Concentración y productividad: 7 consejos para mejorar el enfoque mental

consejos para mantener el enfoque mental

 

Aun en momentos de tranquilidad, si no se toman las medidas adecuadas, un simple mensaje al WhatsApp o una notificación en Instagram, pueden sacarte del foco que tanto te ha costado lograr.

Si tomamos en cuenta que la concentración y la productividad están íntimamente ligadas, entonces estamos frente a un problema.

Lejos de ser un hecho anecdótico, mantener el foco puede ser la diferencia entre lograr las metas o no.

A continuación te compartiremos consejos poderosos para mejorar el enfoque mental.

Presta atención hasta el final (sí, aunque te cueste, aunque suene tu teléfono celular para indicarte que tu amiga escribió para decirte que está comiendo pizza) y pon en práctica estos consejos.

 

1. Analiza y descubre qué tan bueno es tu enfoque

Algunas personas pudieran sobreestimar sus capacidades a la hora de mantener el enfoque. En psicología, tal hecho está asociado con el efecto Dunning- Kruger.

Para que esto no te suceda, puedes hacerte estas preguntas:

  • ¿Qué tan fácil me resulta estar alerta?
  • ¿Qué tanto me cuesta establecer metas y llevarlas a cabo por etapas?
  • Cuando tomo un descanso, ¿me es fácil volver al trabajo?
  • ¿Qué tan seguido sueño despierto?
  • ¿Me cuesta decirle que no a las demás personas mientras trabajo?
  • ¿Es fácil que me desconecte del teléfono celular mientras trabajo?

 

Si te identificas con estas preguntas, entonces tienes dificultades para concentrarte.

Como en muchos casos, el principio de cualquier proceso de fortalecimiento o desarrollo pasa por asumir que algo nos cuesta.

Continuemos.

consejos para mantener el enfoque
Mantener la atención en una sola actividad puede convertirse en un reto si no eres capaz de decirle que no a otras situaciones menos importantes.

 

2. Restringe las conversaciones que te distraen

Aunque suene repetitivo y evidente, si no aprendes a decir que no a las distracciones, no habrá fórmula mágica que pueda servirte.

Empecemos por los compañeros de trabajo.

Es frecuente que muchas personas se detengan a prestarle atención a las historias cotidianas de los compañeros sin que se haga algo para detenerlos.

La mayoría de veces, esto sucede porque el afectado siente miedo de quedar como una persona descortés.

El trabajo radica en que sepas expresar de forma asertiva tu deseo de concentrarte en el trabajo.

La asertividad es el punto medio entre agresividad y excesiva condescendencia.

Practica expresando tus posturas y explicando que puedes escuchar las inquietudes del otro una vez que haya finalizado la jornada de trabajo o cuando haya ratos libres.

Si esa persona es importante para ti, menciónaselo y dile que esto no es por no por prestarle importancia, sino para que ambos puedan rendir mejor.

Lo mismo aplica para el mundo online: redes sociales, WhatsApp, Facebook, etc.

 

3. Ser multitarea no es algo positivo

Parece que sí, pero no lo es.

Cuando abarcamos muchos ámbitos o nos ocupamos de muchos asuntos, alguno va a salir mal o deficiente.

Pero no solo eso, sino que además nos generamos emociones que derivan en ansiedad y estrés.

Esto no es sano.

Piensa en una linterna. Con su luz solo puede iluminar de manera efectiva una zona específica. A medida que el espacio sale de ese rango, la calidad de la luz se pierde.

Lo mismo sucede con la atención de quien hace muchas tareas al mismo tiempo.

Agenda tus actividades y prioriza cuáles son verdaderamente importantes.

Las que no lo sean pueden esperar.

consejos para mejorar el enfoque mental
La linterna no ilumina todo a su alrededor. Así como sucede con la atención, su rango de atención es limitado.

4. Ocúpate de lo que puedas ocuparte ahora mismo

En psicología es bien conocido el término de “pensamientos rumiativos”.

Cuando se habla de consejos para mejorar el enfoque mental, es clave que nos podamos hacer cargo de ellos.

Los pensamientos rumiativos son aquellos que tienes una y otra vez. Se conocen así por la analogía que surge de ver a una vaca rumiando una y otra vez.

Si bien la idea de estar constantemente en el presente es poco práctica y una actividad desgastante, lo que sí es recomendable es que te hagas cargo de eso que esté bajo tu control ahora mismo.

Estar en el presente no significa restarle importancia a aquello que te inquiete y que esté relacionado con tu pasado o tu futuro.

Estar en el presente es mantenerse involucrado en el aquí y en el ahora, sin dejar de aprender de los errores del pasado ni dejar de tener en cuenta que el futuro puede ser mejor gracias a todos esos aprendizajes.

Si hay algo del pasado que te afecte aun hoy, entonces haz lo necesario para solucionarlo (eso incluye la ayuda terapéutica).

Si la preocupación es con respecto al futuro, entonces dedícate a hacer un plan que te haga sentir más confianza y te deje el espacio para lograr mayor enfoque en el presente.

 

5. Practica la atención plena

Aunque parezca que se trata más de una moda, la práctica de la atención plena trae inmejorables beneficios para la salud y, claro, para el propósito de mantener un mayor enfoque.

Entre los consejos para mejorar el enfoque mental este es uno de los destacados porque, aunque sus efectos apenas están comenzando a descubrirse, la experiencia de practicarla es más que contundente.

Una de las trabas que muchos le consiguen a la atención plena o mindfulness proviene de la forma en que algunos medios nos la presentan.

Sin embargo, lejos de las túnicas blancas, las velas alrededor, la música específica y los mantras “sagrados”, la atención plena se puede llevar a cabo en casi cualquier sitio.

Basta solo un espacio tranquilo y respiraciones enfocadas durante entre 15 y 20 minutos al día.

El procedimiento es más sencillo de lo que parece. Solo hace falta la intención de concentrarse en cada una de ellas.

De antemano te decimos que al principio no lo vas a lograr y es normal que así sea.

Con el paso de los días comenzarás a notar que se te hace más sencillo lograrlo.

Los resultados serán tan satisfactorios que lo difícil será no seguir haciéndolo todos los días.

 

Conclusión acerca de estos 7 consejos para mejorar el enfoque mental

La atención es un bien reducido. Solo algunas personas lograr concentrarse fácilmente en una actividad y durante largos periodos.

Frente a este escenario no culparse por no lograrlo, sino tomar las medidas necesarias para mejorar.

La mayoría de explicaciones venidas desde la psicología apuntan a que los descansos breves potencian nuestra atención, pero se debe tener cuidado de no “extraviarse” mientras se realizan.

La práctica, la organización y la estrategia son parte fundamental de este logro.

Piensa que si no haces lo necesario para mejorar tu enfoque mental, tal vez el futuro que deseas no llegue a concretarse nunca.

¿Qué mayor motivación que esta?

 

 

 

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp