fbpx

¿Podemos existir sin la memoria?

La memoria

La memoria nos permite ver atrás, dar un paso con la posibilidad de mirar cuánto hemos recorrido. Un ser humano sin memoria es incapaz de aprender y desenvolverse en el medio social, siendo su historia semejante a la “nada para sí mismo”. Por eso, saber diferenciar entre las amnesias y dismnesias es algo muy importante y para lo cual se debe de tener en consideración sus causas.

Los recuerdos nos permiten escribir nuestra historia 

El hombre registra en su cerebro todas sus experiencias vividas gracias a mecanismos cerebrales que permiten esta función cognitiva. Sin embargo, es de los procesos más sensibles a patologías cerebrales tanto por daño de sus estructuras como por síndromes demenciales. 

 

Las funciones mnésicas se caracterizan por su complejidad, forman parte esencial de otros procesos cognoscitivos y suele ser difícil precisar los defectos de memoria de otras alteraciones de procesos como la atención y la orientación. Además, la memoria se puede dividir en dos maneras, siendo la primera según la codificación de la información, donde puede ser procedimental o declarativa (la cual se divide en semántica y episódica). Mientras que en función de su duración se divide en:

 

-Sensorial:

Icónica (visual)

Ecoica (auditiva)

 

-Inmediata:

A corto plazo 

A largo plazo 

Definitiva

¿Qué es la amnesia?

Se trata de la pérdida o defectos específicos en la memoria, lo que abarca el almacenamiento o recuperación de la información recibida acerca de los hechos o experiencias de la persona, ya sea que hayan ocurrido en el pasado o de manera más reciente. Lo más común, es que la persona no pierda su conciencia de identidad que contiene el recuerdo de quién es, pero estos trastornos, tienden a variar en función del área y origen de la alteración que se da por el daño de las regiones cerebrales responsables de esta función.

Existen distintos tipos de amnesia considerando tanto las causas como la naturaleza de la progresión de la misma, los principales tipos son la amnesia retrógrada y la amnesia anterógrada, incluyéndose en otra gran división que conocemos como amnesia específica y la amnesia inespecífica.

 

Específica e inespecífica

La amnesia específica, se refiere al defecto específico en estímulos de alguna modalidad, como puede ser olvidar nombres o lugares, se producen a causa de lesiones en la corteza cerebral. 

 

Por otra parte, las amnesias inespecíficas afecta toda modalidad de información en mayor o menor grado y pueden ser por una parte incapaces de almacenar nuevos recuerdos, lo que se conoce como amnesia anterógrada o en contraparte recordar los eventos ya almacenados, que se define como amnesia retrógrada. Las amnesias se dan a causa de lesiones en las estructuras mesiales del lóbulo temporal, que incluye los cuerpos mamilares, el hipocampo y núcleos del tálamo, por ello, se les conoce también como amnesias axiales o diencefálicas. Se acompañan comúnmente de confabulaciones (ej: síndrome de Korsakoff).

 

La amnesia de algunos pacientes con daño cerebral puede no ser evidente sino darse a modo de disminución de las funciones y se identifica como ciertas “fallas” u “olvidos” que también al afectar otras funciones se puede perder el origen real de que la memoria sea la función perjudicada (de forma directa).

 

Las amnesias como patología de la memoria

La memoriaAmnesia hipocámpica

Es una amnesia evidente que afecta la información episódica y semántica aunque cuenta con una capacidad de memoria inmediata normal. Sin embargo, aunque la información se mantiene en la memoria operativa al dirigir la atención a otra instancia pierden dicho contenido.

 

Amnesia traumática

También llamada postraumática, se asocia con todas las pérdidas de memoria cuya causa es un traumatismo craneoencefálico o cualquier golpe en la cabeza y las áreas más susceptibles a daños son los lóbulos frontal y temporal, la amnesia será leve si el daño es leve y el desgarramiento axonal grave causa alteraciones de la memoria que no son recuperables y que se asocia con la amnesia retrógrada de varios días. El paciente conserva su identidad y se siente extraño y ansioso acerca del episodio amnésico donde es típico que realice una misma pregunta una y otra vez.

 

Amnesia en las demencias 

En los casos de demencia los defectos de memoria son el deterioro cognitivo más importante, en el caso del Alzheimer la pérdida de memoria es progresiva, sobre todo en el caso de la episódica. Al consolidarse la amnesia pasa a ser total (anterógrada y retrógrada). El paciente recuerda eventos de hace 30 años o más y en el lenguaje se presentan pérdidas al olvidar. Otros cuadros demenciales cuentan con fallas en la evocación o recuperación de la memoria y no específicamente en su almacenamiento.

 

Encefalitis herpética

El responsable es un virus que ingresa por los nervios olfatorios y afectan las meninges, cuando se instala en el encéfalo la destrucción hemorrágica tiene lugar y en caso de que la persona sobreviva experimenta un exagerado deterioro de la memoria.

 

Amnesia frontal

Los casos de amnesia por lesiones frontales bilaterales son muy poco frecuentes y se les conoce también como amnesia global transitoria, al afectarse la región medial y basal de los lóbulos frontales la pérdida de memoria es repentina, por un periodo de tiempo los recuerdos de lo ocurrido antes, después y durante el accidente que la ha generado se pierden. Son casos típicos del cine pero no ocurren muy seguido.

 

Dismnesias

Son un defecto de la memoria donde la disfunción es parcial, entre estos se encuentran las dismnesias paroxísticas, alteraciones en la memoria que aparecen de forma súbita por unos segundos y se presentan a la par de descargas epilépticas en la cara interna de los lóbulos temporales, siendo las siguientes: 

 

-La ensoñación, donde las reminiscencias son elaboradas y se asemeja a vivir un sueño.

-La visión panorámica que da una re visualización a toda la experiencia vivida (vida pasada).

– El dejá vu (ya visto), déja vecu (ya vivido) y déja entendu (ya oído). Estos dan la sensación de que al recibir nuevos estímulos de que han sido procesados o vividos antes. 

-El  jamais vu, jamais vecu y jamais entendu, cuya sensación es la de desconocer cuando se sabe que son estímulos comunes.

-La precurrencia es la manera en que el paciente puede adivinar lo que va a ocurrir a continuación.

 

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email