interactúa con esa persona, no antes.

De ese modo, el miedo a las equivocaciones es algo con lo que deberíamos aprender a convivir, no por resignación, sino para asumir las responsabilidades de nuestros actos y cambiar el rumbo si es necesario.

Pregunta clave: ¿qué es lo peor que puede pasar?

4. Tienes expectativas de que puedes conseguir algo mejor

Nos enseñan a que siempre debemos buscar más, a que nunca debemos conformarnos.

Es normal que cuando estés a punto de comprometerte tengas esa sensación de que hay algo mejor para ti fuera de esa relación.

No decimos que no sea así, pero entonces, ¿qué es lo que estás haciendo en esa relación si no estás conforme con tu pareja?

Si estás preguntándote por qué le tienes miedo al compromiso y no estás satisfecho o satisfecha con esa persona hay varios aspectos sobre los cuales debes indagar.

El primero de ellos es sobre el motivo que te ha impedido terminar esa relación. ¿Es acaso miedo a estar solo?

El segundo es acerca de tus niveles de satisfacción en cuanto a la pareja. ¿Son expectativas sanas? ¿Existe esa pareja ideal que estás imaginando?

Entre mejor indagues en tus expectativas, mejores respuestas tendrás.

Pregunta clave: ¿Cuáles son los 5 aspectos específicos en los que no me siento satisfecho con esta persona?

¿Por qué le tengo miedo al compromiso?
Es común que algunas personas teman un cambio en la dinámica del amor, pero el enamoramiento es distinto del amor. La emoción inicial pasará con quien sea que elijas como pareja.

 

5. Te sientes en una prisión y temes que vaya a peor

Referencias en la cultura popular hay muchas.

Frases como:

  • Soy prisionero de tu amor
  • Estoy preso de tus besos
  • La cárcel de tu amor

Y otras más que no hacen sino alimentar la idea de que la vida en pareja puede ser una prisión.

Lo curioso de este planteamiento es que al principio de una relación suena “romántico”, pero cuando esta se torna seria, cuando aparece el compromiso, ya no lo es tanto.

Y así debe ser. El amor y la vida en pareja concebida como una prisión, evidentemente, disuade a muchos de comprometerse.

Si estás experimentando esto con tu pareja es vital que analices cuán libre te sientes en esa relación y, por supuesto, cuánta libertad das.

Como siempre, los acuerdos iniciales y el respeto por el círculo propio es necesario para la expresión de la individualidad.

Pregunta clave: ¿Puedo ser yo en esta relación? ¿Se respeta mi individualidad?

 

6. Estás prediciendo lo peor con basándote en el pasado

Si bien es cierto que conocer el pasado es importante para predecir hechos futuros, también lo es que el pasado no tiene por qué repetirse de forma cíclica e infinita.

Las personas cambiamos, los contextos cambian, las interacciones y la forma de relacionarse cambia.

Nada te asegura que todo salga como lo esperas, ni si esperas resultados positivos o negativos, pero el pasado no siempre se repite ni tiene por qué hacerlo.

Pregunta clave: ¿Cuántas veces me he equivocado en mis predicciones basadas en lo que me ha sucedido en el pasado?

¿Por qué le tengo miedo al compromiso?
Las experiencias de pareja anteriores suelen determinar en gran medida los casos de miedo al compromiso.

 

7. Una ruptura dolorosa

Esta razón se relaciona mucho con la anterior y se da cuando alguien ha tenido relaciones tortuosas.

Es normal que sientas miedo en este caso y también es normal que te sientas vulnerable.

En casos cuando la ruptura ha sido compleja es recomendable que abordes tu situación en terapia.

La mejor de comprometerse es habiendo superado las situaciones que pudieran sabotear una vida de pareja plena.

No hay fórmulas mágicas para sanar estar “heridas”.

Una nueva relación no es la solución por sí misma. Al principio puede que sientas que es así, pero las causas por las que aquella relación anterior terminó de esa forma se pueden repetir si no te preparas mejor.

Pregunta clave: ¿Estoy dispuesto a trabajar mi forma aprendida de ver las relaciones para aprender una nueva?

 

¿Por qué le tengo miedo al compromiso? Conclusión 

Cada vez hay más personas preguntándose cómo perder el miedo al compromiso.

La razón de esto es que las relaciones son cada vez vulnerables. Y no por que no lo hayan sido antes, sino porque el mandato social era un freno frecuente para que se diera la separación.

Ahora no es así. Las rupturas de pareja son vistas de otra forma y no representan algo con lo que haya que sentirse culpable.

Sin embargo, en muchas ocasiones se pierde la oportunidad de trabajar por tener una relación sana porque se considera que el problema es la persona.

No siempre es así, por ello es pertinente revisar cuánta preponderancia tiene el miedo al compromiso en el fin de una relación.

Si estas preguntas no son suficiente para que cambies la tendencia, ten en cuenta la ayuda terapéutica profesional porque esa puede ser la diferencia entre lograr tu objetivo de formar tu propia familia o no.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp