Lenguaje: ¿Cuáles son las partes del cerebro que controlan el habla?

partes del cerebro que controlan el habla

Aunque se suele hablar del cerebro como el órgano que está en la cavidad superior de nuestros cráneos, lo cierto es que este es solo una parte (la más grande) del encéfalo.

Sin embargo, por asuntos prácticos, en este artículo nos referimos a las partes del cerebro que controlan el habla, esto a pesar de que hay otras estructuras del encéfalo que también intervienen en el proceso.

Partes del cerebro involucradas en el habla

El cerebro se divide en dos partes principales a las cuales conocemos como hemisferios.

A su vez, estas se unen gracias a la corteza del cuerpo calloso: una banda formada por un conjunto de fibras nerviosas.

En la mayoría de casos el habla se rige por el lado izquierdo, aunque aproximadamente un tercio de las personas zurdas gestiona su habla con el lado derecho.

En líneas generales, el proceso del habla es muy complejo, pero podemos reducirlo a las estructuras más resaltantes que intervienen en él.

 

Cerebro

Así como el cerebro se divide en hemisferios, cada hemisferio se divide en lóbulos.

Los lóbulos son: frontal, parietal, temporal y occipital.

Todos ellos están involucrados de una forma u otra en la formación y comprensión del habla.

 

Área de Broca

Fue descubierta por el médico francés Pierre Paul Broca en el año 1861.

El área de Broca es, de las partes del cerebro que controla el habla, tal vez la más difundida.

Está en la parte frontal del hemisferio izquierdo y convierte las ideas en palabras habladas, por eso es muy activa justo antes de hablar.

Además, ayuda a pasar información a la corteza motora, zona en donde se gestionan los movimientos de la boca.

 

El Área de Wernicke

Es la región en la que se procesa el sonido y su comprensión.

En ella, un sonido se “conecta” con un concepto que conozcamos.

Se ubica justo detrás de las orejas y fue descubierta por Karl Wernicke en 1876.

La explicación más difundida indica que las áreas de Broca y Wernicke están conectadas por una banda de nervios conocida como fascículo arqueado.

partes del cerebro que intervienen en el habla
El área de Wernicke también gestiona el habla escrita.

Cerebelo

El cerebelo está en la zona posterior del cerebro, justo por delante de la nuca.

Su función es la de coordinar movimientos musculares voluntarios, entre ellos, por supuesto, abrir y cerrar la boca.

También está íntimamente ligado al procesamiento del lenguaje.

 

Corteza motora

La corteza motora está en el lóbulo frontal y toma la información del área de Broca para indicarle a los músculos faciales cuándo y cómo moverse para articular palabras.

Es indispensable para poder hablar con claridad y coordinar la cara, boca, lengua, labios y demás músculos relacionados al momento de hablar.

 

Afasias más comunes y síntomas

Tal vez conozcas algún caso cercano de alguien que haya sufrido un accidente y que haya visto afectada su capacidad para hablar.

Este tipo de situaciones desencadena en afasias: problemas para hablar o para comprender el habla.

Pero no solo son causadas por accidentes, sino que en ocasiones son condiciones con las que se nace.

Esta última está dentro del espectro de afasias perinatales o connatales.

Por otra parte, a la disfunción para tener los movimientos musculares correctos que producen el habla se le conoce como apraxia.

Entre las causas más comunes de la afasia y la apraxia están los derrames cerebrales, traumatismos, tumores cerebrales e infecciones.

Normalmente se dan cuando el evento afecta el hemisferio del cerebro.

Los síntomas más comunes de la afasia y la apraxia son:

1. Habla lento o arrastre de palabras

Cuando el área de Broca sufre algún grado de afectación importante, la persona tendrá dificultades para generar sonidos con la velocidad a la que estamos acostumbrados escuchar.

Entonces hablará muy lento con estructuras gramaticales cortas (por lo general no más de 4 palabras).

Esto es lo que se conoce como afasia de Broca.

2. Habla con frases largas sin sentido

El área de Wernicke, cuando está afectada, hace que la persona invente palabras o diga oraciones largas que no tienen sentido.

Lo curioso de esto es que quien las dice no se da cuenta de que estas estructuras no tienen sentido y de que los demás no pueden entenderlas.

A partir de esto se generan problemas en la comunicación que se agravan si el interlocutor sin ninguna condición desconoce lo que sucede con el afectado.

A esta afasia se le conoce como afasia de Wernicke o afasia fluída.

3. Incapacidad para repetir las palabras recién escuchadas

Esta se da cuando la parte afectada es el fascículo arqueado (la estructura de nervios que conecta el área de Broca y el de Wernicke).

A esta afasia se le conoce como Afasia de Conducción y la misma impide que alguien repita el mensaje que recién acaba de escuchar.

partes del cerebro que intervienen en el habla
Las afasias pueden ser congénitas o se pueden generar después de lesiones o enfermedades neurodegenerativas.

 

¿Qué pasa cuando la incapacidad para hablar y comprender el idioma es general?

Hay otros daños que se dan en los centros del lenguaje y que también generan dificultades para hablar y para comprender lo que otros dicen.

Por ejemplo, las enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer causan pérdida del habla, la cual se da de manera lenta a medida que avanza.

Esta se conoce como Afasia Progresiva Primaria.

Otro dato para tener en cuenta es que la afasia como consecuencia de un ACV es distinta a la APP, pues en la primera hay un gran evento que sucede de forma súbita y en la segunda el deterioro es gradual.

 

Conclusión acerca de las partes del cerebro que controlan el habla

A veces, en la búsqueda de diferenciar el habla y la comunicación entre el hombre y la mujer, hay quienes afirman que las mujeres tienen dos centros del lenguaje y que los hombres solo tienen uno.

Este es un gran error que no tiene veracidad ni asidero científico.

De cualquier modo, lo que sí está comprobada es la existencia del área de Broca y de la Wernicke, elementos claves de la generación y compresión del lenguaje tal como lo conocemos.

 

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp