¿Qué debo hacer para ayudar a alguien con depresión?

Como ayudar a alguien con depresión

¿Has notado que a medida que pasa el tiempo las personas se vuelven más y más débiles psicológicamente? Cada vez hay más personas con ansiedad y depresión por todas partes. Muchos dirán que en el pasado, el acceso a la información era limitado y que la mayoría de las personas que sufrían de esto, simplemente no salían de su zona de confort. Permanecían encerradas y no querían socializar; por lo que se tenían menos registros sociales de las personas que sufrían depresión. Sin embargo, como hemos notado en los últimos años, las personas se pronuncian cada vez más, tanto en redes sociales como personalmente sobre este tipo de enfermedades. Tomando esto en cuenta, es bastante la probabilidad de que tengas a algún amigo, familiar o conocido que esté atravesando una etapa depresiva.

 

Si estás aquí, es porque quieres ayudar a alguna persona que para ti es importante; que no quieres que siga atravesando el proceso sola. Existen diversas formas de ayudar a alguien con depresión, sólo debemos tener algunos puntos importantes lo bastante claro para hacer las cosas de la forma más óptima y correcta posible.

 

Lo primero es saber que se trata de una enfermedad; no se trata de que la víctima decida estar donde está, o sentirse como se siente. En antiguos artículos ya hemos hablado de cómo surge la depresión y todo lo relacionado con el estado de resiliencia de las personas. Entonces, reconociendo de que se trata de una enfermedad, debemos saber que lo que esta persona puede decir, realmente puede que no las sienta. La depresión no es sólo una enfermedad en la que la víctima se siente mal emocionalmente; también puede decir cosas que realmente no siente para que nos sintamos mal por ellos y por ende, les demos más atención. Todo esto cabe dentro del término enfermedad.

 

Está más que claro que cuando comenzamos este proceso de ayuda, debemos armarnos de paciencia y tolerancia para no soltar una reacción radical en contra del paciente (lo que haría que las cosas en general y su estado de ánimo empeore). Más allá de tener paciencia, también debemos tener listo un pseudo-escudo emocional para nosotros mismos; ya que, dependiendo de cual sea el problema, podrías sentirte culpable por algo que realmente no es tu culpa. Otra de las cosas importantes que debes saber si quieres ayudar a alguien con depresión, es que este es un proceso que conlleva tiempo; tu amigo o conocido no va a recuperarse de la noche a la mañana. El estado de ánimo de estas personas suele ir y venir como el viento; en un momento pueden estar muy bien y en otro, caer fuertemente en crisis existenciales y todo tipo de mentalismos negativos. Es por ello que no podemos tomar su estado de ánimo inmediato como prueba de su avance. 

Como ayudar a alguien con depresión

Lo más importante que debemos hacer para que sepa que realmente queremos ayudar, es estar presente siempre. Ofrecerle nuestra ayuda cuando la necesite. Si dicha persona necesita hablar, ofrecerle nuestro tiempo y nuestro espacio para que se desenvuelva de la mejor forma. De esta manera, la persona con depresión nos tomará mucho más en cuenta a la hora de necesitar compartir lo que siente con alguien. Uno de los problemas más comunes cuando hablamos de personas deprimidas, es que debido a su misma depresión, se cierran y prefieren no comunicar lo que sienten. Curiosamente, y como ya lo hemos dicho en artículos anteriores, la depresión suele generar un círculo vicioso en sí misma, ya que esta nos impulsa a hacer o dejar de hacer acciones que nos dejan más y más deprimidos; lo que nos sumerge cada vez más en una espiral negativa de emociones y autoflagelaciones. 

Sabemos lo difícil que puede ser tratar con un paciente con depresión. Las personas con esta enfermedad, no suelen estar muy abiertas socialmente hablando; lo que puede significar un gran impedimento al momento de intentar conectar sentimentalmente para ayudar con su enfermedad. Es por ello que una de las cosas más importantes que debemos hacer antes de intentar ayudar a alguien con depresión, es aprender todos los posibles síntomas de la misma. Algunos de ellos, como ya hemos dicho en antiguos artículos, pueden ser sentimientos de tristeza, sensación de vacío o de que no existe algo que te haga sentir vivo, grandes arrebatos de enojo donde la mayoría de las veces ni siquiera se tienen razones suficientes para sentirlo, pérdida de interés por placeres cotidianos como comer por degustar y el sexo, ansiedad, lentitud al racionalizar, entre muchos otros síntomas que podrás encontrar en otros artículos de nuestra página explicados más detalladamente. 

 

La mayoría de estos síntomas suelen ser lo suficientemente graves o invasivos para reconocerlos al instante luego de un poco de práctica y análisis. Las personas tienen patrones de comportamientos comunes. Una persona que se sale de esos patrones de formas negativas; presentando sobre todo varios de estos síntomas es muy probable que esté atravesando un cuadro depresivo. En antiguos artículos hablamos de que por lo general, entrar en depresión no es como si te cayera un balde de agua fría; en otras palabras, no te sueles dar cuenta de que estás cayendo en depresión. Al contrario; los cambios en tu vida se van dando tan gradualmente que terminas pensando que tu estado de ánimo (que ahora se encuentra por el subsuelo) es normal y que siempre ha estado así. Hay personas que cuando se les hace ver que coexisten en un entorno depresivo creado por ellos mismos, afirman no recordar haberse sentido mejor en el pasado; lo cual es bastante preocupante tomando en cuenta los recuerdos positivos que esta enfermedad incluso puede eliminar.

Para ayudar a alguien con depresión recuerda hacerle entender que se trata de una enfermedad que debe ser tratada

Lo mejor que puedes hacer en todo caso, si con todos estos consejos no te sientes lo suficientemente preparado para ayudar a la persona en cuestión, es contactar a un psicólogo e invitarlo a conocer a tu amigo, conocido o familiar. De esta forma puedes ayudarlo indirectamente ofreciéndole la medicina de su enfermedad. Si quieres ayudar aún más luego de que entre en tratamiento, puedes comenzar a estar pendiente de si asiste o no a sus consultas con el profesional; y alentarlo para que de esta forma no deje de faltar. Recuerda que la salud mental es un privilegio, lo dejes que ese privilegio sea arrebatado de tus seres queridos.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Paseo Bulnes 317 of 611, Santiago / Rafael Cañas 16 of J, Providencia / +56223683079