Encuentra un psicólogo y reserva hora
Selecciona una fecha para tu cita, tu previsión y sucursal de preferencia
Planyo online booking system

Citas Online

Citas Presenciales

Bajos Aranceles

Fonasa e Isapre

Trastorno TDAH: Comprendiendo el Déficit de Atención e Hiperactividad

tdah

¿Qué es el TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad)?

TDAH son las siglas de Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, un trastorno mental que afecta tanto a niños como a adultos. El TDAH se caracteriza por la dificultad para mantener la concentración, prestar atención y un comportamiento impulsivo. Se calcula que aproximadamente el 5-10% de la población mundial padece esta enfermedad. Se diagnostica con mayor frecuencia en la infancia. Algunas personas pueden superar el TDAH, pero muchos individuos, con conocimiento y tratamiento, pueden llevar vidas más productivas y plenas.

¿Cuáles son los síntomas del TDAH?

Los síntomas del TDAH son únicos para cada persona, pero generalmente se dividen en dos categorías: falta de atención e hiperactividad-impulsividad. Los niños y los adultos pueden presentar síntomas de ambas, pero el tipo de síntomas puede cambiar con el tiempo.

Los síntomas de la falta de atención consisten en dificultad para mantener la concentración, desviarse de la tarea, dificultad para organizarse, cometer errores por descuido, ser olvidadizo en las actividades cotidianas y dificultad para seguir las tareas o instrucciones. Los síntomas de hiperactividad-impulsividad pueden incluir inquietud o retorcimiento, dificultad para permanecer sentado, hablar en exceso o interrumpir a los demás, dificultad para esperar su turno y un mayor comportamiento impulsivo en general.

¿Cuáles son las causas del TDAH?

No se conoce la causa exacta del TDAH. Hay ciertos factores que pueden influir en su desarrollo, como la genética, los desequilibrios químicos en el cerebro, el nacimiento prematuro, el bajo peso al nacer, la exposición al plomo, al humo del tabaco, al alcohol o a la contaminación ambiental durante el embarazo o la primera infancia, y las lesiones cerebrales. También hay indicios de que los aditivos alimentarios, el azúcar y los colorantes alimentarios pueden exacerbar los síntomas del TDAH, pero todavía se está investigando si estas sustancias pueden causar directamente el trastorno.

¿Cómo se diagnostica y trata el TDAH?

Para obtener un diagnóstico de TDAH, la persona debe consultar a un profesional cualificado, como un psiquiatra o un psicólogo, que puede realizar una evaluación y proporcionar un diagnóstico. La evaluación suele consistir en entrevistas con la persona examinada, sus padres, profesores y cuidadores. Se prestará especial atención a los síntomas presentes, la gravedad de los síntomas y el tiempo que llevan presentes.

Una vez realizado el diagnóstico, el equipo asistencial de la persona elaborará un plan de tratamiento personalizado adaptado a sus necesidades. Los planes de tratamiento para el TDAH suelen incluir terapias farmacológicas, como medicamentos estimulantes o no estimulantes, terapias conductuales, apoyo educativo, y apoyos y adaptaciones para los niños en el entorno escolar.

¿Cuáles son los efectos del TDAH?

El TDAH puede plantear retos a una persona en muchos ámbitos de su vida, como el trabajo, los estudios, las relaciones y la vida cotidiana. Las personas con TDAH pueden tener problemas para concentrarse en sus trabajos y seguir el ritmo de las tareas, lo que puede contribuir a la falta de empleo y a la pérdida de productividad. En la escuela, una persona con TDAH puede tener problemas para hacer los deberes, mantener la concentración durante los exámenes y dificultades para seguir las indicaciones de sus profesores. Esto puede dar lugar a bajas calificaciones y una menor autoestima.

Las relaciones también pueden verse afectadas. Los síntomas de falta de atención y comportamiento impulsivo pueden dificultar que una persona con TDAH cumpla sus compromisos, recuerde fechas y acontecimientos importantes o controle sus emociones durante las discusiones con su pareja o amigos. También puede ser difícil para una persona con TDAH hacer nuevos amigos y mantener las amistades actuales.

¿Hay cura o prevención para el TDAH?

No hay cura para el TDAH. Sin embargo, hay cosas que pueden hacerse para ayudar a una persona con TDAH a controlar sus síntomas y vivir una vida más plena. Se está investigando el uso de medicamentos y tratamientos no farmacológicos, como el entrenamiento cognitivo, la meditación y las técnicas de relajación, que pueden ayudar a controlar mejor los síntomas del TDAH.

La mayoría de los expertos creen que no existe una forma segura de prevenir el TDAH. Sin embargo, hay medidas que pueden tomarse, como una dieta sana, ejercicio regular, buenos hábitos de sueño y técnicas de control del estrés, que pueden ayudar a reducir el riesgo. Además, también se cree que la identificación e intervención tempranas pueden ayudar a controlar los síntomas y mejorar los resultados.

Conclusión

El TDAH es un trastorno complejo que puede afectar profundamente a la vida de una persona. Comprender los síntomas y saber cómo buscar ayuda es de vital importancia para obtener los mejores resultados. Aunque el TDAH no tiene cura, con el apoyo adecuado, muchas personas que lo padecen pueden llevar una vida plena y productiva.