fbpx

Síndrome de Charles Bonnet: síntomas y tratamiento

Síndrome de Charles Bonnet

Entre las perturbaciones de la percepción es posible encontrar afecciones no muy conocidas y que tienden a ser catalogadas con estigma en el entorno social ante el desconocimiento de su existencia. Cuando se trata de enfermedades que alteran los sentidos y se experimentan sensaciones que no coinciden con la realidad se puede llegar a un deterioro de la salud mental por aislamiento; Conocer y tratar a tiempo estas enfermedades puede facilitar su recuperación mediante el tratamiento necesario.

¿De qué se trata el Síndrome de Charles Bonnet?

Síndrome de Charles BonnetEs un cuadro clínico que consta de la aparición repentina de alucinaciones visuales elaboradas y vívidas que persisten durante un período de tiempo. Se presenta en individuos con sus facultades cognitivas conservadas (ausencia de deterioro cognitivo) y que presentan un déficit visual significativo como por ejemplo ceguera parcial, cataratas o glaucoma.

Estas alucinaciones se identifican como no reales por quien las padece, no resultan incapacitantes a nivel funcional pero pueden afectar la calidad de vida de estos pacientes al generar gran molestia su duración y frecuencia.

 

El paciente puede necesitar de varios episodios para lograr sentirse seguro de que su percepción está alterada y de que en realidad lo que está viendo no se encuentra ahí, esto depende mucho de sus interacciones y estilo de vida. En caso de que no cuente con personas de confianza con las que contraste la realidad.  

 

Prevalencia del síndrome

Estudios han comprobado que la prevalencia del síndrome puede llegar a ser del 15% en contraposición a otros estudios que reflejan menor prevalencia por el miedo que tienen los pacientes de ser catalogados con una enfermedad psiquiátrica. 

 

Sin embargo, las alucinaciones pueden ser en colores vivos o blanco y negro, se las ha detectado como simples, complejas o estructuradas y pueden observarse estáticas o en movimiento de forma episódica o crónica donde un episodio puede durar en promedio 10 minutos. 

Síntomas del síndrome de Charles Bonnet

Como se ha mencionado, la principal característica del síndrome son sus alucinaciones visuales en ausencia de otras condiciones o patologías neurológicas, psiquiátricas u otros trastornos mentales con presencia de alteraciones perceptivas. Lo que objetivamente observa la persona que lo padece tiende a calzar en alguna de las siguientes visiones:

  • Criaturas mitológicas o fantasiosas, con sus colores característicos que se asocian a los cuentos de hadas. 
  • Animales o insectos que existen en el mundo real y que pueden identificar dentro de su categoría sin dificultad.
  • Paisajes amplios o a pequeña escala como cascadas, riscos o montañas. 
  • Personas con trajes pintorescos, disfraces de antaño o vestimenta exuberante.
  • Líneas, puntos o figuras geométricas, aisladas o en patrones que obedecen una secuencia y se presentan con colores o en planco y negro.

 

Además, las alucinaciones pueden durar segundos, minutos o incluso horas, llegando a ser un estímulo desgastante para la persona quien aparte a estas manifestaciones no presenta alteraciones cognitivas secundarias. Asimismo, el padecer dificultades visuales debe de estar presente de manera indispensable para el diagnóstico.

Causa de la afección

Se reconoce que las percepciones visuales equivocadas, en el Síndrome de Charles Bonnet, provienen de la afección visual previa. No obstante, es importante reconocer el mecanismo que lo hace posible y que tiene lugar en nuestro Sistema Nervioso Central con el funcionamiento de las estructuras que guardan relación con el funcionamiento del nervio óptico en el encéfalo. 

 

La teoría de la desaferentación, explica que la pérdida de actividad en nervios aferentes a la corteza occipital es responsable de que aparezca una compensación a la ausencia o escasez de estímulos y se generen cambios bioquímicos que generan a las células del área una hiperexcitación ante cualquier estímulo visual recibido. 

Tratamiento 

El tratamiento para esta afección se relaciona tanto con los síntomas como a la ansiedad que los acompañan, para el profesional, explicar la patología como una alteración relacionada a la deficiencia visual puede ser un alivio para el paciente que se ve afectado por las alucinaciones y no conoce sus implicaciones y su incidencia. 

 

El tratamiento para el síndrome depende del tratamiento a la patología visual y comienza con el profesional dedicado a esta área. Se aborda un trabajo multidisciplinar que incluye el trabajo simultáneo de la neurología y psicología o psicoterapia, en algunos casos se implementa tratamiento farmacológico para la disminución de los síntomas.

 

Recomendaciones complementarias

El entorno y los aspectos psicosociales son de gran importancia para apreciar un buen pronóstico ante la recuperación de las personas con síndrome de Charles Bonnet, considerar los siguientes aspectos en su recuperación puede marcar notablemente la diferencia.

Compartir su experiencia

Hablar de los síntomas que padece y la manera en que experimenta la enfermedad con un amigo, familiar o médico de confianza disminuye la sensación de encontrarse aislado por padecer un malestar poco conocido. La psicoterapia, favorece la aceptación y el aprendizaje de ciertas estrategias para desenvolverse con menos dificultad.

 

Existen grupos de apoyo para personas con este síndrome donde se comparten herramientas y recomendaciones útiles desde la experiencia. Las personas cercanas a estos pacientes tienen un lugar fundamental donde recordarles que la causa de su patología es la disfunción o pérdida de la vista.

 

Ejercicios para los ojos

Algunos pacientes descubren que cierta actividad o movimiento puede detener las alucinaciones, por ejemplo: Mirar fijo a lo que se percibe, mover los ojos de lado a lado o arriba y abajo, cerrar y abrir los ojos o retirar la vista de la alucinación apenas aparece. 

Movilizarse del entorno

En caso de que las alucinaciones se relacionen el nivel de luz en el entorno se puede probar con cambios en la iluminación del ambiente, cambiar el entorno o evitar los espacios donde hay silencio prolongado.

Ejercicios de relajación

El cansancio, el estrés y la ansiedad pueden incrementar las alucinaciones en este síndrome, la actividad física, la meditación y los ejercicios de relajación ayudan a liberar energías y dormir mejor durante la noche. Un mejor balance en las necesidades psicobiológicas puede ser favorecedor para que cada paciente pueda aprender a manejar sus alucinaciones en frecuencia y duración hasta que posiblemente desaparezcan. 

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email