3.png
Encuentra un psicólogo y reserva hora
Selecciona una fecha para tu cita, tu previsión y sucursal de preferencia
Planyo online booking system

Citas Online

Citas Presenciales

Bajos Aranceles

Fonasa e Isapre

Tipos de Trastornos de Personalidad: Una Guía Completa

Los trastornos de la personalidad son un grupo de trastornos mentales que se caracterizan por patrones no saludables de pensamiento, comportamiento y funcionamiento. Estos patrones son muy diferentes de los de la población general y causan problemas importantes en el funcionamiento diario del individuo. Los trastornos de la personalidad pueden dificultar las relaciones, el trabajo, el prestigio social y el bienestar general.

Sin tratamiento, los trastornos de la personalidad pueden causar dolor mental a los afectados. Las personas con un trastorno de la personalidad pueden experimentar una sensación constante y crónica de no ser capaces de conectar con los demás. Tienen dificultades para interactuar de forma que los demás les entiendan fácilmente.

Los principales tipos de trastornos de la personalidad son: evitativo, esquizotípico, esquizoide, narcisista, histriónico, límite, antisocial, obsesivo-compulsivo y dependiente. Cada tipo tiene un conjunto diferente de síntomas y experiencias, pero también hay síntomas comunes a todos los tipos de trastornos de la personalidad.

Trastorno de la personalidad por evitación

El trastorno de la personalidad por evitación se caracteriza por una sensación constante de incomodidad y ansiedad extremas al conocer a gente nueva o al enfrentarse a situaciones sociales. Las personas con trastorno de la personalidad por evitación suelen aislarse de los demás y expresan con frecuencia miedo al rechazo físico o emocional. A menudo se confunde a estos individuos con personas tímidas, pero en realidad este trastorno es mucho más grave.

Trastorno Esquizotípico de la Personalidad

El trastorno esquizotípico de la personalidad (TEP) es un trastorno mental en el que las personas tienen dificultades para enfrentarse a la vida cotidiana. Las personas con este trastorno pueden desarrollar relaciones cada vez más extrañas y excéntricas con otras personas y tener dificultades para comunicarse eficazmente con ellas. Muchas personas con este trastorno también tienen creencias extrañas, comportamientos excéntricos y pensamiento mágico. Es un precursor de la esquizofrenia.

Trastorno Esquizoide de la Personalidad

El trastorno esquizoide de la personalidad se caracteriza por un patrón generalizado de distanciamiento de las relaciones sociales y una expresión emocional limitada. Este trastorno no se caracteriza por una incapacidad para establecer vínculos estrechos con los demás, lo que se considera propio de las personalidades evitativas. En cambio, el trastorno esquizoide de la personalidad se caracteriza por una preferencia por el aislamiento social, y quienes lo padecen pueden parecer insensibles y carentes de empatía.

Trastorno Narcisista de la Personalidad

El trastorno narcisista de la personalidad se caracteriza por un sentido extremo de la autoimportancia, incapacidad para comprender o adoptar la perspectiva de los demás, y una necesidad insaciable de admiración. Los individuos con este trastorno tienen una opinión excesivamente elevada de sí mismos. A menudo son incapaces de entablar relaciones significativas y auténticas con los demás, y tienden a despreciar los sentimientos ajenos.

Trastorno histriónico de la personalidad

El trastorno histriónico de la personalidad se caracteriza por una necesidad excesiva de atención y aprobación por parte de los demás. Los individuos con este trastorno suelen ser muy dramáticos y pueden adoptar conductas de riesgo para llamar la atención. A menudo muestran un comportamiento excesivamente sexualizado, y con frecuencia necesitan que su comportamiento o su forma de vestir sean el centro de atención.

Trastorno Límite de la Personalidad

El trastorno límite de la personalidad se caracteriza por un miedo intenso al abandono y un patrón de relaciones inestables e intensas con los demás. Las personas con este trastorno suelen tener baja autoestima y luchan por regular sus emociones. Pueden tener frecuentes cambios de humor, tener conductas impulsivas y autolesionarse.

Trastorno Antisocial de la Personalidad

El trastorno antisocial de la personalidad se caracteriza por una falta de empatía, desprecio por los derechos de los demás y un patrón de conducta manipuladora. Los individuos con este trastorno suelen sentir poca o ninguna culpa o arrepentimiento por sus actos. Con frecuencia se ven implicados en infracciones legales y éticas, adoptan conductas inmorales o delictivas, y pueden tener problemas para mantener relaciones significativas.

Trastorno Obsesivo-Compulsivo de la Personalidad

El trastorno obsesivo-compulsivo de la personalidad se caracteriza por un patrón de preocupación persistente e intensa por el orden, el control y la perfección. Las personas que padecen este trastorno suelen fijarse normas muy estrictas para sí mismas y para los demás, y se sienten fácilmente abrumadas por las exigencias de su entorno. Las personas que padecen este trastorno suelen ser vistas como excesivamente críticas y exigentes.

Trastorno de Personalidad Dependiente

El trastorno de personalidad dependiente se caracteriza por un patrón generalizado de comportamiento sumiso y dependiente. Los individuos con este trastorno suelen ser extremadamente temerosos si se les deja solos durante cualquier periodo de tiempo, y con frecuencia adoptan conductas autolesivas. Las personas que padecen este trastorno suelen tener dificultades para tomar decisiones y dependen excesivamente de los demás para obtener consejos, orientación y validación.

Tratamiento de los Trastornos de la Personalidad

La mayoría de los trastornos de la personalidad no tienen cura, pero el tratamiento puede ayudar a las personas a llevar una vida plena. Los planes de tratamiento para las personas que luchan contra los trastornos de la personalidad suelen incluir psicoterapia, medicación y servicios de apoyo. La terapia cognitivo-conductual puede ayudar a las personas a comprender y cuestionar sus pensamientos y patrones de conducta, lo que mejora el funcionamiento y la capacidad de afrontamiento. Puede utilizarse medicación para ayudar a controlar la ansiedad, la depresión y el comportamiento impulsivo. Los servicios de apoyo también pueden ayudar a educar a las personas en el establecimiento de límites, las relaciones interpersonales sanas y las habilidades generales para la vida.

En conclusión, los trastornos de la personalidad son un problema de salud mental complejo. Con la ayuda adecuada de un profesional, las personas pueden aprender a controlar sus síntomas y reducir la probabilidad de complicaciones de salud mental en el futuro. Si tú o alguien que conoces está luchando contra un trastorno de la personalidad, es importante que busques la ayuda de un profesional de la salud mental.

Comparte:

Realiza un Test:

Para leer: