3.png
Encuentra un psicólogo y reserva hora
Selecciona una fecha para tu cita, tu previsión y sucursal de preferencia
Planyo online booking system

Citas Online

Citas Presenciales

Bajos Aranceles

Fonasa e Isapre

Trastorno Explosivo Intermitente: Causas Síntomas y Tratamiento

El trastorno explosivo intermitente, o TIE, es un trastorno psiquiátrico caracterizado por arrebatos violentos y comportamientos agresivos repetidos. Estos arrebatos pueden ser tan graves que pueden provocar lesiones físicas a otras personas o a uno mismo. El trastorno se caracteriza por una incapacidad para controlar el temperamento durante estos arrebatos y un intenso sentimiento de ira.

El TIE puede ser un trastorno increíblemente angustioso tanto para la persona que lo padece como para sus seres queridos. En muchos casos, los síntomas pueden afectar a la capacidad del individuo para llevar una vida normal y sana, y también pueden provocar problemas en el trabajo, los estudios y las relaciones personales. Afortunadamente, existen tratamientos que han demostrado ser eficaces para ayudar a las personas con TIE a manejar y controlar su comportamiento.

Causas del Trastorno Explosivo Intermitente

No se conoce la causa exacta del TIE y es probable que se deba a una combinación de factores genéticos, neuroquímicos y ambientales. Algunos estudios han sugerido que determinadas regiones cerebrales pueden estar implicadas en la regulación de las emociones y contribuir al desarrollo del TIE. También hay algunas pruebas que sugieren que la genética puede desempeñar un papel en el desarrollo del trastorno.

Además de estos factores, también se cree que los factores estresantes de la vida y las experiencias traumáticas pueden aumentar el riesgo de que una persona desarrolle un TIE. Por ejemplo, los antecedentes de maltrato físico o emocional, la exposición a la violencia u otros tipos de trauma pueden contribuir a los síntomas asociados al TIE.

Síntomas del Trastorno Explosivo Intermitente

El principal síntoma del TIE son los arrebatos repetidos de agresividad y comportamiento violento desproporcionados a la situación. Estos arrebatos pueden incluir agresividad verbal, como gritar y discutir, y agresividad física, como pegar, abofetear o amenazar a otros. El individuo también puede experimentar un aumento de la frecuencia cardiaca, sudoración y una intensa sensación de ira o rabia durante estos arrebatos.

Además de los arrebatos de ira, los síntomas del IED también pueden incluir irritabilidad y cambios de humor. El individuo puede tener cambios de humor frecuentes e intensos, sentirse frustrado con facilidad o enfadarse por cosas sin importancia. Estos síntomas pueden dificultar que el individuo mantenga relaciones y tenga éxito en el trabajo, la escuela u otras áreas de su vida.

Tratamiento del Trastorno Explosivo Intermitente

El tratamiento del TIE suele implicar una combinación de medicación, terapia y cambios en el estilo de vida. Los medicamentos utilizados para tratar el TIE incluyen antidepresivos, antipsicóticos y estabilizadores del estado de ánimo, que pueden contribuir a reducir los síntomas y ayudar al individuo a controlar mejor su ira.

La terapia también puede ser muy beneficiosa para las personas con IED, sobre todo la terapia cognitivo-conductual (TCC). La TCC puede ayudar al individuo a comprender mejor los desencadenantes de su ira, así como las técnicas que le ayudarán a controlar mejor sus emociones y su comportamiento. La terapia familiar y de grupo también puede ser útil, ya que puede ayudar al individuo a mejorar sus relaciones y a expresar mejor sus emociones.

Además de la medicación y la terapia, hay una serie de cambios en el estilo de vida que pueden ayudar a las personas con IED a controlar mejor sus síntomas. Estos cambios pueden incluir practicar técnicas de relajación, como la respiración profunda y la meditación, hacer ejercicio regularmente, seguir una dieta sana y evitar las drogas y el alcohol.

Conclusión

El trastorno explosivo intermitente es un trastorno psiquiátrico caracterizado por estallidos repetidos de comportamiento agresivo y violento. Se desconoce la causa exacta del TIE y es probable que se deba a una combinación de factores genéticos, neuroquímicos y ambientales. Los tratamientos del TIE suelen consistir en una combinación de medicación, terapia y cambios en el estilo de vida, que han demostrado ser eficaces para ayudar a las personas a controlar mejor sus síntomas.

Comparte:

Realiza un Test:

Para leer: