fbpx

7 tipos de soledad más comunes en terapia

tipos de soledad

Aún cuando lo primero en lo que piensen muchos cuando hablamos de soledad es en tristeza, esta palabra tiene distintas connotaciones según el caso personal y la cultura.

Por eso, es pertinente profundizar en los principales para tener una idea más amplia al respecto.

Estos tipos de soledad son los que más notamos en terapia y puede haber quien opine que hay más o menos tipos.

Aún así, cuando termines de leer este artículo tendrás una idea clara de si has estado atravesando por episodios de soledad y qué tan positivos o negativos han sido en tu vida.

 

¿Qué es la soledad según el diccionario?

El diccionario de la Real Academia Española de la Lengua define a la soledad de la siguiente forma:

  1. Carencia voluntaria o involuntaria de compañía
  2. Lugar desierto o tierra no habitada.
  3. Pesar y melancolía que se sienten por la ausencia, muerte o pérdida de alguien o de algo.

Lo primero que notamos en la definición número uno es que también hay un carácter de voluntariedad.

Sí bien es cierto que muchas personas están solas por diversas circunstancias que le son ajenas, hay otras que, en cambio, la eligen motu proprio.

Esto es importante porque desmitifica el hecho de que la soledad tenga que ser únicamente un estado temporal o forma de vida triste.

En el estar solos también hay ventajas. Y no solo eso, sino que también hay beneficios.

La cultura de la felicidad nos ha vendido la idea de que se debe tener siempre alguien alrededor para estar alegre, ser feliz o ser exitoso.

En caso de que esto no suceda así, entonces la persona “debe” revisarse exhaustivamente para que descubra por qué es que no tiene una gran cantidad de amigos o al menos una persona con quien compartir la vida, en este caso pareja.

Entonces aparece la culpa y otros sentimientos que hacen dudar a muchos acerca de sí estar en soledad es sano o no.

7 tipos de soledad

Soledad por cambio de entorno

Si cambias de empleo, ciudad o país, si cambias de universidad o de cualquier otra situación a la que hayas pertenecido durante un buen tiempo, es normal que experimentes soledad.

Si para ti es importante adequate pronto al nuevo entorno y tienes dificultades para lograrlo, entonces puedes diseñar un plan para realizar actividades en las que conozcas personas con gustos afines a los tuyos.

Si te gusta bailar, inscríbete en clases de baile. Si te gusta leer, indaga acerca de clubes de lectura o de cualquier otra actividad que se relacione con tus aficiones.

 

Soledad por falta de pareja

A muchas personas les afecta profundamente la idea de no tener pareja. Esto hace que a veces tener relaciones tóxicas en las que realmente no disfrutan, sino que le sirven para estar medianamente acompañadas.

Esto es tener pareja, pero muy parecido no tenerla en realidad.

También están las personas que abiertamente no tienen pareja.

En este caso específico es importante reflexionar si se trata de una decisión tomada de forma madura o si se trata de una forma de evadir la vida en pareja a causa de malas experiencias anteriores.

Soledad por falta de amigos

Algo en lo que muchos coinciden es que no se trata de tener una gran cantidad de amigos, sino que los que tengan lo sean verdaderamente.

De hecho, hay quienes consideran que es imposible tener muchos amigos pues la amistad es un nexo que se cultiva con base en las experiencias y este tipo de experiencias difícilmente se logren con muchas personas.

En tal sentido, te sugerimos revisar cuál es tu forma de concebir la amistad. Si para ti es más importante el número los hechos significativos.

Si el caso es que no tienes ni un solo amigo o amiga, tal vez debas reflexionar acerca de la forma en la que te relacionas con los demás o pedir ayuda profesional para qué descubras formas de interactuar que te impiden lograr tu objetivo.

 

Soledad por ser diferente

Este tipo de soledad está íntimamente relacionado con el anterior.

Es pertinente tener precaución al definir cuáles son las diferencias que te distinguen de los demás y cómo esto puede derivar en soledad o no.

Lo primero es que debemos recordar que todos somos diferentes, pero en ocasiones hay diferencias que parecen insalvables y que nos alejan de las otras personas.

En un contexto en el que la mayoría de personas profese una religión o practique un estilo de vida específico, por ejemplo, el veganismo, esas diferencias que te distinguen de ellos, aunque no tenga por qué ser así, pueden ser caldo de cultivo para la soledad.

 

Soledad por ausencia de sí mismo

Por paradójico que parezca, el ruido externo, las personas con las que nos rodeamos, la cantidad de tiempo que le dedicamos al trabajo o alguna actividad, hace posible lo que en teoría es imposible: estar ausente de sí mismo.

Al respecto, es fundamental entender que esta ausencia tarde o temprano nos pasa factura.

Y con “factura” nos referimos a asuntos tan serios como la autorrealización en ámbitos distintos al trabajo, el cuidado de la salud o la supresión de los espacios para la vida en pareja.

 

Soledad por falta de animales

Aunque para muchos es complejo de entender este tipo de soledad, hay personas que desarrollan un nexo especial con los animales.

De este modo, cuando no tienen uno de sus vidas, sienten como si algo le faltara.

Los animales son seres ideales en casos de personas que están solas y que buscan una compañía desinteresada.

Por supuesto, su presencia no debe suplir la presencia humana, pues estamos hablando de interacciones distintas que valen la pena vivirse cada una en su dimensión.

 

Soledad madura

En lugar de referirnos a soledad autoimpuesta, preferimos este término porque implica la decisión sana de estar solo, sí no de forma absoluta, al menos la mayor parte del tiempo o en espacios específicos.

Este tipo de soledad genera bienestar y es el resultado de antes haber comprendido que estar con alguien más no tiene por qué ser una absoluta necesidad, sino una decisión.

Los humanos somos seres gregarios, lo cual significa que para nosotros es muy importante interactuar con otros.

Negar esto tiene peligrosas consecuencias porque mplica someter al aislamiento a otro de forma antinatural.

Sin embargo, también consideramos importante que promuevas espacios en los que explores momentos de soledad.

Esto no solamente tu independencia, sino que te permite escuchar tus propias necesidades y actuar con mayor libertad.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email