fbpx

¿Nuestro estilo al escribir habla de nosotros? Conoce la psicografología

la psicografología

Los recursos gráficos como el dibujo y la pintura, son conocidos por su conexión con aspectos profundos de la mente y cómo algunos profesionales de la salud mental los utilizan en el momento de su evaluación psicológica. No obstante, la escritura también puede ser una fuente de valiosa información sobre el estado cognitivo y emocional según lo plantea una disciplina denominada grafología o psicografología.

Definición de grafología

El término grafología significa escritura y logos, esta disciplina de la psicología se dedica a la interpretación de los grafismos y los significados inconscientes de quién escribe que se aprecia en función a elementos de la expresión escrita como la dirección, forma, dimensión, presión, velocidad, inclinación y orden; Dónde los aspectos fuera de orden o accidentes gráficos revelan conflictos al tomarlos como “actos fallidos” (concepto que proviene del psicoanálisis) en la escritura. 

 

Entre estos, se consideran los temblores, borrones, tachaduras, elementos fuera de lugar o invasión de zonas, palabras o letras inconclusas o mayúsculas sobre alzadas, así como el agrandamiento de letras o el colocarlas más pequeñas. Siendo esto lo que indica ciertas inclinaciones conscientes o inconscientes, aspectos de la personalidad y dilemas emocionales.

 

Los gestos humanos que provienen de la psicomotricidad como la escritura cuentan con su propia dinámica, incluyendo movimientos voluntarios e involuntarios, y se encuentran enlazados a la actividad cerebral. Para poder ejecutar la acción de escribir el sistema nervioso central y periférico trabajan en conjunto para que los músculos trabajen en coordinación por dicha acción.

 

La Psicografología

la psicografologíaAbarca la relación entre las manifestaciones que las personas expresamos en el grafismo y sus aspectos individuales como motivación, valores, personalidad, conflictos y sus emociones actuales que más destacan.

La psicografología tiende a ser aplicada en la evaluación psicológica, la evaluación de personal en el ámbito empresarial, el desarrollo infantil psicomotriz en función a la edad cronológica y la educación. Es una dinámica complementaria que es utilizada por algunos profesionales para apoyar o ampliar determinadas interpretaciones.

Historia de la grafología

Se dice que esta disciplina tiene tanto tiempo como los primeros símbolos escritos por el ser humano. Un antecedente relevante se encuentra en el continente Asiático, en China y Japón alrededor del año 1000 a.C. donde se estudiaba la escritura al observar características de las líneas trazadas (rigidez o flexibilidad, grosor), siendo Kuo Jo-hsu quien destaca la importancia de la escritura como indicador de una mente noble o vulgar. En occidente hacia los 300 a.C. Aristóteles recalca la importancia de la escritura al afirmar que la escritura revela el “razonamiento y la concepción” refiriéndose al carácter y la personalidad.

 

Para el año 1575 el renacentista J Huarte de San Juan, nacido en España, publica su libro “Examen de ingenios para las ciencias” donde menciona la posibilidad de obtener, mediante el análisis grafológico, perfiles tipológicos y temperamentales que podrían coincidir con distintas vocaciones. Destaca importantes aspectos que se pueden determinar mediante la escritura como test de personalidad, donde incluyó: las capacidades artísticas o de letras, que no resulta fácil aparentar mediante la escritura ya que un cambio significativo requiere esfuerzo.

 

Más tarde, en París, Francia, se crea la Societé de Graphologie de París, iniciativa llevada a cabo por Abate Michón en 1871. De este modo, la grafología nace en Italia pero recibe su nombre en Francia donde comienza a contar con referencias científicas. En total se dividieron 4 escuelas clásicas de la grafología: Escuela Suiza, escuela Francesa, escuela Italiana y la escuela Española.

 

Aplicación de la grafología en psicología

Según algunos autores, la grafología puede estudiar a profundidad los procesos cognitivos que se relacionan con procesos de orden superior o abstractos, incluyendo la capacidad de síntesis, agilidad mental, lógica, intuición y creatividad. Del mismo modo, aptitudes académicas, habilidades valiosas para el entorno laboral y rasgos de personalidad que favorecen el desarrollo personal y así como los valores morales que predominan. 

 

En cuanto a los niveles de personalidad, existen indicadores acordes a sí predomina en: introversión o extroversión, racionalidad o emocionalidad, la energía interna que predomina, el nivel de autoestima, su locus de control interno y propiocepción. Estos aspectos permiten la elaboración del informe grafológico donde se puede estudiar la presencia de neurosis (depresión, ansiedad, obsesiones) o de psicosis, adicción a las drogas y tendencias suicidas.

 

Tipos de la Escuela Clásica Francesa

Tamaño

La dimensión de las letras se relaciona con el desenvolvimiento o inhibición de quien escribe. Cuando la letra es muy grande pasando los 4,5mm se asocia con sobrevaloración de sí mismo, vanidad y orgullo, mientras que por ejemplo letras muy pequeñas de menos de 2mm denotan un exceso de introversión, y posible angustia.

 

Presión

La fuerza o firmeza que se imprime al realizar los trazos en la escritura se asocia al temperamento, el estado de salud y la voluntad. Una presión normal, caracterizada por trazos no demasiado finos ni que resaltan demasiado por el dorso de la hoja denotan equilibrio, constancia y vitalidad óptimas.

Inclinación

Las letras que escribimos cuentan con cierto grado de inclinación hacia un lado u otro, este elemento puede mostrar cuando una persona es más racional o emotiva, si está dispuesto a comunicarse ampliamente con otros o si cuenta con una gran frustración y se aísla de terceros.

Cohesión

En la escritura las uniones que se aprecian entre las letras y las palabras, esto puede incluir el grado de abertura de los óvalos. Engloba aspectos como la intuición, la lógica y la actitud ante las situaciones de la vida, por ejemplo, una escritura muy ligada puede indicar rapidez de reflejos y pensamiento con tendencia a la lógica. 

Velocidad

El tiempo que se invierte en los procesos de creación se aprecia en la velocidad de la escritura, un escritor espontáneo sin limitaciones refleja estas características en su rendimiento al escribir.

Forma

Nos habla del tipo de inteligencia, el carácter y la fuerza de voluntad actual de quien escribe, se define como una imagen gráfica de aspectos destacados y genuinos.

Dirección

El estado anímico puede proyectarse en la dirección del texto, por ello mientras que una marcada ascensión del texto denota exaltación y ambición; Las direcciones descendentes pueden denotar depresión, pesimismo o cansancio.

Orden

Según el orden, la escritura puede ser clara o confusa, representan el modo de actuar de cada persona, cómo se ubican en el espacio y cuánto tiempo dedican a cada actividad que tiene lugar en sus vidas.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email