¿Qué es el doomscrolling o el gusto por las malas noticias?

qué es el doomscrolling

Dicen que de lo bueno siempre queremos más, pero ¿y de lo malo?

¿Qué queremos de lo malo? ¿Menos? ¿Más?

El doomscrolling es una forma de consumir información que resulta realmente desgastante para quien la practica.

Veamos a continuación de lo que se te trata exactamente, sus posibles causas, las consecuencias más resaltantes y cómo salirse de este círculo vicioso.

¿Qué es el doomscrolling?

Esta palabra de origen inglés tiene un equivalente de significado muy similar: doomsurfing.

En ambos casos, lo que encierra es el comportamiento de una persona que consume noticias consideradas como negativas de forma indiscriminada.

El origen de la misma se da de la unión de dos palabras, doom (fatalidad) y scrollen (desplazarse). Esto nos da una idea más clara de la manera en que se consume la información.

No se trata solamente de ver noticias en la televisión o de escucharlas en radio. El doomscrolling implica el acto voluntario de desplazarse por la pantalla de algún dispositivo viendo noticias acerca de sucesos negativos: catástrofes, muertes, predicciones económicas negativas, etc.

qué es el doomscrolling
El teléfono celular es el ejemplo fehaciente de cómo se puede acceder a tanta información con apenas unos cuantos toques. En cierto modo, este pequeño aparato es una llave de acceso a un universo de datos.

Origen del doomscrolling

Aunque estas explicaciones no tienen asidero científico comprobado es inevitable que nos remitamos a nuestra historia.

Piensa por un momento en el humano primitivo. Sí, además de no tener todo el desarrollo tecnológico del cual gozamos, estaba rodeado de peligros y amenazas. Cualquier animal o situación peligrosa lo sería menos si estuviera anticipada.

El problema para él radicaba en que tenía menos fuentes de información y todas ellas tenían menos probabilidad de acierto. Por decirlo de algún modo, eran menos cualificadas.

De ahí que buscara alternativas tales como la interpretación de hechos naturales o la adivinación.

Entrado el Renacimiento, la Ilustración y el Positivismo, también irrumpió la prensa con su enfoque en aquello que era noticia. Ese mismo humano que había interpretado señales cósmicas y cuerpos de animales, ahora tenía acceso a fuentes más fiables y podía usarlas para enterarse de los peligros que asechaban en diversos ámbitos de la vida, incluso en mundos antes desconocidos como eran los negocios.

Si en aquel momento era más complicado acceder a la información, con la Revolución Digital, esta tarea se facilito al punto tal de que ahora contamos con cantidades ingentes de noticias, proyecciones, predicciones y demás formatos en nuestra mano, para ser más exactos, en nuestro teléfono celular.

A todo esto debemos sumarle que las aplicaciones y páginas web están diseñadas para fomentar el tiempo de retención, lo que es lo mismo, el tiempo que alguien pasa dentro de ellas. Para lograrlo se valen de diversas técnicas de segmentación, gratificación y predicción algorítmica.

Si has navegado por Netflix o por Youtube, sabrás que muchas de las sugerencias que recibes se parecen bastante a lo que te gusta. ¿Casualidad? Nada de eso.

Señales de doomscrolling

Darse cuenta del momento en que se está consumiendo información negativa de forma excesiva no es sencillo porque los límites varían según la persona.

De hecho, más de uno considerará que es su deber estar informado y que, por tanto, no hay límite para la cantidad de noticias que deba conocer, sin importar cuán pertinentes le sean en realidad.

Como esta se trata de una conducta relativamente reciente, las señales no están del todo claras, pero las más evidentes son las siguientes:

-Pérdida de la noción del tiempo una vez que se está consumiendo este tipo de noticias, con lo que se pueden pasar largar horas haciendo, precisamente, scrolling.

-Sensación de agotamiento o miedo después de haber estado viendo este tipo de informaciones.

-Visión fatalista acerca del presente y el futuro, sin importar que la realidad propia no se corresponda con las noticias que se consumen.

-Efecto “visión de túnel” o sesgo de confirmación, el cual consiste en una visión de los hechos en el que todo se usa para confirmar que una forma de pensar es la correcta. Por ejemplo: si alguien piensa que una enfermedad es causada por un virus creado en un laboratorio, toda la información que consuma solo servirá para reafirmar esta hipótesis.

qué es el doomscrolling
El exceso de noticias negativas puede ser un potente detonante de cuadros de ansiedad o pánico.

Peligros del doomscrolling

Informarse puede ser útil, pero pasarse largas horas revisando noticias acerca de tragedias o proyecciones catastróficas no.

Inevitablemente, tarde o temprano, quien lo haga terminará por experimentar ansiedad y paranoia. Estas dos consecuencias, a su vez, derivan en síntomas como insomnio, cansancio, indigestión e irritabilidad.

Todo lo que pase alrededor de su vida será filtrado por la visión de las noticias que consume. Además, esta conducta le impide prestar atención a lo que piensa y siente, por lo que se puede terminar aislando de sí mismo.

Consejos para evitar el doomscrolling

Es posible para de hacer doomscrolling, pero se debe instaurar una serie de acciones para lograrlo.

Las que consideramos más importantes son:

  1. Fomentar las relaciones interpersonales lejos de las noticias fatalistas y catastróficas. Para esto se deben cultivar círculos cuyos asuntos de interés sean más bien sobre logros, entretenimiento u otros similares.
  2. Darle un sentido distinto al uso de las redes. Para esto hay que hacer una purga de canales o cuentas y seguir aquellas que proyecten información de interés, pero con temáticas distintas de las que se venían consumiendo.
  3. Disminuir la cantidad de tiempo que se pasa en redes sociales o navegando, sin importar cuál sea el tipo de información que se consuma.
  4. Establecer momentos para estar desconectado de cualquier red social. Esto nos permite enfocar nuestra atención en lo que está ahí afuera y se pierde porque desaparece de nuestro radar.

Conclusión

En una sociedad que exige estar informado es importante saber seleccionar la información que se consume. No se trata de aislarse del mundo que nos rodea, sino de tomar el timón y dirigir la energía necesaria a donde hayan datos realmente importantes.

Para esto se debe partir de una premisa básica: no todo lo que vemos en las noticias es importante y no toda noticia negativa se nos muestra sin una capa de exageración.

 

 

Comparte este artículo