12 mitos sobre la hipnosis que te han hecho creer de forma intencional

mitos sobre la hipnosis

Algunos hablan de hipnosis clínica, otros de hipnosis ericksoniana y otros de hipnosis espéctaculo.

Sea cual sea la vertiente de la que se hable, es frecuente que se les dé un halo de misterio y que aparezca una serie de mitos sobre la hipnosis que desmontaremos a continuación.

Antes veamos una definición breve acerca de qué es la hipnosis.

¿Qué es la hipnosis?

Es un estado mental, no de la mente, pues esta existe solo como una categoría abstracta para facilitar el lenguaje referido a nuestros procesos cognitivos.

Aunque parezca que en este estado las personas están distraídas o abiertas a que se haga con ellas lo que el hipnotizador quiera, la verdad es que están en un estado de hiperconciencia.

1. La hipnosis resuelve problemas por sí sola

Este es un mito muy difundido y que podemos ver en películas, series o programas de la televisión.

La secuencia de hechos es más o menos así. Alguien, de repente, con la ayuda de un hipnoterapeuta, entra en un estado hipnótico y cuando sale de él, ya tiene su problema resuelto.

Lo cierto es que la hipnosis debe ser un complemento de una terapia basada en evidencia, por ejemplo: terapia cognitivo conductual (TCC).

mitos sobre la hipnosis
Lo que conocemos acerca de hipnosis a través de la televisión es erróneo. Elementos como el péndulo no se usan en la hipnosis clínica.

2. O alguien es hipnotizable o definitivamente no lo es

Gracias a que lo que conocemos acerca de la hipnosis viene de fuentes poco confiables, la idea que tenemos es que alguien se hipnotiza o no.

Es como si no hubiera medias tintas.

Sin embargo, la mayoría de personas respondemos a ciertas sugestiones sin la necesidad de entrar en un estado de inconsciencia.

3. Las personas hipnotizables caen en un trance aun sin hipnosis

Como no se tiene información precisa de lo que es un trance hipnótico, definir cuándo se está hipnotizado o no, es una tarea difícil.

La mayoría de referencias son descripciones de las propias personas que estuvieron “hipnotizadas”.

Así, pues, es todavía más difícil pensar en que se pueda descifrar que alguien pueda entrar en trance sin hipnosis.

4. Hay rasgos de personalidad que se correlacionan con la sugestión hipnótica

Ninguno de los modelos psicológicos que engloban diversos rasgos de personalidad hablan de que haya un rasgo que haga a alguien más sugestionable que a otro.

Sin embargo, alguno de los rasgos de los que se habla frecuentemente en estas instancias es la propensión a la fantasía.

Este rasgo se hace notorio en aquellas personas que se “sumergen” en las películas.

5. Los hipnotizadores deben ser altamente capacitados para que haya respuestas evidentes

Esa imagen de un hipnotizador que más bien parece mago es un producto de la ficción.

Depende el modelo que se emplee, lo que alguien que quiera hipnotizar necesita son procedimientos y algunas habilidades sociales básicas.

6. Atención periférica vs. atención focalizada

Cuando se habla de mitos sobre la hipnosis, este es uno muy común. Según se dice, cuando se está en un estado de trance, la predominancia es por el enfoque y por los datos periféricos que suceden.

Al respecto, no hay ningún estudio que sustente tal afirmación y mucho menos que indique que  una disminución atencional a los estímulos periféricos sea por esta causa.

7. Los efectos de la hipnosis se deben a la relajación

Para sorpresa de muchos, las inducciones hipnóticas no se dan solamente con el cuerpo en relajación, sino que también lo hacen durante el ejercicio.

Si los procedimientos son los adecuados, entonces la inducción es igualmente efectiva.

8. Durante la hipnosis, el hipnotizado se duerme

Aunque muchas personas se duermen durante el trance, este es uno de los mitos sobre la hipnosis.

La realidad detrás de este hecho es que si alguien está cansado y consigue la oportunidad para relajarse, seguramente lo hará.

La mayoría de “órdenes” en las inducciones hipnóticas se hacen con un ritmo y un volumen de voz que fomenta la relajación.

Normalmente, la primera de ellas es “cierra los ojos”, por lo que es obvio que las condiciones a partir de este momento están dadas para que alguien se pueda dormir.

9. La hipnosis es muy parecida a la atención plena

En ambas prácticas hay un estado de relajación, pero la atención plena requiere de consciencia de los pensamientos y las emociones, de una mirada abierta a sentir sin juzgar lo que se siente.

En cambio la hipnosis requiere de un agente externo: el hipnotizador.

Quien hipnotiza dirige con sugestiones y el hipnotizado “colabora”, por lo que no requiere mayores habilidades metacognitivas.

10 . Si alguien está hipnotizado, entonces pierde su voluntad

Aunque sí hay un grado de involuntariedad que es parte del ritual en el que hipnotizado colabora trayendo recuerdos vividos del pasado, la voluntad nunca se pierde.

Una persona hipnotizada y en condiciones de salud psicológica dentro de parámetros que se consideren sanos, sabrá cuando se le esté sugiriendo hacer algo que esté fuera de su código de valores.

En este caso también juegan un papel relevante las expectativas de la persona antes de la hipnosis.

Si alguien cree que cuando esté hipnotizado tendrá una pérdida absoluta de la voluntad, entonces estará más cerca de perderla.

mitos sobre la hipnosis
La voluntad, contrario a lo que se dice, no se pierde durante el proceso hipnótico.

11. Los recuerdos durante la hipnosis son 100% fidedignos

En la colaboración que se da entre hipnotizador e hipnotizado, hay un juego de confianza y cocreación.

Alguien que esté en la “búsqueda” de un recuerdo puede llegar a fabricarlo para satisfacer tales expectativas.

Detalles como personas, lugares, fechas, colores, etc., pueden aparecer como recuerdos sin haber sido vividos.

A este fenómeno se le conoce como Atribución Errónea.

12. La hipnosis funciona para ir a vidas anteriores

Aunque en muchos programas de televisión esto sea lo que vende, la realidad más básica es que no tenemos pruebas científicas de que las vidas pasadas existan y tampoco de que la hipnosis puede dar acceso a ellas.

Una vez más, lo relevante en este apartado es el concepto de Atribución Errónea.

Conclusión acerca de los mitos sobre la hipnosis

Aunque la hipnosis no es una práctica rodeada de misterio, hay personas que hacen que así aparezca.

De hecho, la hipnosis es una práctica clínica que, ciertamente, está alejada del espectáculo para masas que vemos en algunos shows.

Entre los mitos más comunes sobre la hipnosis está la pérdida de la voluntad, pero esto no es cierto, pues el estado de relajación que se alcanza no implica tal cesión de poder.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp