¿Qué es el trastorno obsesivo-compulsivo?

trastorno obsesivo-compulsivo

Este es un trastorno crónico caracterizado por la presencia de pensamientos que pueden ser incontrolables y recurrentes denominados obsesiones, estas llevan a las personas a realizar comportamientos repetitivos que son denominados como compulsiones. Los síntomas son persistentes y graves, por lo que causan angustia e intervienen en la funcionalidad de las personas para realizar sus actividades diarias.

Además, las personas con trastorno obsesivo compulsivo llegan a sentir necesidad de tener rutinas o revisar cosas de manera repetida, estas rutinas les pueden conllevar horas, sin embargo, se vuelven necesarias para sentir un alivio pasajero de su ansiedad. Estos síntomas pueden entorpecer en gran medida las actividades diarias como el trabajo, la escuela y hasta las relaciones interpersonales. 

 

¿Cuáles son las señales y los síntomas del trastorno obsesivo-compulsivo?

trastorno obsesivo-compulsivoComúnmente los síntomas pueden aparecer durante la etapa de niñez o en la adultez joven, sin embargo, se diagnostica mayormente a principios de la edad adulta, estas personas pueden manifestar obsesiones, compulsiones o ambas.

Cuando hablamos de obsesiones nos referimos a pensamientos, impulsos o imágenes mentales repetitivas y que por lo general provocan ansiedad. Tales como:

  • Miedo a su contaminación y a los gérmenes.
  • Presentan ansiedad de que puedan perder u olvidar algo.
  • Sentimiento de temor a perder el control respecto a sus acciones y comportamiento.
  • Pensamientos agresivos ya sea hacia sí mismo o hacia los demás.
  • Pensamientos que no son deseados, son prohibidos o son tabúes relacionados con el sexo, religión o algún daño;
  • Deseos de mantener las cosas de forma simétrica o en perfecto orden.

Por otro lado, las compulsiones son aquellos comportamientos repetitivos que se hacen en respuesta a un pensamiento obsesivo. Tales como:

  • La limpieza y el lavado de manos excesivo.
  • Organización precisa de artículos de forma particular.
  • Comprobación excesiva y repetitiva de las cosas 
  • Contar de manera compulsiva.

¿Cómo sé si es un trastorno obsesivo-compulsivo?

  • No son capaces de controlar los pensamientos obsesivos ni sus comportamientos compulsivos, aunque reconocen que estos son excesivos.
  • Estas personas por lo general dedican al menos una hora diariamente a estos pensamientos y comportamientos.
  • Aunque no son capaces de sentir placer al realizar estos rituales o conductas, pueden llegar a sentir alivio a su ansiedad que es provocada por sus pensamientos obsesivos.
  • Debido a estos pensamientos y comportamientos tienen problemas en su vida cotidiana  
  • Algunas personas presentan tics motores (parpadeo repetitivo, muecas faciales, espasmos en cabeza y hombros, entre otros) y tics vocales (sonidos repetitivos, olfateo, gruñidos) 
  • Frecuentemente pueden presentar otro diagnóstico como algún trastorno del estado de ánimo o ansiedad.
  • Algunas personas con este trastorno recurren a evitar situaciones que generen el desencadenamiento de sus obsesiones, también pueden recurrir al consumo de alcohol o drogas para calmar estos síntomas.

 

¿Qué causa el trastorno obsesivo-compulsivo?

Se han asociado varios factores que aumentan la probabilidad de tener este trastorno, uno de ellos es la genética, ya que estudios han demostrado que ser pariente de primer grado de una persona que padece este trastorno aumenta la probabilidad de desarrollarlo. Sin embargo, los científicos aún no han identificado el gen que da origen a este trastorno.  

Otros factores que influyen son los biológicos, debido a imágenes cerebrales se ha demostrado que las personas con este trastorno presentan algunas diferencias en la corteza frontal y en las estructuras subcorticales, estas áreas cerebrales están relacionadas con el comportamientos y las respuestas emocionales. También se ha descubierto que varias de estas áreas y redes cerebrales, tienen una función en estos pensamientos, comportamientos obsesivos y compulsivos al igual que el temor y la ansiedad, aún se encuentran estudiando la conexión entre estos síntomas y algunas partes cerebrales.

Por último, algunos estudios han explicado que puede existir una relación entre el trauma infantil y los síntomas de este trastorno.

 

¿Cómo se trata el trastorno obsesivo-compulsivo?

Se debe acudir a un proveedor de atención médica, este podrá referir a un profesional de la salud mental para una evaluación pertinente.

Por lo general, se recomienda psicoterapia, medicamentos, o una combinación de estos. El profesional de la salud mental le explicará acerca de los beneficios y las opciones de tratamiento disponibles. Muchas veces también hay presencia de síntomas de otras enfermedades como ansiedad, depresión, entre otros, por lo que es importante tener en cuenta cada uno de estos para la implementación de un tratamiento.

 

Psicoterapia

Existen investigaciones recientes que demuestran la eficacia de algunos tipos de psicoterapia para el tratamiento de pacientes con trastorno obsesivo compulsivo. Para algunos pacientes esta puede llegar a ser más eficaz que el tratamiento con medicamento, para otros pacientes esta es eficaz cuando se combinan la psicoterapia con los medicamentos   

Muchas investigaciones señalan resultados con la terapia cognitivo-conductual mediante la exposición con prevención de respuesta, esta se basa en la exposición del paciente a la situación que puede desencadenar su compulsión, impidiéndoles participar en su compulsión habitual. Al principio esto puede causar algunos sentimientos de ansiedad, sin embargo, las compulsiones irán disminuyendo a medida de que se avance en el tratamiento.  

Para los niños con este trastorno necesitan ayuda de su familiares y atención médica y psicológica para reconocer y controlar los síntomas, implementando estrategias que los ayuden a controlar el nivel de estrés y sus síntomas.

 

Medicamentos

Para ayudar a tratar el trastorno obsesivo compulsivo son recetados medicamentos que actúan en la inhibición de recaptación de serotonina. A menudo, estos junto a los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, son utilizados para la depresión y los síntomas del trastorno obsesivo compulsivo. Sin embargo, para algunas personas estos medicamentos pueden traer consigo efectos secundarios como: náuseas, insomnio o dolores de cabeza.

Debido a esto se realizan ajustes a las dosis, para lograr minimizar estos efectos secundarios al igual que reducir los síntomas de abstinencia. Por otro lado, las personas reaccionan distinto a los medicamentos, muchos pacientes con este trastorno han descubierto que el uso de medicamentos en combinación con la psicoterapia, han logrado ayudarlos con sus síntomas. 

 

Otros tratamientos

Durante el año 2018  la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) aprobó el uso de la EMT, estimulación magnética transcraneal, esta ha sido utilizada en pacientes con depresión. 

 

Rutinas que se pueden tomar para mejorar el estilo de vida

Dentro de las medidas que se pueden tomar para ayudar a controlar la ansiedad y estrés que están asociados con este trastorno se encuentran:

  • Establecer un horario de sueño.
  • Implementar y realizar ejercicios. 
  • Incluir una dieta alimenticia que sea equilibrada y sana.
  • Acudir a familiares y amigos cercanos que puedan brindar apoyo.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp