Encuentra un psicólogo y reserva hora
Selecciona una fecha para tu cita, tu previsión y sucursal de preferencia
Planyo online booking system

Citas Online

Citas Presenciales

Bajos Aranceles

Fonasa e Isapre

Trastorno Esquizoide: Qué es y Cómo Manejarlo

trastorno esquizoide

¿Conoces a alguien retraído, distante y que parece indiferente al mundo que le rodea? Puede ser un signo de Trastorno Esquizoide de la Personalidad. El Trastorno Esquizoide de la Personalidad es una enfermedad mental crónica que dificulta que las personas establezcan relaciones significativas y experimenten emociones. Es uno de los trastornos mentales más incomprendidos y pasados por alto, y afecta al 0,5-4% de la población general.

¿Qué es el Trastorno Esquizoide de la Personalidad?

El Trastorno Esquizoide de la Personalidad (TPS) se caracteriza por patrones crónicos de evitación, retraimiento social y desapego emocional. Los individuos que padecen este trastorno suelen tener una falta de interés por las relaciones, prefieren estar solos y no disfrutan estando rodeados de otras personas. Esto no significa, sin embargo, que no aprecien las conexiones humanas: normalmente les resulta difícil formar conexiones significativas y pueden sentirse aislados. Las personas afectadas también suelen tener falta de interés por explorar cosas nuevas y dificultad para sentir emociones de verdad. Pueden estar preocupados por sus pensamientos internos y parecer desinteresados por lo que ocurre a su alrededor.

Es importante señalar que el Trastorno Esquizoide de la Personalidad no es lo mismo que la esquizofrenia. La esquizofrenia es una enfermedad mental grave que afecta a la capacidad de la persona para pensar con claridad, gestionar las emociones y funcionar en su vida cotidiana, mientras que el Trastorno Esquizoide de la Personalidad es un trastorno de la personalidad caracterizado por un desapego de las conexiones sociales y un embotamiento emocional.

Síntomas del Trastorno Esquizoide de la Personalidad

Los síntomas del Trastorno Esquizoide de la Personalidad pueden variar mucho de una persona a otra. Algunos síntomas comunes son:

  • Ser indiferente o desinteresado en las relaciones
  • Preferir estar solo a estar con otros
  • Falta de capacidad para experimentar placer
  • Falta de expresión o emociones
  • Preocupación por pensamientos internos
  • Falta de de energía y motivación personales
  • Dificultad para confiar en los demás y entablar relaciones estrechas
  • Dificultad para experimentar o expresar la ira

El Trastorno Esquizoide de la Personalidad puede dificultar el funcionamiento de las personas en entornos sociales y laborales. Además, las personas afectadas también pueden experimentar dificultades con el autocuidado, la automotivación y el rendimiento escolar o laboral.

Causas del Trastorno Esquizoide de la Personalidad

Aún se desconoce la causa exacta del Trastorno Esquizoide de la Personalidad, pero los expertos creen que puede ser una combinación de factores genéticos, ambientales y neurológicos. Es más frecuente en personas con antecedentes familiares de trastornos de la personalidad y puede haber un componente genético en el trastorno. Además, los traumas en la infancia y crecer con padres excesivamente críticos o poco atentos pueden aumentar el riesgo de desarrollar el trastorno. Algunos estudios también han sugerido que puede haber diferencias neurológicas en los individuos con Trastorno Esquizoide de la Personalidad que pueden afectar a la forma en que procesan y experimentan las emociones.

Tratamiento del Trastorno Esquizoide de la Personalidad

La ayuda a los individuos con Trastorno Esquizoide de la Personalidad suele implicar alguna forma de terapia de conversación o psicoterapia. La terapia cognitivo-conductual (TCC) y la terapia psicoanalítica pueden ayudar a las personas afectadas a aprender habilidades para mejorar sus relaciones, manejar sus emociones, minimizar sus miedos sociales y replantear sus pensamientos. El psiquiatra también puede prescribir medicación, que puede ser útil para reducir los síntomas de ansiedad y depresión. Es importante señalar que, dado que el Trastorno Esquizoide de la Personalidad es un trastorno de la personalidad, no es algo que pueda curarse completamente. En su lugar, el tratamiento tiene como objetivo ayudar a las personas afectadas a afrontar sus síntomas y mejorar su calidad de vida.

Conclusión

El Trastorno Esquizoide de la Personalidad es un trastorno mental crónico que afecta a la capacidad del individuo para establecer vínculos significativos con los demás y experimentar emociones. A las personas afectadas puede resultarles difícil afrontar la vida cotidiana y a menudo se sienten aisladas y desconectadas de los demás. Es importante buscar ayuda si tú o alguien que conoces experimentáis síntomas de Trastorno Esquizoide de la Personalidad. La psicoterapia y la medicación pueden ayudar a las personas afectadas a afrontar sus síntomas y mejorar su calidad de vida.