3

Miedo al rechazo : ¿Qué es y por qué es tan importante superarlo?

Miedo al rechazo

¿Has sentido frustración por querer agradarle siempre a todos? ¿Te hace sentir triste que hagan algún comentario de desaprobación acerca de algo que hagas?

Esto es algo más común de lo que se cree y puede afectar tremendamente la confianza de alguien acerca de quien es y de lo que hace.

El miedo a ser rechazado es tan poderoso que, muchas personas, incluso lo experimentan en su cuerpo con síntomas muy incómodos como taquicardia, sudoración o mareos.

Si te identificas con estos rasgos, lee este artículo hasta el final para que descubras formas alternas de actuar frente a este miedo.

¿Qué es el miedo al rechazo?

El miedo al rechazo, antes que todo, debemos decir que es bastante común y que, en cierto modo, es adaptativo, como cualquier miedo.

Por ejemplo, pensemos en un grupo de humanos primitivos que requería de estar unidos para ser más fuertes, para protegerse de mejor forma de los peligros del ambiente.

En ese momento, no exponerse al rechazo era una actitud “inteligente”, pues dejaba a la persona en una posición de mayor vulnerabilidad.

El contexto en el que ese miedo era útil ha cambiado porque los peligros no son los mismos. De ese modo, la forma en la que nos relacionamos con él es distinta.

Visto esto, el miedo al rechazo es el temor a ser objeto de críticas, exclusión o a no encajar. Tiene muchas consecuencias a nivel relacional y, aun cuando se le de poca importancia, es fundamental hacerse cargo de él para poder vivir en bienestar.

miedo al rechazo
Las experiencias del pasado pueden hacer que te aísles de los grupos, pero toma en consideración de que estas no tienen por qué repetirse en el presente. El pasado no es una sentencia.

¿En cuáles ámbitos se puede ver el miedo al rechazo?

Lo que más habla sobre nosotros son nuestras conductas. A partir de que nos detengamos a observarlas o le permitamos a otros que nos diga lo que ve, podemos comenzar a modificarlas o, cuando menos, pedir ayuda profesional para que nos acompañe en el proceso.

Algunos ámbitos en los que se puede evidenciar este miedo es:

Cuando conoces a alguien

Si te cuesta mucho relacionarte con alguien nuevo, más allá de la timidez, lo que puede estar presente es el miedo a ser rechazado.

Presta atención a esas frases que te repites en las que expresas que no eres suficientemente bueno o buena para ser aceptado o a comportamientos que procuran asombrar siempre a la otra persona porque estos son señales a las que atender con prontitud.

 

Trabajo

El miedo al rechazo se puede notar con pensamientos en los que te comparas con otros candidatos o compañeros de trabajo, incluso sin conocer cuáles son sus verdaderas habilidades.

Si ya tienes un cargo fijo, muy probablemente, intentes hacer mucho más de lo que te piden, con lo que estarás dando pie a abusos que incluyen exceso de trabajo con cargas horarias que se pueden hacer insoportables.

Citas con fines de pareja

Esa sensación de que tienes que actuar de manera perfecta, de que debes causar una excelente impresión aun cuando sea a partir de fingimientos o de omisión de información sobre tu vida genera mucha ansiedad y te pone en un escenario riesgoso: el de la decepción a futuro que sentirá la otra persona.

Imagina que un día decidas sincerarte o que, la propia dinámica sucesiva deje al descubierto que todo lo que dijiste para “disminuir” la posibilidad de que te rechazaran es mentira o no es tan cierto como lo dijiste.

Lo primero en quebrarse será la confianza y tú tendrás que dar muchas explicaciones.

El miedo al rechazo en el mundo de las parejas no permite que ambos entren en una relación desde la aceptación, la sinceridad y el compromiso sano.

 

Matrimonio

El miedo al rechazo puede causar verdaderos estragos en la relación que se traducen en silencios peligrosos acerca de situaciones que no se deben pasar por alto. El fundamento detrás de esto es el temor a que su punto de vista no sea tomado en cuenta o a que se afecte la relación si expresa lo que le molesta o desea.

El riesgo es la paradoja que esto entraña, pues actuar solo para complacer al otro partiendo de que esto conserva la relación, hace justamente lo opuesto: afectarla hasta el punto de acabarla.

Quien calla sus insatisfacciones, tarde o temprano, tendrá que resolver su situación y cuando esto sucede, el efecto de la olla de presión que explota puede ser el resultante de tanto tiempo de silencio o hiperadaptación.

Características del miedo al rechazo

  • Exceso de complacencia en las relaciones, del tipo que estas sean.
  • Falta de autenticidad para poderse adaptar al mundo que le rodea, sin importar el precio que tenga que pagar.
  • Puntos de vista inconsistentes que se modifican en función de lo que piense el otro.
  • Ansiedad de sentir que no está siendo tomado en cuenta.
  • Dificultad para expresar su rabia.
  • Exceso de pasividad para trabajar por sus propias metas o necesidades.
  • Postergación de actividades específicas por temor a que no se den de manera “perfecta”.
miedo al rechazo
Afrontar el miedo al rechazo no consiste en relacionarse siempre con cualquier tipo de personas. Es importante tener amigos con valores similares a los tuyos.

¿Cómo superar el miedo al rechazo?

Muchas personas deberán pedir ayuda profesional antes de empezar un verdadero proceso de transformación. Sin embargo, hay acciones útiles que cualquier puede realizar para trabajar en su miedo a ser rechazado.

Algunas de estas acciones son:

  • Identifica cuáles son los pensamientos negativos que suceden al momento del miedo, toma nota y cuestiona luego qué tan posibles son en realidad.
  • Experimenta en situaciones en las que debas exponerte a la opinión de los demás, aun cuando estas no sean de tu agrado.
  • No te tomes todo personal. Muchas personas te hablarán o criticarán siempre y eso está bien. No puedes caerle bien a todos.
  • Practica tu resiliencia, esa capacidad de seguir adelante a pesar de las dificultades.
  • Ten tus propias metas. Indaga qué te gusta y enfócate en ello. Dedícale tiempo para que cultives tu satisfacción personal.

 

Conclusión

El miedo al rechazo te hace perder oportunidades valiosas. La buena noticia es que no tienes que vivir con él de la forma en la que lo has hecho hasta ahora.

Existen diversas alternativas que te ayudarán a sentirte de una forma distinta. Antes es importante que asumas tu miedo y que decidas hacer algo con él. Seguro que, como tantas otras personas, tú también podrás superarlo.

_________________________

Si quieres recibir atención profesional personalizada para abordar este u otros asuntos relacionados con la salud psicológica, agenda tu sesión online ahora mismo y experimenta el bienestar que tanto deseas.

Comparte este artículo