¿Se puede tratar una fobia? 5 métodos de superación

Home / Blog / ¿Se puede tratar una fobia? 5 métodos de superación

fobiaTener miedo es algo normal, sin embargo estar alerta ante situaciones que aparentemente consideramos amenazantes y que para los demás no son nada molestos, puede ser un principal indicio de un trastorno de ansiedad denominado fobia, disminuyendo la capacidad de respuesta durante el momento de exposición o confrontación.

Por su parte de acuerdo a un estudio realizado por el Colegio Real de Psiquiatría, señala que al menos una de cada diez personas ha presentado un ataque por fobia en algún momento de su vida, y la mayoría de las veces no es tratado, puesto que el individuo puede desenvolverse adecuadamente en su vida personal o profesional, siempre y cuando no tenga que enfrentarse al agente o elemento que desencadena su fobia.

Pero, ¿por qué se produce este tipo de comportamiento? Al igual que el resto de los trastornos mentales o en su gran mayoría, puede generarse por tres aspectos principales:

  1. Herencia
  2. Sensibilidad emocional
  3. Experiencias del pasado

¿Qué sienten las personas al tener un ataque por fobia?

A pesar que las fobias pueden tener características similares a la ansiedad y el pánico, existe una particular diferencia, en el que la persona tiende a sentirse amenazado ante una situación la cual es poco riesgoso, ocasionándole efectos psicosomáticos, como el aumento del ritmo cardiaco, temblor, desesperación, náuseas o inhibición motora.

Existe una gran variedad de fobias que pueden afectar al individuo en cualquier momento de su vida, aunque pueden categorizarse de la siguiente manera:

  • Fobia específica: Se determinan por un animal, objeto o actividad que no representa ningún tipo de riesgo, tal como el miedo a las arañas o a las alturas.
  • Fobia social:Miedo intenso por situaciones cotidianas en las relaciones sociales, tales como hablar en público, ser observado por la gente, etc.
  • Fobia existencial: El miedo a la soledad, a la muerte, a salir de su zona de confort, son uno de los principales detonantes de este tipo de fobia.

Si bien existen sus claras diferencias por el tipo de situación que lo produce, indiferentemente existe una repulsión o desagrado incontrolable, el cual de acuerdo a su diagnóstico se determina por cuatro rasgos que lo clasifican, tales como: desproporcionalidad, no posee explicación lógica, genera que el individuo no pueda controlar su propio comportamiento, y busca evitar a toda costa el elemento que le provoca la fobia.

5 Métodos para superar las fobias

Las fobias claramente pueden tratarse y superarse, aunque es necesario que la persona que lo padezca posea una mayor consciencia y disposición a lo que deberá enfrentarse, aplicando cualquiera de estos métodos ejecutados por especialistas de la salud mental o por su propia cuenta, aunque en este último caso se recomienda la asistencia de un profesional, si la fobia es muy intensa.

1. Exposición

A pesar que representa todo lo contrario a lo que busca la persona que lo padece, es necesario que se permanezca frente a la situación temida hasta el punto en que se reduzca la ansiedad.

¡No hay que preocuparse, no significa estar encerrado con el más grande temor por 24 horas!

Este proceso es gradual, por lo que existe una jerarquía de exposición, en el que por ejemplo si se tiene fobia a los ascensores, al entrar, estará acompañado con una persona, subiendo tan solo un piso, luego de este proceso, el individuo internaliza su capacidad de superación,  posterior a ello, subirá al segundo piso esperado por el acompañante, y así progresivamente.

La última etapa si será un poco más complicado, puesto que deberá enfrentarse a sesiones más largas de exposición (máximo 3 horas), facilitando que la ansiedad disminuya considerablemente hasta que la fobia desaparezca por completo.

2. Visualización del peor escenario e investigación de sus probabilidades

Para disminuir la ansiedad por la situación que puede desencadenarle la fobia, resulta muy práctico en que el individuo busque información sobre dicho problema y que a su vez indague las probabilidades de que pueda sucederle.

Por ejemplo, si la persona le tiene fobia a viajar o conducir por tierra, normalmente piensa que tendrá un accidente mortal, sin embargo, buscar información estadística sobre las probabilidades que pueda sucederle, permitirá que tenga una mayor consciencia  sobre la situación y que en realidad no representa mayor riesgo o peligro.

3. Realizar afirmaciones positivas ante la situación considerada como riesgosa

Estar frente a un insecto que puede encontrarse literalmente en cualquier lugar, ya no es necesario que salgas corriendo o que actúes desesperadamente, puedes generar en tu mente una distracción afirmando ¿y qué? ¡Yo sí puedo! o pensando en un segundo elemento ¡Qué lindo está el día! ¡Tengo que llegar temprano al trabajo!

Créeme que la satisfacción de poder lograrlo sin sentirte alterado, te permitirá que la próxima vez que te encuentres frente a tu fobia no tengas tanta ansiedad como en principio.

4. Haz un plan para hacer frente al temor

Imagínate que se hace realidad tu más grande miedo, sin embargo no significa que vas a morir por ello, piensa cómo puedes reaccionar, y qué puedes hacer para evitar que tu vida esté en peligro, en vez de quedarte paralizado completamente.

  1. ¡No te desmayes! Aplica la técnica de tensión muscular

Para las personas que normalmente tienden a presentar disminución de su presión arterial, ocasionándoles desmayos, se recomienda sentarse en un sillón cómodo, luego empezar un proceso de tensión de los músculos, tanto en brazos, torso y piernas, hasta que se obtenga una sensación de calor en la cabeza.

Este proceso será necesario repetirlo 5 veces al día, y si la persona se encuentra inevitablemente en constante contacto con la situación que le produce ansiedad, puede repetirlo hasta 5 veces al día durante una semana.

También te puede interesar: