Cómo ama un asperger : descubre si en verdad se enamoran

cómo ama un asperger

Las personas con Asperger pueden enamorarse. En eso somos categóricos.

Eso sí. Hablamos de un desafío, como todos, con sus dificultades.

Es necesario decir esto, pues algunas personas confunden un síndrome que condiciona la forma en que alguien se relaciona con los demás y la incapacidad para sentir.

A continuación, conocerás todo lo relacionado con la forma en que un Asperger se enamora, ama y es en sus relaciones de pareja.

Antes, definamos lo que significa esta condición para poder comprender mejor lo relacionado al amor.

¿Qué es el síndrome de Asperger?

Hablar de Asperger es hablar de un trastorno del neurodesarrollo en el que una persona se relaciona con los demás de forma distinta a como lo hace alguien neurotípico.

Tales diferencias se aprecian mejor en la interacción sociales y en su flexibilidad para adaptarse a las nuevas situaciones e incluso a las tareas diarias.

Sus principales dificultades radican en la comprensión del lenguaje no verbal (gestos, inflexiones de voz, expresiones faciales, etc.) y en otras formas de comunicación más sutiles.

Otro aspecto en el que también tiene dificultades es en el referente a la empatía, pero no del modo en el que algunos lo muestran.

Lamentablemente, se ha generado la opinión, de forma errada, de que una persona con Asperger no es capaz de sentirla. Sin embargo, esto es falso. De lo que se trata su dificultad es de mostrarla, no de experimentarla.

¿Cuáles son las principales dificultades de un Asperger a la hora de enamorarse?

Es en la pre y adolescencia cuando aparecen los primeros signos reales de enamoramiento, sea para personas Asperger o no.

Tales sensaciones suelen llegar de sorpresa, pero para alguien con este síndrome pudieran ser aun más notorias, pues es común que a lo largo de su infancia se hayan dado cuenta de sus dificultades para integrarse a otras personas de forma afectiva.

Imagina entonces lo que es sentir, de repente, todo lo que conlleva el amor romántico.

Indudablemente, se trata de un choque difícil de gestionar y para el cual descubrirás la importancia de una buena educación al respecto.

¿Por qué decimos esto?

Por ejemplo, un Asperger interpretará las muestras de simpatía de la persona que le guste como algo equivalente a lo que él o ella sienten.

Si a Pedro le gusta María y ella se muestra amable con él, tal como lo haría con cualquier otra persona, entonces Pedro creerá que ella también se siente atraída.

Darse cuenta de lo contrario puede ser muy frustrante y afectar la autoestima más de lo que lo haría con alguien neurotípico.

¿Cómo es tener una pareja Asperger?

Una de las principales tareas que tienen ambos integrantes de la pareja es la flexibilización de posturas.

Sin importar que uno tenga alguna condición o no, esto es prácticamente un deber.

Si uno o ambos integrantes de la pareja son Asperger, la práctica de esta flexibilización se debe convertir en un deporte frecuente.

Entendamos que una relación es una dinámica en la que ambos comparten sus mundos y en este hecho las posibilidades para la confrontación son altísimas. Admitámoslo, vivir sin intentar imponerle al otro la forma en que pensamos es una tarea difícil.

La persona Asperger debe aprender a comunicar sus insatisfacciones con tacto, a conversar y  a debatir acerca de los problemas evitando llegar a la rápida frustración. En contraparte, su pareja tiene como reto aprender a escuchar de forma empática.

Las relaciones que partan de esto conseguirán mejores resoluciones a sus problemas y lo harán antes de que los conflictos escalen.

Una de las situaciones más comunes en este caso es la dificultad para asistir y sociabilizar en eventos o reuniones familiares de la persona neurotípica. Ante tal escenario, la solución es sencilla: la asistencia no debe ser obligatoria.

Hay que entender que ir a eventos como bodas, bautizos, celebraciones de Navidad o Año Nuevo puede ser un auténtico reto para la persona con Asperger y no es necesario fomentar el conflicto cuando se trata, justamente, de evitarlo.

Visto así, el respeto es el valor fundamental que funciona como pilar y sustento de la relación.

Otras dificultades en la sociabilización se dan en el trato con los amigos que cada uno tenga y la impulsividad en algunas respuestas a comentarios.

En resumen, este tipo de parejas debe (como todas), trabajar en los aspectos más básicos de la convivencia, de ser posible, asesorados por un especialista.

 

 

Comparte este artículo