Encuentra un psicólogo y reserva hora
Selecciona una fecha para tu cita, tu previsión y sucursal de preferencia
Planyo online booking system

Citas Online

Citas Presenciales

Bajos Aranceles

Fonasa e Isapre

Trastornos de la Conducta Alimentaria: Tipos y Tratamientos Efectivos

Los trastornos de la conducta alimentaria son un grupo de trastornos médicos que hacen que una persona tenga pensamientos negativos sobre su comida y su imagen corporal. Estos trastornos pueden ser muy graves e incluso poner en peligro la vida. Los tipos más comunes de trastornos alimentarios son la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa y el trastorno por atracón. Cada uno de estos trastornos tiene su propio conjunto de síntomas y efectos sobre el cuerpo y la mente. Afortunadamente, con un tratamiento médico adecuado, muchas personas pueden obtener ayuda para controlar su enfermedad y llevar una vida más sana.

Anorexia nerviosa

La anorexia nerviosa se caracteriza por un miedo intenso a engordar y una imagen corporal distorsionada. Las personas con anorexia suelen restringir su ingesta de alimentos hasta el punto de pasar hambre y también pueden hacer ejercicio excesivo en un intento de mantenerse delgadas. Privar al organismo de nutrientes y calorías esenciales puede provocar muchas complicaciones graves para la salud, como tensión arterial baja, frecuencia cardiaca lenta y anemia. Los que padecen anorexia también pueden sufrir depresión, ansiedad y falta de energía o concentración.

Bulimia nerviosa

La bulimia nerviosa es un trastorno psicológico de la alimentación caracterizado por atracones y purgas posteriores. Las personas con bulimia suelen consumir grandes cantidades de comida en poco tiempo, seguidas de sentimientos de vergüenza y culpa. Para deshacerse de las calorías no deseadas, pueden autoinducirse el vómito, utilizar laxantes o hacer ejercicio en exceso. Este ciclo de atracones y purgas puede causar graves daños al organismo, como erosión dental, desequilibrios electrolíticos y úlceras esofágicas.

Trastorno por Atracón

El trastorno por atracón se caracteriza por episodios recurrentes de ingesta excesiva de alimentos sin utilizar conductas purgativas como vómitos o laxantes. Las personas con trastorno por atracón suelen comer cuando no tienen hambre física, y pueden sentir una falta de control sobre su alimentación. Como consecuencia, muchas personas con trastorno por atracón adquieren sobrepeso u obesidad, lo que puede provocar diversos problemas de salud, como hipertensión, hipercolesterolemia y diabetes de tipo 2.

Tratamientos eficaces para los trastornos alimentarios

El tratamiento de un trastorno alimentario puede variar en función del tipo concreto de trastorno, así como de los síntomas y necesidades de la persona. En general, el enfoque terapéutico más eficaz suele consistir en una combinación de psicoterapia, asesoramiento nutricional y medicación. La psicoterapia, como la terapia cognitivo-conductual (TCC), puede ayudar a la persona a identificar sus pensamientos y comportamientos negativos y a aprender formas más sanas de afrontar el estrés y gestionar sus emociones. El asesoramiento nutricional puede ayudar a la persona a desarrollar un plan de alimentación más saludable y a aprender a reconocer las señales de hambre y saciedad, mientras que puede recetarse medicación para ayudar a controlar la ansiedad o la depresión subyacentes.

Además del tratamiento profesional, a muchas personas con trastornos alimentarios les resulta útil unirse a un grupo de apoyo, donde pueden ponerse en contacto con otras personas que están pasando por experiencias similares. Los grupos de apoyo pueden proporcionar ánimo y motivación, así como un espacio seguro para compartir sus sentimientos y aprender de los demás. Disponer de un sólido sistema de apoyo puede ser increíblemente útil para quienes se están recuperando de un trastorno alimentario.

Busca ayuda hoy

Si tú o alguien que conoces está luchando contra un trastorno alimentario, es importante que busques ayuda lo antes posible. Cuanto antes se inicie el tratamiento, mayores serán las posibilidades de una recuperación completa. Hay muchos profesionales de la salud mental y centros de tratamiento especializados en el tratamiento de los trastornos alimentarios, y es importante encontrar un proveedor que tenga experiencia en trabajar con estas afecciones. Con el plan de tratamiento y el sistema de apoyo adecuados, muchas personas son capaces de superar su trastorno alimentario y llevar una vida más sana y satisfactoria.