fbpx

¿Qué es la alotrofagia? El síndrome de pica 

síndrome de pica

Es un hecho que ingerir sustancias que no son alimentos no es un comportamiento normal o beneficioso en la mayoría de los casos, a pesar de que se escuche hablar de términos diferentes en tanto la persona ingiera la tierra (geofagia), madera, (lignofagia), huesos (osteofagia), pelos (tricofagia) y piedras (litofagia); resulta que existe un término más amplio que incluye todas estas tendencias a la “pica” y se denomina alotrofagia. Conocer sus implicaciones y qué se recomienda para el tratamiento de esta patología alimentaria en los niños, puede ser un peldaño fundamental para colaborar a su prevención desde los primeros años de vida.

Definición del síndrome de pica y sus causas 

Se trata de una patología de la ingestión y de la conducta alimentaria que se caracteriza por la ingesta de sustancias no nutritivas como tierra, carbón, cabello o tiza. Este trastorno tiende a contar con su inicio en la infancia y se considera anómalo pasados los 2 años de edad. Esta conducta se presenta durante al menos un mes y no es parte del entorno cultural donde se encuentra la persona. 

síndrome de picaEsta alteración se presenta típicamente en algunos discapacitados intelectuales, mujeres embarazadas, niños con trastorno del espectro autista o problemas de conducta, etc. En este sentido, se debe destacar que en los primeros 6 años de vida uno de cada tres niños presenta este tipo de comportamientos en menor o mayor medida y aunque es común pensar que la mayoría de estos menores tienden a ingerir tierra no existen indicadores para la incidencia sobre este fenómeno específico conocido como geofagia (consumir tierra).

 

Causas o etiología

 

Aunque la alotrofagia o síndrome de pica es un criterio de algunos trastornos, actualmente no cuenta con una teoría oficial que explique su origen, ha sido asociada al estrés, trastornos de ansiedad, deficiencias nutricionales y psicosis como la esquizofrenia. Se presenta en los grupos poblacionales de manera incondicional y se ha intentado explicar mediante enfoques como el psicoanalítico en relación a las fijaciones orales. 

 

Investigaciones relacionadas

Antropólogos de Northwestern consideran, tras sus investigaciones acerca de la pica, es que se debe a una acción de origen biológico, la hipótesis describe que el cuerpo humano anhela lo que necesita en calidad de nutriente, encontrando una baja medida de algún mineral o vitamina en sustancias no alimenticias que lo contienen. El estudio encontró cierto vínculo entre deficiencia de hierro y la pica aunque no han sido resultados determinantes a pesar de que la relación entre el apetito y las carencias de nuestro cuerpo comenzaron a estudiarse en los años 30.

 

Consecuencias para el organismo 

Ya que los objetos ingeridos pueden ir desde hielo a heces de animales, pintura, arena o plástico, entre otros, algunos componentes tóxicos o bacterias pueden dañar el sistema digestivo o causar síntomas adversos al paciente. Los dolores de estómago, náuseas, obstrucción del intestino y fatiga, pueden presentarse en las personas que ingieren este tipo de sustancias con regularidad. El envenenamiento por plomo y la desnutrición también han sido consecuencias asociadas a este síndrome, poniendo en peligro la vida de quien lo padece.

 

En otros casos, se presentan formaciones de masa indigerible como sucede en el caso de las bolas de cabello que se convierten en bezoares y causan una obstrucción que amerita tratamiento quirúrgico. 

¿Cómo tratar la alotrofagia en niños?

La pica o alotrofagia es común en la infancia y se debe saber separar del comportamiento normal infantil por llevarse múltiples objetos a la boca mientras exploran y desconocen sus propias funciones. Cuando este comportamiento es repetitivo existen medidas a tomar al respecto y cuanto antes se tome atención al tema se evitará en mayor medida el rechazo social de estos infantes, el estereotipo o maltrato que algunos representantes ejecutan al efectuar algunos castigos. 

Prevención 

No todas las familias le otorgan especial atención a los hábitos alimenticios de sus hijos, una de las mejores recomendaciones en lo que concierne a la prevención abarca la supervisión rigurosa de los niños que han mostrado propensión a llevarse objetos a la boca. La correcta guía para la corrección de estas acciones y la educación acerca de los alimentos se puede realizar desde la crianza respetuosa en cada etapa del desarrollo evitando que surjan este tipo de complicaciones.

 

Evitar que se forme como comportamiento frecuente es fundamental para evitar el síndrome de pica, en especial si se atiende desde las primeras sospechas cualquier caso de autismo o deficiencia intelectual. También, se pueden evitar una mayor parte de los casos que llegan al punto de hospitalización o intervenciones como cirugías para remover los cuerpos extraños.

Supervisión profesional

Tras las primeras sospechas de este diagnóstico o el diagnóstico de otros trastornos que puedan causar, para comprender el tratamiento los allegados y el paciente necesitan de un profesional en psicología o psiquiatría que se especialice en trastornos de la conducta alimentaria. 

 

La psicoeducación es un pilar fundamental para actuar de la mejor manera posible en estos casos ya que será el punto de inicio para el resto del tratamiento y la sensibilización acerca de quienes lo padecen, ya que realmente no poseen el control necesario sobre sí mismos para detenerse de forma tajante. En casos de alto riesgo por la frecuencia o el tipo de sustancia que se consuma los profesionales podrán considerar si se deben de tomar medidas exhaustivas.

 

Condicionamiento cognitivo-conductual

Las técnicas de psicoterapia cognitivo conductual pueden ser efectivas para manejar los casos del síndrome de pica, investigaciones realizadas en grupos de niños que han sido diagnosticados de trastornos del desarrollo (como el TEA y la discapacidad intelectual) y presentan alotrofagia. 

 

Este proceso demuestra la efectividad, principalmente, del uso de algunas técnicas de refuerzo para el entrenamiento en qué comer y qué no debe ingerirse. Anteriormente la restricción física y el bloqueo contaban con una implementación típica pero se ha descontinuado su recomendación. En cambio, redireccionar a los niños a una actividad de su preferencia y recompensar al dejar de lado un objeto no comestible (reforzamiento positivo) han ayudado a muchas familias a atravesar estos procesos y disminuir el estrés de los menores afectados.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email