Encuentra un psicólogo y reserva hora
Selecciona una fecha para tu cita, tu previsión y sucursal de preferencia
Planyo online booking system

Citas Online

Citas Presenciales

Bajos Aranceles

Fonasa e Isapre

Trastorno Bipolar Tipo 1: Síntomas Causas y Estrategias de Manejo

Vivir con Trastorno Bipolar Tipo 1 puede parecer abrumador. Esta enfermedad mental, también conocida como «enfermedad maníaco-depresiva», se caracteriza por periodos de cambios de humor extremos y patrones sintomáticos relacionados. Estos cambios de humor abarcan episodios neurológicos fiables y duraderos para la persona que padece la enfermedad. Los episodios maníacos del trastorno bipolar de tipo 1 suelen ser mucho más graves que los del tipo 2, y a menudo provocan complicaciones graves, como comportamiento psicótico e ingresos hospitalarios. Esto puede ser muy difícil para las personas diagnosticadas de este trastorno, así como para sus familiares y seres queridos.

Síntomas del trastorno bipolar tipo 1

La característica más notable del trastorno bipolar es la progresión de episodios maníacos, hipomaníacos y depresivos. Una persona con trastorno bipolar de Tipo 1 puede experimentar:

  • Síntomas de los Episodios Maníacos: Entusiasmo intenso, irritabilidad o alboroto y filosofar; aumento de la energía y movimiento frecuente; rutinas de sueño irregulares, disminución de la atención, visiones grandiosas de sí mismos o de los demás y comportamiento amenazador.
  • Síntomas de los episodios depresivos: Sentirse vacío o desesperadamente infeliz, dificultad para concentrarse, ansiedad, disminución de la energía, sentimientos de inutilidad, insomnio o hipersomnia.
    • Causas y factores de riesgo del trastorno bipolar de tipo 1

      Las causas subyacentes del trastorno bipolar siguen siendo en gran medida desconocidas. Los expertos creen que el trastorno es el resultado de discrepancias en la estructura genética que conducen a estados de ánimo impredecibles. Además, los investigadores también han sugerido que los factores estresantes del entorno, como los traumas, cambian drásticamente la función biológica del cerebro, lo que conduce a la inestabilidad del estado de ánimo.

      El diagnóstico clínico del trastorno bipolar tipo 1 puede ser difícil porque los síntomas se comparten con otros trastornos psiquiátricos, como la esquizofrenia y los trastornos de ansiedad. Los profesionales suelen evaluar los síntomas en dos escalas distintas -el grado en que afectan a la vida de la persona y la frecuencia de aparición- para hacer un diagnóstico preciso.

      Además, las personas que tienen familiares con trastorno bipolar, esquizofrenia u otros trastornos mentales tienen un mayor riesgo de desarrollar trastorno bipolar de tipo 1. El sexo y la edad también influyen en el riesgo de padecer trastorno bipolar, ya que las mujeres tienen aproximadamente el doble de probabilidades que los hombres de desarrollar trastorno bipolar de tipo 1, y la afección suele aparecer por primera vez en la adolescencia o en los primeros años de la edad adulta.

      Tratamiento y control del trastorno bipolar de tipo 1

      El trastorno bipolar no tiene cura, pero existen innumerables estrategias de tratamiento que pueden ayudar a controlar los impredecibles cambios de humor. Reconocer los síntomas lo antes posible puede ayudar a desarrollar un plan de tratamiento personalizado dirigido a los componentes específicos del trastorno.

      Medicamentos

      Los medicamentos son una opción de tratamiento habitual para las personas que padecen trastorno bipolar. El uso de estabilizadores del estado de ánimo, antipsicóticos, antidepresivos y ansiolíticos puede controlar eficazmente los síntomas maníacos e hipomaníacos. Además, estos fármacos pueden reducir el riesgo de futuros episodios maníacos.

      Sin embargo, como ocurre con prácticamente todos los medicamentos de venta con receta, existe la posibilidad de experimentar efectos secundarios adversos. Las personas que padecen trastorno bipolar deben vigilar sus reacciones a la medicación y comunicar con exactitud esta información a su profesional sanitario para ajustar la dosis correcta.

      Terapia cognitivo-conductual (TCC)

      La terapia cognitivo-conductual es una técnica de psicoterapia basada en la conversación que suele utilizarse para proporcionar estrategias de afrontamiento a quienes padecen trastorno bipolar. Esta terapia ayuda al cliente a identificar patrones de pensamiento negativos y a desarrollar formas sanas de afrontar la negatividad. Además, se anima a los pacientes a fijarse objetivos y a participar en actividades activas y constructivas para ayudar a reducir la prevalencia de los síntomas.

      Educación del paciente

      Los médicos suelen aconsejar a los pacientes que se eduquen sobre el trastorno bipolar para comprender mejor la enfermedad. La educación del paciente puede fomentar la sensación de control y la comprensión de por qué pueden surgir ciertos comportamientos. Las personas que padecen trastorno bipolar pueden utilizar estos conocimientos para establecer objetivos alcanzables y para comunicar mejor sus necesidades y deseos a sus familiares y amigos.

      Conclusión

      El trastorno bipolar tipo 1 es una enfermedad mental crónica.

Comparte:

Realiza un Test:

Para leer: