¿Qué es el estupro? Asimetrías que catalogan el acto abusivo

¿qué es el estupro?
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

que es el estuproEl estupro es considerado como una actividad de tipo sexual realizada entre un adulto y un menor de edad,  sin embargo a diferencia de una violación infantil, el infante o adolescente autoriza o da el consentimiento para llevar a cabo dicha práctica.

Si el menor de edad es quien da su consentimiento, ¿por qué es catalogado como violación sexual?

De acuerdo a Suzanne Groi investigadora en el área, plantea que la imposición de un adulto sobre un niño o joven, quien es persuadido, inducido o sometido con actos de naturaleza sexual, al no poseer un desarrollo de madurez tanto emocional como cognitivamente, indiferentemente que el mismo esté permitido por la víctima, existe una alta vulnerabilidad psicológica, evidenciándose un comportamiento abusivo del adulto hacia al joven.

La anomalía de este comportamiento por parte del abusador en algunos casos está ligada a su vez a un trastorno mental, al presentar fantasías o deseos sexuales con infantes, generalmente entre los 6 o 12 años, determinado como pedofilia, sin embargo si el abusador lleva a cabo el acto sexual, pasa a ser pederasta, incurriendo a una acción ilegal.

¿Qué es el estupro?: Asimetrías que catalogan el acto abusivo

La complejidad para entender el consentimiento y que a su vez se esté atentando contra la integridad psicológica y física de la víctima, se puede observar en las asimetrías existentes durante el proceso de abuso y violación, tal como lo señala UNICEF en su publicación Abuso sexual infantil:

  • Asimetría de poder: La diferencia de edad y fuerza, determina quien tendrá mayor capacidad para manipular psicológicamente a su víctima, creando un estado de dependencia por parte del(a) joven.
  • Asimetría de conocimiento: Existe la suposición que el victimario posee una mayor experiencia y conocimientos en general sobre las implicaciones que conllevan a estar involucrado sexualmente.

Igualmente el abusador normalmente evalúa los aspectos que puede aprovechar, para así no ser acusado o no estar bajo sospecha:

  • Estudio de la víctima:Persuasión indirecta para determinar su resistencia ante las insinuaciones sin ser delatado.
  • Estado de confusión: Le hace creer a su víctima que es algo normal su comportamiento y que por ende no debe preocuparse.
  • Busca las condiciones propicias para cumplir con sus objetivos: Durante esta fase hay un entrenamiento o adiestramiento de la víctima para llevar a cabo el contacto sexual.

Factores de riesgo

Tanto en la niñez como en la adolescencia se pueden observar ciertos factores comunes como el sometimiento, violencia familiar o la poca participación de los padres durante su crecimiento. Sin embargo, en el caso de los adolescentes existen ciertos aspectos adicionales que fortalecen incluso su comportamiento en concesión con el abusador.

  • Falta de lazos afectivos a nivel familiar
  • Poca comunicación por parte de la madre o padre
  • Pobreza extrema
  • Problemas de socialización o inclusión en sus propios círculos sociales
  • Baja autoestima
  • Crisis de identidad

Las crisis de identidad o etapa de rebeldía en la adolescencia igualmente tiende a generarse por los deseos de independizarse, relacionarse y buscar refugio en personas con mayor edad, al pensar erróneamente que le otorgará un estado de protección, y así poder llenar los vacíos existentes que ocasionan su inclinación y aceptación de las insinuaciones sexuales propuestas por el adulto.

Consecuencias psicológicas

Los efectos psicológicos desencadenados por el estupro, normalmente se encuentran:

  • Depresión: La limitación y falta de oportunidades, puede ocasionarles un estado de frustración, llegando en sus casos más extremos a atentar contra su propia vida.
  • Decepción: Una joven que no cuente con la madurez suficiente para tomar la decisión de casarse como menor de edad, al vivir una relación con una persona mucho más experimentada, quien solamente se encarga de cumplir con sus objetivos durante el estupro, y finalmente ser desechada, el romanticismo que era en un principio se convierte en una desilusión.
  • Ansiedad y estrés: Asumir una relación con un adulto requiere dejar a un lado actividades infantiles o propias de la adolescencia, y comprometerse a nuevas obligaciones ajenas a su etapa de desarrollo, ocasionando altos niveles de preocupación y ansiedad, a nivel físico y emocionalmente.

Una actividad penada, aunque en algunos casos es desestimado

A pesar que en la mayoría de los países está penado el estupro, al ser determinado como violación sexual. Existen escenarios en el que pueden excluirse o desestimarse ciertas situaciones que constituyen claramente una conducta sexual abusiva.

Tal como sucede en la minimización de la situación en que no es considerado el abuso por no existir la penetración, o que solo fue un manoseo como mecanismo de persuadir al público por señalizaciones.

¿Cómo se pueden evitar estas situaciones?

Durante esta etapa la alta vulnerabilidad emocional existente tanto en el niño o adolescente, frente a los diferentes entornos en donde se puede encontrar a un abusador; los padres deben tomarse el tiempo para educar a sus hijos, sobre lo que deben hacer ante los intentos de manipulación sexual o generar un estado de confusión. Con ello, será capaz de compartir cualquier anormalidad o eventualidad realizada por un adulto hacia su persona.

Es indispensable considerar la orientación o ayuda psicológica y tomar las acciones pertinentes en las instancias judiciales respectivas en caso que se presente dicha situación.

También te puede interesar:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Paseo Bulnes 317 of 611, Santiago / Rafael Cañas 16 of J, Providencia / +56223683079