3.png
Encuentra un psicólogo y reserva hora
Selecciona una fecha para tu cita, tu previsión y sucursal de preferencia
Planyo online booking system

Citas Online

Citas Presenciales

Bajos Aranceles

Fonasa e Isapre

Trastorno Oposicionista Desafiante: Entender y Manejar el Comportamiento

El Trastorno Negativista Desafiante (TOD) es un trastorno que afecta a niños y adolescentes. Se caracteriza por patrones recurrentes y persistentes de ira, desafío y rebeldía. Las personas con TOD suelen tener un comportamiento desafiante y argumentativo hacia las figuras de autoridad. Este comportamiento afecta a su funcionamiento diario en casa, en la escuela y en situaciones sociales.

Es importante que los padres y cuidadores comprendan el trastorno para poder controlar el comportamiento de sus hijos. El TOD es un trastorno relativamente frecuente y se puede tratar con una intervención adecuada.

Factores de riesgo del trastorno negativista desafiante

Existen varios factores que se asocian a un mayor riesgo de TOD. La genética desempeña un papel en el desarrollo del trastorno, al igual que los factores ambientales. La dinámica familiar, la falta de estructura en el hogar y los estilos de crianza incoherentes pueden aumentar la probabilidad de que un niño desarrolle TOD. Además, los niños que han sufrido traumas y adversidades pueden tener un mayor riesgo de padecer el trastorno.

Signos y síntomas del TOD

El diagnóstico del TOD se basa en comportamientos observables. Los síntomas del trastorno suelen comenzar en los años preescolares y pueden acentuarse con el tiempo. Los síntomas primarios del TOD incluyen arrebatos frecuentes y graves de ira, incapacidad para comprometerse o negociar, y una actitud negativa general hacia la autoridad. Los niños con TOD también pueden tener dificultades para seguir las normas y resistirse a cumplir lo que les piden las figuras de autoridad.

Otros síntomas del TOD son desafiar o ignorar las normas intencionadamente, culpar a los demás de sus errores, enfadarse con facilidad e irritarse con facilidad. Algunos niños con TOD también pueden tener comportamientos provocadores e irritantes, como discutir y contestar a los adultos. Además, pueden tener conductas de riesgo con sus compañeros y una actitud desafiante y argumentativa.

Diagnóstico del TOD

El diagnóstico del TOD lo hace un profesional de la salud mental basándose en diversas herramientas de evaluación. Estas herramientas pueden incluir entrevistas con los padres y cuidadores, observaciones del comportamiento del niño y una revisión de la información proporcionada por la escuela del niño. Es importante que el profesional de salud mental disponga de información de todos los ámbitos para llegar a un diagnóstico preciso.

Tratamiento del Trastorno Negativista Desafiante

El tratamiento del TOD suele consistir en una combinación de psicoterapia, técnicas de control de la conducta y apoyo a los padres. La psicoterapia está diseñada para ayudar al niño a aprender a controlar su ira y su frustración. Los padres también pueden beneficiarse del asesoramiento para aprender a controlar el comportamiento difícil del niño, así como estrategias para establecer límites y hacer frente a los arrebatos.

Las técnicas de control del comportamiento, como el uso de refuerzos y consecuencias, también son estrategias eficaces para controlar el TOD. Estas técnicas pueden ayudar al niño a aprender comportamientos adecuados y a trabajar para conseguir objetivos de mejora. Además, los padres y cuidadores pueden beneficiarse de aprender estrategias para comunicarse eficazmente con su hijo y establecer límites adecuados.

Prevenir las recaídas del TOD

Prevenir las recaídas del TOD requiere una comunicación sólida entre los miembros de la familia y un enfoque coherente de la crianza. Es importante que los padres sepan identificar las primeras señales de alarma de una recaída y tomen medidas para intervenir. Factores como el estrés, la falta de estructura y una supervisión incoherente pueden aumentar el riesgo de recaída, por lo que es importante que los padres y cuidadores estén atentos para minimizar estos factores de riesgo.

Conclusión

El Trastorno Negativista Desafiante es una enfermedad difícil que puede afectar a toda la familia. Es importante que los padres y cuidadores busquen apoyo y orientación para controlar eficazmente el comportamiento de su hijo. Con las intervenciones y el apoyo adecuados, los niños con TOD pueden aprender a controlar su ira y su frustración y mejorar su funcionamiento general. Con tiempo y paciencia, es posible que los niños con TOD desarrollen estrategias de afrontamiento sanas y tengan relaciones satisfactorias.

Comparte:

Realiza un Test:

Para leer: