3.png
Encuentra un psicólogo y reserva hora
Selecciona una fecha para tu cita, tu previsión y sucursal de preferencia
Planyo online booking system

Citas Online

Citas Presenciales

Bajos Aranceles

Fonasa e Isapre

Trastorno de Somatización: Diagnóstico y Estrategias de Manejo

El trastorno de somatización es una enfermedad crónica que afecta a la capacidad funcional de una persona. El término «somatización» se refiere a la manifestación de problemas de salud mental en forma de síntomas físicos, y es frecuente entre las mujeres. Es difícil de diagnosticar y tratar, pero con los enfoques adecuados puede gestionarse eficazmente. En este artículo hablaremos del trastorno de somatización, sus síntomas, diagnóstico y estrategias para tratarlo.

Síntomas del trastorno de somatización

El trastorno de somatización se caracteriza clínicamente por numerosas y diversas molestias físicas que no se explican por ninguna causa identificable, como una enfermedad orgánica, una lesión o los efectos secundarios de los medicamentos. Algunos de los síntomas de somatización más frecuentes son dolores de cabeza, mareos, dolor de estómago, dolor torácico y fatiga. Estas quejas suelen comunicarse a varios proveedores de atención médica y a menudo implican visitas repetidas a los proveedores de atención médica en busca de tratamiento. Además, los síntomas somáticos pueden causar un malestar significativo y afectar al funcionamiento cotidiano.

Diagnóstico del trastorno de somatización

Diagnosticar el trastorno de somatización puede ser un reto y a menudo es un proceso largo, porque sus síntomas pueden reflejar los de otras afecciones médicas. Sin embargo, hay criterios específicos que deben cumplirse para que se diagnostique un trastorno de somatización. Estos criterios incluyen la presencia de cuatro síntomas de dolor, dos síntomas no dolorosos y un síntoma gastrointestinal que estén presentes en el transcurso de dos o más años.

Además de cumplir los criterios diagnósticos, las personas con trastorno de somatización también pueden ser evaluadas por la presencia de un trastorno psiquiátrico predisponente, como depresión o ansiedad, así como por antecedentes familiares de somatización o afecciones relacionadas. Además, es importante diferenciar el trastorno de somatización de las afecciones físicas que comparten síntomas similares y descartar cualquier afección médica que pudiera estar causando los síntomas.

Manejo del trastorno de somatización

Una vez realizado un diagnóstico preciso, el siguiente paso es desarrollar un plan de tratamiento. El tratamiento del trastorno de somatización suele implicar una combinación de medicación y psicoterapia. Suelen recetarse antidepresivos y ansiolíticos para aliviar los síntomas y reducir los problemas subyacentes que contribuyen al trastorno.

La psicoterapia, como la terapia cognitivo-conductual (TCC), es un componente clave para tratar el trastorno de somatización. La TCC consiste en ayudar a las personas a identificar y cambiar los patrones de pensamiento y los comportamientos negativos que contribuyen a los síntomas. Además, puede ser útil educar a las personas sobre la somatización y animarlas a adoptar un papel proactivo en el control de sus síntomas.

Además de la medicación y la psicoterapia, las estrategias de autocuidado, como las técnicas de relajación, el ejercicio y el mantenimiento de un estilo de vida saludable, también son importantes para controlar el trastorno de somatización. Estas técnicas pueden ayudar a reducir el estrés y mejorar el bienestar general, lo que puede ser beneficioso para controlar los síntomas del trastorno de somatización.

Conclusión

El trastorno de somatización es un trastorno complejo y difícil de diagnosticar y tratar. Sus síntomas pueden ser variados y no pueden explicarse por afecciones médicas. A pesar de las dificultades, con el tratamiento y las estrategias de control adecuados, el trastorno de somatización puede controlarse eficazmente. Educar a las personas sobre el trastorno y animarlas a adoptar un papel proactivo en el control de sus síntomas, además de la medicación y la psicoterapia, pueden ser útiles para reducir los síntomas del trastorno de somatización.

Comparte:

Realiza un Test:

Para leer: