fbpx

Fobia a las alturas o agorafobia : estas son las señales de que la tienes

fobia a las alturas

Comencemos por decir que sentir miedo a las alturas está bien, es normal y es sano.

Lo opuesto haría que arriesgáramos la vida en muchas ocasiones. Nada más imagina las veces que te sentarías al borde de una azotea si no tuvieras este miedo.

Sin embargo, como todo miedo, hay un grado en el que este deja de ser sano y se transforma en un impedimento para llevar una vida normal.

A continuación, conoceremos detalles al respecto de la fobia a las alturas: causas, consecuencias y tratamientos más comunes.

Presta atención hasta el final.

¿Qué es la fobia a las alturas o agorafobia?

Toda fobia implica un miedo irracional, un miedo intenso que hace que quien la sufre experimente síntomas, para muchos, alarmantes.

En el caso de la agorafobia, se trata de miedo intenso a las alturas que se evidencia con muestras de desesperación, incluso cuando no hay una altura real.

Por ejemplo, la fobia se hace visible cuando hay atraviesa un puente alto e, incluso, cuando se trata solo de una fotografía.

Dicho esto, alguien que tenga agorafobia, entre más veces esté expuesto a las alturas, más verá afectada su vida.

fobia a las alturas
La agorafobia se puede experimentar incluso cuando se está delante de una imagen como esta. No hace falta estar necesariamente frente al estímulo directo para sentirla.

Síntomas de la agorafobia

Un síntoma notorio de la agorafobia es la ansiedad que se genera cuando se está ante una altura, pero esta es solo la forma más general de describirla.

Al respecto, hay otro síntomas más detallados que podemos clasificar de dos formas sencillas: los síntomas físicos y los síntomas picológicos.

Comencemos, pues, por los primeros.

Síntomas físicos

  • Son asociados a cambios evidentes en la corporalidad una vez que se está expuesto frente al estímulo, en este caso, las alturas.
  • Mareos o sensación de falta de equilibrio cuando se mira una altura o cuando se está desde una.
  • Evitación constante de las alturas. Esto incluye capítulos en los que la persona afectada prefiere perderse de eventos o compromisos sociales, con tal de no estar expuesto a las alturas.
  • Temblores cuando se está ante una altura
  • Sentirse enfermo o experimentar malestar como náuseas o sudoración fría, incluso con solo pensar en una altura.
  • Opresión en el pecho y aumento el ritmo cardíaco.

Síntomas psicológicos

  • Pensar en los constantes riesgos que implica estar frente a una altura considerable.
  • Experimentar ansiedad cuando se está subiendo unas escaleras o cuando se ve a través de las ventanas.
  • Vergüenza por no poder estar ante una altura como sí lo hacen otras personas.
  • Sentir miedo de quedar atrapado en una altura, aun cuando esto sea poco probable.

 

¿Cuáles son las causas de la fobia a las alturas?

Aunque este tipo de fobias no siempre tiene una causa clara, al menos lo que demuestra la experiencia, es que hay algunas experiencia que gatillan la agorafobia.

Las más comunes son las siguientes:

  1. Haber vivido una caída desde un lugar alto
  2. Estar presente en el momento en que una persona cae de un lugar alto e, incluso, haber escuchado la historia de alguien a quien le haya sucedido.
  3. Tener alguna experiencia negativa mientras se está en una altura. A veces ni siquiera se trata de una experiencia asociada a la altura en sí misma, sino al momento desagradable. Una conversación impactante o una noticia preocupante dada en una altura puede ser la causa de esta fobia.
  4. Tener un temperamento caracterizado por la ansiedad.
  5. Eventos de la infancia que estén relacionados con las alturas.

 

Criterios para el diagnóstico de la agorafobia

Si bien es cierto que algunos síntomas son tan evidentes que, en teoría, alguien que tenga nociones básicas acerca de la agorafobia, puede sugerir de lo que se trata, es importante que el diagnóstico sea hecho por un especialista.

Hacer lo contrario puede resultar contraproducente, pues el “diagnosticado” estaría dándolo autoridad a alguien que no cuenta con los estudios necesarios para hacer tal categorización, muchos menos para hacer el abordaje posterior.

Incluso, hay otras fobias o condiciones que guardan similitudes con la agorafobia, por lo que insistimos en que el diagnóstico sea especializado.

Aclarado esto, los criterios principales para diagnosticar la fobia a las aturas son

  • La persona afectada evita constantemente las alturas.
  • Le persona camina cerca de alturas, pero evidencia los síntomas anteriormente descritos. Si transita por alturas, pero sufre al hacerlo.
  • Deja de relacionarse con otras personas porque no puede estar en los sitios altos que estas frecuentan, por ejemplo, terrazas, apartamentos en pisos altos, etc.
  • Tiene estos síntomas durante un periodo mínimo de 6 meses.
fobia a las alturas
La agorafobia puede ser invalidante en contextos de esparcimiento o de actividades con seres queridos, así que también afecta el ámbito del entretenimiento y las relaciones interpersonales.

Tratamientos para la fobia a las alturas

Los tratamientos en este tipo de casos pueden ser psicoterapéuticos y farmacológicos.

Tratamientos psicoterapéuticos

Terapia Cognitivo Conductual

El trabajo del terapeuta será revelar los esquemas cognitivos bajo los cuales sucede la fobia, así como sus contraejemplos. De algún modo, la tarea será evaluar el contexto en que se da la fobia y reformular los pensamientos limitantes al respecto.

Terapia de exposición

Este es uno de los métodos más efectivos para abordar las fobias. El trabajo del terapeuta consistirá en ayudar a la persona afectada a exponerse de forma gradual al estímulo fóbico y en ambientes controlados.

El avance será gradual y en él trayecto habrá diversas técnicas de relajación de por medio.

Realidad virtual

Esta se considera como una parte de la terapia de exposición y se vale de diversos elementos tecnológicos modernos para simular alturas. El resultado es que la persona con la fobia a las alturas tendrá un ambiente seguro para exponerse a su miedo.

 

Tratamientos farmacológicos

Sedantes como las benzodiazepinas

Este tipo de medicamentos deben ser administrados solo durante periodos breves, pues pueden generar adicción. Su función principal es reducir la ansiedad.

Bloqueadores Beta

Ayudan a mantener estable el ritmo cardíaco y, por tanto, a mantener a raya los síntomas de la ansiedad que provoca el estímulo, en este caso, las alturas. También deben ser administrados por un especialista.

Conclusión

La agorafobia es una fobia que algunas personas pueden normalizar y hasta convertir en un objeto de burla.

No obstante, esta fobia a las alturas, como todas, se trata de un asunto serio que merece la atención pertinente y la empatía necesaria por parte del círculo cercano al afectado.

Si crees que tus síntomas se corresponden con los que ya describimos aquí o conoces a alguien que sepas que está pasando por una situación similar, valora ahora mismo la ayuda profesional.

 

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email