Sertralina: el popular fármaco para combatir la depresión

crisis de panico
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La depresión en la actualidad es unos de los trastornos mentales más frecuentes o recurrentes, capaz de generar un sentimiento tristeza, melancolía o infelicidad.

Según la Organización Mundial de Salud, señala que la depresión es la principal causa de discapacidad afectando a más de 300 millones de persona en todo el mundo.

Ante ello, para que la persona pueda desenvolverse adecuadamente y sentirse emocionalmente estable, es necesario un tratamiento tanto terapéutico como farmacológico dependiendo del caso. A pesar que existen diferentes medicaciones que poseen su propio objetivo al momento de ingresar en el organismo, la sertralina hoy día es conocido como uno de los tratamientos más populares para tratar la depresión mayor.

Pero ¿realmente es tan efectiva? Veamos de qué se trata:

¿Qué es la sertralina?

Este psicofármaco es uno de los medicamentos más conocidos para tratar la depresión mayor, ataques de pánico, ansiedad, estrés postraumático, entre otro tipo de trastornos.

¿Por qué es necesario tomar tratamiento farmacológico?

Cuando se presenta un cuadro de depresión mayor, previo diagnóstico por un especialista, normalmente se suele identificar la disminución del neurotransmisor denominado serotonina.

La sertralina se encarga de inhibir la recaptación de serotonina, notándose un cambio tanto en el sistema nervioso y conductual entre las primeras 4 y 8 horas luego de ser ingerida, sin embargo su efecto puede durar entre unas 22 a 36 horas, por lo que durante todo el tratamiento de evaluarse si se está consumiendo la cantidad de serotonina necesaria o si es una dosis superior a la que ya posee el organismo.

Efectos de la Sertralina

Este fármaco, dependiendo del trastorno que manifieste el individuo puede variar dependiendo de su nivel de depresión. No obstante, se observan notables mejoras luego de su consumo:

  • Relajación.
  • Mejora el estado de ánimo.
  • Aumenta la capacidad de autocontrol.
  • Cambios de actitud.
  • Capacidad para realizar las actividades cotidianas.

Se ha comprobado que este fármaco tiene una mayor efectividad si es ingerida durante las comidas. Aunque, si la persona recurre al alcohol o tabaco, sus resultados se reducen al mínimo, por lo que es indispensable dar a conocer durante el diagnóstico el estilo de vida que se lleve, para que el especialista determine si es viable su consumo.

Efectos contraproducentes

Como todo fármaco, puede generar ciertos cambios en el organismo o el comportamiento cuando no existe una tolerancia plena a la sustancia, por lo que se puede observar dependiendo del caso los siguientes efectos:

  • Náuseas.
  • Ansiedad o agitación.
  • Vómitos
  • Boca seca.
  • Dolores de cabeza.
  • Dolores abdominales.
  • Aumento de apetito.
  • Somnolencia o hipersomnia.
  • Reducción de la libido.
  • Parestesias
  • Alteraciones visuales

En el caso de la despersonalización, considerada como una de las alteraciones más importantes en este proceso de tratamiento, ocasiona una alteración de la percepción consigo misma, por lo tanto existe una sensación de separación del cuerpo o la mente. Si bien puede durar unos pocos segundos, aunque existe una pérdida de conexión con la realidad.

Si se receta o consume la dosis adecuada, es muy difícil que se presenten algunos de estos efectos contraproducentes, aunque siempre existe el riesgo de manifestarse.

¿Quiénes pueden consumirlo?

sertralina Este tipo de tratamiento, solo está recomendado para personas adultas, que no padezcan problemas renales o hepáticos. De igual modo se debe evitar su uso en casos de episodios maníacos o hipomaníacos, esquizofrenia, epilepsia o antecedentes de trastornos hemorrágicos.

Para suspender su consumo debe ser de forma gradual, es decir que toma varias semanas o meses con la reducción de la dosis, evitando los síntomas rebotes o recaídas, por lo que no se puede dejar de tomar de forma abrupta.

¿Las mujeres embarazadas pueden tratarse con Sertralina?

Las mujeres durante el embarazo, si presentan depresión es muy importante ser tratadas dependiendo del diagnóstico, ya que pueden ser vulnerables a padecer depresión postparto o incluso dificultad para establecer un vínculo con el bebé.

Cuando el tratamiento es farmacológico, claramente es mucho más delicado, debido a que existen tanto sus riesgos como beneficios. Es por ello que en el caso de la sertralina, es considerado como una alternativa, aunque las dosis son mucho más moderadas y su monitoreo es mayor.

Entre los efectos secundarios presentados si se consume la sertralina en el último trimestre, puede que el bebé experimente síntomas como nerviosismo, irritabilidad, dificultad respiratoria, entre otros aspectos, aunque no está comprobado que efectivamente sean un factor de riesgo durante el embarazo, ya que existe una gran gama de procesos que ocurren durante esta etapa de gestación.

IMPORTANTE

Todo tipo de tratamiento farmacológico para tratar una enfermedad mental, requiere del apoyo integral, es decir que su efectividad dependerá de la participación del terapeuta, entorno social, familiar, laboral y estilo de vida (alimentación, ejercicio, descanso, disposición a ser tratado, compromiso con el tratamiento, etc).

Puede seguir leyendo sobre:

También te puede interesar:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Paseo Bulnes 317 of 611, Santiago / Rafael Cañas 16 of J, Providencia / +56223683079