fbpx

Efectos de las drogas en el sistema nervioso [Lo que hacen en realidad]

efectos de las drogas en el sistema nervioso

Antes de conocer los efectos de las drogas en el sistema nervioso, es conveniente mencionar algún dato estadístico para tener una idea de la situación.

Por ejemplo, según la Encuesta Nacional sobre la Salud y el Consumo de Drogas de Estados Unidos (NSDUH, por sus siglas en inglés) y sus estadísticas más recientes (2018), alrededor de 1 de cada 5 personas mayores de 12 años habían consumido alguna droga ilegal.

Dicho en términos porcentuales, alrededor del 20% de las personas por encima de los 12 años habían consumido este tipo de sustancias.

Por supuesto, esta cifra aumenta o disminuye según el rango etario que se analice.

De cualquier modo, son cifras alarmantes que, si bien están circunscritas a un país específico de Norteamérica, nos dan una pista del problema global que tenemos en frente.

Las consecuencias no solo se viven a nivel social y económico, sino, por supuesto, a nivel salud.

Lee hasta el final y conoce los efectos de las drogas en el sistema nervioso.

 

Relación entre consumo de drogas y neurotransmisores

En este apartado es importante destacar que no solamente las drogas ilegales causan efectos en los neurotransmisores, sino también aquellas que son consideradas legales como los fármacos.

Algunos de los parámetros que se pueden ver afectados y que están relacionados con el sistema nervioso central son la presión arterial, la respiración, la frecuencia cardíaca y hasta la temperatura del cuerpo.

  • La dopamina, por ejemplo, ayuda a regular los estados de ánimo aumenta la sensación de placer y participa en el refuerzo de comportamientos.

La marihuana, la heroína y el éxtasis son de las drogas qué afectan de peor manera su funcionamiento.

  • En el caso de la serotonina, un neurotransmisor importantísimo para los estados de ánimo y las emociones, las drogas que peores efectos causan en el son el éxtasis y los alucinógenos.
  • Otro neurotransmisor afectado es la norepinefrina, muy similar a la adrenalina, el cual participa activamente en las respuestas de lucha y huida, se le conoce como la hormona del estrés.

Los opioides y el éxtasis disminuyen activación y la persona que los consuma sufre de retraso en estas respuestas.

 

efectos de las drogas en el sistema nervioso
La confusión es una de las constantes en el abuso prolongado de las drogas.

 

Cerebro y efectos adversos de las drogas

Las principales zonas del cerebro que se ven afectadas y, por tanto, del sistema nervioso, son el tronco encefálico, el sistema límbico y la corteza cerebral.

Estas son algunas de las funciones de cada zona.

  • Tronco encefálico: aquí se controlan muchas de las funciones principales para la vida como el sueño, la respiración y la frecuencia cardíaca.
  • Sistema límbico: es la zona encargada gestionar las emociones y las recompensas.
  • Corteza cerebral: la gran mayoría de habilidades que nos hacen destacar como especie como la resolución de problemas, la planificación y hasta la toma de decisiones son gestionadas aquí. Aunque no somos la única especie que cuenta con una corteza cerebral, al menos hasta la fecha, somos quienes más desarrollada la tenemos.

El consumo de drogas afecta estas zonas, a veces incluso de manera irreversible.

Por supuesto, cuánto más a menudo se consumen mayor será el daño y mayor será también la dependencia que causen estas sustancias.

 

Efectos de las drogas en el sistema nervioso según las principales sustancias analizadas

Algunos de los efectos de las drogas en el sistema nervioso son inmediatos. Estos son los que normalmente hacen que las personas sientan “necesidad” por consumirlas.

Pero también están los relacionados con el uso prolongado.

A estos nos referimos con particular enfoque, pues son los más peligrosos y los que algunos omiten, bien sea con premeditación o por desconocimiento.

 

Marihuana

Aunque cada vez más países adoptan a esta droga como lícita, es conveniente mencionar que su químico psicoactivo, el delta-9-tetrahidrocannabinol, afecta regiones del cerebro como el hipocampo el cual le administra la memoria a corto plazo.

Otras regiones que se ven afectadas son el cerebelo y los ganglios basales, los cuales gestionan la coordinación y la mayoría de movimientos musculares involuntarios.

Lo paradójico de esta sustancia es que es la misma que ayuda a producir un efecto relajante.

Sin embargo, vista las evidencias, tal relajación tiene un precio alto que se paga con las afecciones antes mencionadas.

Además, el consumo excesivo de marihuana afecta las habilidades motoras y distorsiona la percepción del tiempo.

El subidón que muchas personas experimentan cuando consumen marihuana repercute luego en la claridad para pensar y resolver problemas.

Otros problemas que surgen a partir del consumo de estas sustancias son los problemas de aprendizaje y las dificultades para dormir, alteraciones en el ritmo cardíaco y problemas respiratorios como tos crónica y bronquitis.

 

Heroína

Lo que hace esta sustancia es que, de alguna forma, secuestre el sistema límbico desencadena liberación de dopamina.

La dopamina es un neurotransmisor que está muy implicado, como ya lo dijimos, en el sistema de recompensas del cerebro.

Es esto lo que hace tan difícil para muchas personas dejar de querer buscar el poderoso subido aunque experimentan cuando la consumen.

Las personas que consumen heroína o algún fármaco que contenga alguno de sus opioides, desarrollan una rápida tolerancia a ella con lo cual querrán tomar o consumir más para tener el efecto deseado.

Además, su consumo afecta de forma negativa la producción natural de norepinefrina con lo cual el sistema nervioso central se deprime.

A raíz de esto disminuyen marcadores como la frecuencia cardíaca y la temperatura corporal, pero también disminuyen las sensaciones de dolor aumenta la somnolencia.

De hecho muchos de los desenlaces fatales de sobredosis se dan a causa de una depresión respiratoria severa.

El uso prolongado de heroína también genera daños en la materia blanca del cerebro, por lo que la rapidez para tomar decisiones se ve afectada así como las formas en las que alguien responde al estrés.

efectos de las drogas en el sistema nervioso
Después de los “subidones” que muchas drogas producen, suceden capítulos de profundo desánimo y tristeza. Ahí radica el peligro porque la persona intentará extinguir estas sensaciones con más drogas. El círculo se vuelve enfermizo.

Cocaína

La cocaína, las metanfetaminas e incluso anfetaminas usadas para tratar el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, actúan como drogas estimulantes.

Esto se traduce en una aceleración de sistema nervioso central con lo cual aumenta la frecuencia cardíaca y la presión arterial.

También aumenta el enfoque, la atención y la vigilia. Incluso suprimen el apetito.

Uno de los efectos de las drogas en el sistema nervioso, específicamente de la cocaína y la metanfetamina es que generan un aumento rápido de la sensación de placer, la cual es breve y termina derivando en fatiga, irritabilidad y una tristeza profunda.

Las personas que consumen estás sustancias de forma frecuente pueden sufrir alucinaciones y confusión, además de arritmias cardíacas, convulsiones y derrames cerebrales.

Tales consecuencias son irreversibles si el consumo se realiza a largo plazo.

Cabe destacar que el consumo de cocaína y otras metanfetaminas aumentan el riesgo de padecer enfermedad de Parkinson.

 

Éxtasis

Entre los efectos las drogas en el sistema nervioso, es fundamental mencionar los que causa el éxtasis.

Esta droga psicoactiva es estimulante y alucinógena.

Una vez que se consume el éxtasis, este ingresa al torrente sanguíneo y estimula la actividad de neurotransmisores como serotonina, noradrenalina y dopamina.

Esto aumenta los niveles de energía y mejora la agudeza sensorial.

Estás sensaciones aumentadas van acompañadas de presión arterial, apretamiento involuntario de los dientes y hasta desmayos.

El consumo prolongado de esta sustancia puede devenir en insuficiencia cardíaca, renal y convulsiones.

Además, habrá una disminución en el interés por el sexo, capítulos de agresividad e insomnio.

 

Conclusión

Las drogas son un problema social, pero lejos de verlas solo como eso, es vital entender que también lo son a nivel de salud.

El sistema nervioso se ve muy afectado con su uso prolongado, con lo que muchas funciones necesarias para vivir en bienestar se ven disminuidas.

Más allá de los problemas intrafamiliares y relacionales que surgen a partir de su consumo, recalcamos que algunas afectaciones físicas y cognitivas nunca se reparan con la abstinencia.

Si tienes algún problema con el consumo de drogas o conoces a alguien que lo tiene, contacta con un profesional especializado en adicciones.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email