¿Tienes miedo al éxito? Supéralo en 5 pasos

miedo al éxito

¿Quién puede tenerlo miedo al éxito? A priori nadie por al fin y al cabo es eso lo que todos buscamos, ¿no?

Este razonamiento hace que a muchos les parezca paradójico el conjunto de ambos términos.

Se supone que se le tiene miedo a aquello que es negativo y no parece que el miedo sea algo indeseado, algo que las personas evitemos.

Pero esto es solo una suposición, porque sí, sí hay quienes temen a vivir la vida que se imaginan.

Para entender mejor este miedo, antes veamos de qué se trata.

 

¿Qué es el miedo al éxito?

El miedo al éxito no es otra cosa que el miedo constante a tener éxito. Dicho así, luce obvio y parece que no hay mucho más que analizar.

Pero no, el éxito conlleva responsabilidad en diversos frentes, los cuales hay que aprender a gestionar.

Si a alguien le cuesta gestionar tales situaciones, lo más probable es que termine autosaboteándose, pero no porque no se crea capaz, sino como una respuesta al cambio que se avecina.

Entre esos cambio está la atención que pueda recibir, sobre todo si es tímido o introvertido.

También puede que sus compañeros se sientan desplazados o con lo que conocemos comúnmente como envidia.

 

Diferencia entre miedo al éxito y miedo al fracaso

Tanto el miedo al éxito como el miedo al fracaso se pueden confundir fácilmente entre sí.

La razón de esto es que ambos impiden que alguien alcance grados de bienestar superiores.

El temor al fracaso se relaciona con una suerte de autoagresión cuando alguien se da cuenta de que fracasó.

Esto genera un círculo vicioso porque se evita la culpa para no tener que experimentar sus consecuencias.

“Si fracaso me voy a sentir culpable, poco importante, incapaz, etc. Entonces prefiero evitarlo”.

Por su parte, el miedo al éxito también aleja a las personas de lo que quieren y también puede asociarse con la culpa, pero esta vez relacionada con la idea de que otros puedan molestarse con sus logros.

Por ejemplo, “si tengo éxito, mis amigos o familia dirán que ahora no los veo como iguales y me rechazarán en su grupo”.

Por tanto, el miedo al fracaso tiene que ver más con lo que puedas decirte a ti mismo y el miedo al éxito con lo que otros puedan decir sobre ti.

 

¿Cómo se manifiesta el miedo al éxito?

Presta atención a estas señales porque pudieran no ser evidentes y aun así estar presentes en momentos trascendentales de tu vida.

Expectativas poco motivadoras

Poner el listón abajo es una forma de no lograr el éxito.

Por ejemplo, si te planteas un objetivo como montar tu propia empresa, puede que en lugar de trabajar por un proyecto que te apasione y que sepas que pueda convertirse en algo grande, prefieras uno en donde sepas que no vas destacar de forma particular.

Postergación

Postergar no siempre implica miedo al fracaso, pero en muchas ocasiones, esa espera injustificada, ese ritmo lento forma parte de una estrategia inconsciente para no lograr el éxito.

Perfeccionismo

Paradójicamente, la búsqueda constante de la perfección puede deberse a un mecanismo para que alguien no logre lo que tanto desea.

El perfeccionismo es algo que muchos consideran como una virtud, pero que no hace más que poner a quien lo vive en una posición de constante insatisfacción o de inacción.

Quien busca lo perfecto siempre se queda a un paso del disfrute, sea por una motivación o por otra.

Abandonar la meta justo cuando se está a punto de lograrla

Estar a punto de lograrlo y dejarlo ahí es una expresión del miedo al éxito. Es como si el miedo a lo que pudiera venir paralizara a quien lo siente como una forma de “protegerlo”.

Por supuesto, esta aparente protección genera frustración y una sensación de haber perdido el tiempo.

Algunos se excusan diciendo que no es necesario ir ese paso más allá. Por ejemplo: alguien puede decir que no es necesario lograr un título universitario porque todos los profesionales terminan siendo subempleados.

Autodestrucción

Agredirse con excesos y con consumo de sustancias nocivas es una forma de no lograr el éxito.

Esta forma de actuar impide que alguien se dé cuenta de todo lo que puede lograr o de no desplegar todo su potencial.

 

¿Por qué la gente tiene miedo al éxito?

Como seres únicos que somos, las causas del miedo al éxito no son las mismas para todos.

Síndrome del impostor

Aunque no está dentro de ningún manual psiquiátrico, últimamente se ha popularizado este término para referirse a personas que no se creen merecedoras de reconocimiento o que atribuyen sus logros a otros factores aun cuando ellos saben que son los autores principales.

La idea con la que se identifica esta descripción es con la de fraude.

 

Experiencias de la infancia

Muchos padres evitan que sus hijos presuman de sus logros porque consideran que esto implica ser arrogantes.

La interpretación que los niños hacen de este hecho es autoreconocerse es algo por lo que pueden ser reprendidos y si es algo por lo que son reprendidos es porque está mal.

Comentarios de descalificación por parte de los padres o alguna figura de autoridad (maestros, familiares cercanos, entre otros) también entran dentro de esta categoría.

 

Evitación de reacciones violentas

La idea de que alguien no debe destacar por sobre el resto está presente en muchas culturas.

Al respecto, es destacable el rol de las mujeres en muchas sociedades, a quienes tienen prácticamente se les prohíbe el éxito.

Ante este panorama no es de extrañar que ellas prefieran mantener roles secundarios con tal de que los hombres no las juzguen como transgresoras y las sometan a “castigos” que pudieran llegar a ser físicos.

El miedo funciona, pues, como mecanismo disuasor.

 

¿Cómo superar el miedo al éxito?

Si ya estás aquí, has dado el primer paso.

Identificar el miedo y darte cuenta de que has conseguido formas de autosabotearte para no lograr tus objetivos es una excelente manera de comenzar el cambio.

A partir de ahora, hay más por hacer. Algunos de los pasos que hemos comprobado como efectivos son:.

 

Piensa y reflexiona acerca de las causas

Ahora que ya sabes que tienes este miedo, echa un vistazo al pasado y piensa en cómo fue que llegaste hasta aquí.

 

Descubre cómo se manifiesta

Llevar un diario es una buena idea en estos casos. Presta atención a lo que te dices, a lo que sientes y en qué momentos específicos se da este miedo.

Reconocer el contexto es fundamental para diseñar soluciones a la medida.

 

Imagínate en tu versión de éxito

Aunque el éxito está sobreexplotado por el marketing, la publicidad y algunos exponentes del desarrollo personal, tener clara una visión sana y alcanzable de éxito es un paso fundamental.

Posteriormente, un ejercicio motivador es el de imaginarse en él porque te permite sentir el beneficio de lograr eso que tienes en mente y puede ser el impulsor que te ayude a deslastrarte de la idea que te está impidiendo lograrlo.

 

Sociabiliza

Conocer a otras personas y prestar atención a sus historias puede ser otra forma de impulsarte.

Además de esto, también establecerás redes de cooperación que te ayudarán a impulsar tus proyectos.

 

Hazte análisis de salud

¿Qué tiene que ver esto con mi miedo? Pudiera tener que ver mucho.

Cuando abordamos situaciones ligadas al plano emocional y mental solemos omitir un aspecto esencial de nuestra salud como lo es el plano fisiológico.

Desórdenes en la alimentación y ciertos hábitos alteran la función de órganos del cuerpo como la glándula tiroides.

En ella se gestionan los estados de ánimo, el metabolismo y la energía que puedas tener o no durante el día.

 

¿Tienes miedo al éxito? Conclusión

Una vez que hayas definido tu versión de éxito y que tengas claro que es lograble, si compruebas que te está costando lograrla, el ejercicio de autorevisión es importante, pero este puede quedarse a medio camino si no te apoyas en un profesional.

La terapia psicológica servirá para que comiences y afiances un proceso sólido en el que logres superar el miedo al éxito.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp