fbpx

Sexo todos los días, ¿está bien hacerlo a diario o no?

sexo todos los días

El sexo es una de esas actividades que la gran mayoría de personas disfruta.

Tal afición y disfrute por él no se debe solamente a lo placentero en sí mismo, sino también a sus propiedades para disminuir de forma drástica e inmediata el estrés.

De cualquier modo, fundamental tomar en consideración algunos aspectos acerca de la personalidad, la edad, la condición física y las particularidades psicológicas propias de cada quien para responder las preguntas que estén relacionadas con la frecuencia de la práctica sexual.

Incluso hay que cuestionarse acerca de la visión que tiene cada uno del sexo.

El sexo no solamente incluye la relación íntima con otra persona sino también la satisfacción de los impulsos sexuales a través de la masturbación.

Antes de responder a la pregunta fundamental conozcamos algunos de los beneficios de tener relaciones sexuales con frecuencia.

 

Beneficios de tener relaciones sexuales para la mujer

El sexo, como ya lo mencionamos, no solamente es un acto que te hace sentir bien sino que además es beneficioso para tu salud.

Conoce a continuación algunos de los beneficios específicos del sexo para la mujer

1. Gestión natural del estrés. En este apartado es importante resaltar que decepcionó debe convertirse en una consecuencia inmediata de momentos estresantes. El sexo no debe tomarse como una vía de escape para situaciones de vida difíciles.

2. Aumento de la lubricación vaginal con la consecuente mejora del ambiente para que la flora bacteriana de esta zona mantenga su equilibrio. Para que esto suceda, por supuesto, las condiciones de la práctica sexual deben realizarse con higiene.

3. Mejor control de la vejiga y el piso pélvico, lo que significa una disminución en el riesgo de sufrir pérdidas de orina.

4. Mejor calidad del sueño Gracias a que la prolactina es una hormona que fomenta la relajación. Después de cualquier actividad sexual hay un aumento de esta hormona.

5. Disminución de los dolores premenstruales gracias a su acción analgésica.

sexo todos los días
La pérdida de espacios para el romanticismo afectan la frecuencia del sexo.

 

Beneficio de tener relaciones sexuales en los hombres

Aunque los beneficios del sexo dan tanto para las mujeres como para los hombres, visto que cada uno tiene uno anatomía distinta, en el caso de estos últimos también hay beneficios específicos.

1. Te hace ver más joven. En un trabajo que realizó el Royal Edinburgh Hospital, comprobaron que aquellos hombres considerados como adultos jóvenes qué tenían sexo de calidad con frecuencia eran percibidos por las demás personas con hasta 5 años menos de los que en realidad tenían.

2. Aumente la eficacia del sistema inmunitario. Comer sexo reduce las tasas de estrés y aumenta los niveles de inmunoglobulina a, las probabilidades de enfermarse, sobre todo de gripe o resfriado disminuyen.

3. Es una excelente forma de hacer ejercicio. Aunque no hay un acuerdo específico acerca de cuántas calorías se queman en una sesión de sexo, más allá de este hecho, piensa que un acto sexual de 20 o 30 minutos equivale a una caminata durante un tiempo similar.

4. Disminuye la presión arterial y evitar ataques al corazón. Para esto nos basamos en un estudio de la Queens University de Belfast que             señala que tener 3 sesiones de sexo de calidad en la semana equivale a la mitad de riesgo de tener un ataque al corazón.

5. Disminuye el riesgo de sufrir cáncer de próstata porque eyacular frecuentemente hace que se renueve es semen y que no se acumulen algunas toxinas en los conductos prostáticos.

 

Sexo todos los días, ¿está bien hacerlo a diario o no?

Como en cualquier pareja, cada una tiene su propia dinámica con respecto a la vida sexual.

Si el sexo es todos los días o no, no tiene por qué depender de los beneficios que recién mencionamos, sino de los gustos que cada uno tenga, pero sobre todo del acuerdo al que ambos lleguen.

En el deseo sexual intervienen variables como el estrés laboral, si se tiene hijos o no, aspectos orgánicos como el funcionamiento de la glándula tiroides, condiciones de salud en general y hasta el sobrepeso.

Visto así, el estímulo sexual no se activa a placer, sino que depende de una vida saludable y un entorno que lo permita.

En tal sentido, es importante evitar una planificación esquemática del acto sexual, pues esto lo convierte en un hecho robótico y poco útil para la calidad de la relación.

Sin embargo, si la frecuencia se convierte en un problema, bien sea porque no alcance a ser suficiente o porque exceda las necesidades del otro, primero se debe analizar lo que está sucediendo con la salud.

sexo todos los días
En las primeras etapas de una relación el sexo es más frecuente. Conforme pasa el tiempo, bien sea por la edad o por la costumbre, esta frecuencia disminuye.

 

A tal fin, es conveniente la visita a un sexólogo que ordene una serie de análisis en sangre y de hormonas para descartar algún desorden de este tipo.

Una vez que se obtengan estos datos, entonces se debe analizar el conjunto de razones psicológicas y sociales que no estén permitiendo una frecuencia más alta.

En ocasiones hay parejas que están tan imbuidas en su vida cotidiana, que pierden los espacios para desarrollar su vida sexual.

Recordar cómo eran cuando estaban en el noviazgo es una buena opción, aunque es vital no comparar ninguna de las dos etapas, pues durante el enamoramiento el deseo sexual es mayor, sobre todo si se está en las etapas más jóvenes de la vida.

El sexo todos los días es también parte del mito que nos ha vendido la pornografía y otras corrientes.

Por mucho deseo sexual que alguien tenga, siempre habrá momentos y etapas en los que este no se presente.  Las preocupaciones, el estrés y hasta lo que comemos o bebemos influyen.

El sexo no tiene por qué ser un deber con manual de instrucciones.

La frecuencia en el sexo tampoco. El amor de pareja tiene una cuota alta de negociación y de empatía por el otro.

Si alguno de los dos tiene que forzar al otro para tener sexo, definitivamente, algo anda mal y merece ser revisado con urgencia.

 

Conclusión

En el mundo amplísimo de las parejas, cada una tiene sus particularidades propias.

El sexo todos los días no es un mandato ni mucho menos. Si sucede, que sea porque ambos así lo quieren, no porque alguno se lo imponga.

Si tienes problemas para conciliar con tu pareja la frecuencia del sexo, consulta con unos de nuestros especialistas.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email