Terapia narrativa: ¿eres el protagonista de tu historia?

psicoterapia narrativa

Es común encontrarnos en momentos de nuestras vidas en los que dejamos que una situación problema sea el centro de atención de todos nuestros pasos, o al menos, le otorgamos un lugar significativo que influye en la apreciación que tenemos de nosotros mismos deteriorando notablemente nuestro autoconcepto. Ocasionalmente podemos olvidar que nuestras acciones son las que marcan la diferencia y que no solo somos un autómata dirigido por los misteriosos fines del destino.

En función a este planteamiento surge un tipo de psicoterapia que nos lleva a preguntarnos de qué manera estamos interpretando nuestra historia y qué lugar nos otorgamos en ella, conoce los fundamentos básicos de la terapia narrativa y considera sus beneficios.

¿Cómo funciona la psicoterapia narrativa?

psicoterapia narrativaEsta forma de psicoterapia utiliza la narrativa, entendida como el género literario mediante el cual se describen historias o acontecimientos de tipo real o ficticio. Aunque pueda ser confuso en primera instancia que un proceso de terapia psicológica puede incluir personajes de fantasía resulta un enfoque preciso y de efectividad comprobada para muchos ámbitos de aplicación y casos clínicos.

Origen de la psicoterapia narrativa

Fue desarrollada por los trabajadores sociales Michel White y David Epson durante la década de 1970 y 1980, por lo cual es un enfoque de terapia relativamente nuevo. Estos precursores rescataron la importancia de los medios narrativos y los orientaron a objetivos terapéuticos, las cartas y certificados se orientaron a externalizar los conflictos, permitiéndole crear una identidad separada al problema que les permitiera afrontar e interpretar su propio sentir.

De este modo, el paciente podía encontrar un espacio para formar su identidad, estando separada del problema; a su vez, este enfoque se posiciona de forma respetuosa y sin culpabilizar a la persona, quién es realmente un experto sobre su propia vida. 

Fundamento de la narrativa

La perspectiva sobre el consultante o persona que solicita la ayuda tiene un cambio significativo, en realidad, no le denominan paciente sino “coautor” del proceso de terapia, un concepto que White elaboró en el año 2004 para explicar los principios de dicho proceso. De esta manera, la co-creación busca enriquecer la historia personal con detalles más allá del problema actual, ya que este tiende a saturar su identidad propia siendo necesario encontrar una alternativa.

Características

Aunque suene cliché, ser el protagonista de tu propia historia contiene gran importancia a nivel emocional y psíquico para cualquier persona. Tener un rol activo en tu propia historia, donde puedes ser el héroe de la historia y no solo una víctima de los acontecimientos, es completamente distinto a no tener poder alguno sobre el curso de los hechos. Para este fin la narrativa se identifica por algunas características esenciales.

El terapeuta es un coautor

El terapeuta no es un experto que se sustenta en su superioridad respecto a la persona que acude a él, en la terapia narrativa se aprecia como un coautor que puede acompañar, comprender la situación y desmontar los prejuicios que observa presentes en la historia y facilita la elaboración de una descripción propia del conflicto.

Autonarración

La manera en que el individuo presenta la relación entre los acontecimientos que considera relevantes a medida que transcurren en el tiempo. De esa forma, el discurso (de forma sustancial) es fundamental para el proceso terapéutico, ya que permite la realización de un análisis reflexivo que extraiga los condicionantes que se aferran al problema y no a la persona. El psicoterapeuta no impone sus criterios a la vida del consultante, sino que le permite construir su propia historia y librarla de las limitaciones autoimpuestas.

El pensamiento narrativo

Debido a que la narración consiste en integrar los elementos a un marco temporal para poder otorgarles sentido, requiere ir desde la introducción de los hechos hacia la resolución del problema. Los elementos que definen la narración son: localización concreta, lapso temporal en el que ocurren los hechos, los actores, el problema, las acciones y el objetivo al que se orientan. En la consideración de estos aspectos podemos crear un margen para abordar la situación y tener presente la manera en que abordamos la realidad con estos elementos.

Diferencia el problema de la persona 

En este orden de ideas, el enfoque aclara “el problema es el problema y la persona es la persona”, es por ello que el coautor/terapeuta se enfoca en destacar las capacidades, habilidades y competencias que permitirán modificar aquella relación que mantiene con las situaciones problemáticas siendo posible finalmente separarlas de quién es y reforzar la confianza en sí mismo. Para ello, la externalización del problema se considera la técnica más reconocida de la terapia narrativa.

Objetivo de la terapia narrativa 

En función de sus características y fundamentos principales el proceso se dirige a la finalidad de encontrar una posición de cambio en la historia personal. La terapia narrativa toma en cuenta que vivimos varias historias a la vez y aunque contamos con una historia dominante no es posible apreciar la vida desde un único punto de vista, lo que nos permite la comprensión de que atravesamos múltiples historias es que es posible pasar de la historia dominante (donde el destaca el problema) a la creación de una historia alternativa.

Así pues, en esto se basa la co-creación, donde se introducen los aspectos y personajes que habían sido excluidos, explorando qué es lo que mantiene al problema en una posición de historia dominante. Además, en el proceso es posible forjar conciencia de que no estamos atrapados en el conflicto y existen otros elementos en el entorno que forman parte de lo que somos.

El camino a nuestra historia alternativa

Para alcanzar el objetivo del enfoque, deconstruir mediante preguntas reflexivas es una de las principales maneras de lograr narrar y posteriormente re-narrar la historia dominante, en este proceso se consiguen algunos logros aislados y a su vez, se crea el camino para llegar a la historia alternativa. Asimismo, las principales técnicas que han sido mencionadas como la construcción narrativa, la externalización y la deconstrucción son parte de las interacciones orientadas por el psicoterapeuta narrativo que se complementan con la realización de los diarios, cartas, los escritos autobiográficos y el contar historias.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp