Estrategias para controlar los pensamientos obsesivos

Pensamientos Obsesivos

En ocasiones parece que el pensamiento en lugar de ser un don, es una facultad que puede jugar en contra cuando no se pueden redirigir las ideas a los temas de interés y algunos pensamientos se salen de control causando malestar. La psicología y la psicoterapia se encargan de estudiar y comprender el funcionamiento de los aspectos cognitivos y emocionales, siendo el apoyo necesario para todos los que necesitan ayuda para gestionar su mundo interno.

Concepto de obsesión 

Se trata de un pensamiento, imagen o impulso recurrente y que aparecen en la mente de forma intrusiva provocando malestar a quien lo experimenta. Además, aunque una persona intenta anularlo y muchas veces se manifiestan en consecuencia compulsiones o actos obsesivos. En estos casos las obsesiones más comunes son necesidad de organizar, fantasías sexuales, impulsos agresivos, duda obsesiva y contagio de enfermedades.

Pensamientos obsesivos 

pensamientos obsesivos

Los pensamientos obsesivos tiende a aparecer de manera intrusiva generando ansiedad significativa a la persona a causa del malestar que le genera creer que puede ser cierto, en estos casos, la ansiedad suele menguar cuando se toman acciones con el fin de neutralizarlos pero constantemente se vuelve al estado de angustia inicial.

 

Se diferencia del pensamiento rumiativo, siendo el contenido de las rumiaciones temas o problemas de la vida cotidiana que todas las personas han llegado a experimentar cuando sienten preocupación. Las rumiaciones se consideran más comunes porque suelen ser pensamientos negativos sobre un tema al que se le da vueltas una y otra vez, pero los pensamientos obsesivos se presentan día tras día con el mismo contenido irracional al que se le teme si podría llegar a ser cierto e interfiere en la vida cotidiana.

Pensamiento y emoción

Las emociones son parte natural de cada ser humano y comprenden una parte importante de la capacidad de supervivencia, pudiendo orientar la conducta de distintas maneras en relación de las necesidades de equilibrio y bienestar. En este principio se incluyen las emociones displacenteras y todas las emociones están ligadas a los procesos cognitivos, donde se incluye el pensamiento, y al aprendizaje por experiencia. A su vez, los pensamientos son lo que permite elaborar e interpretar la realidad, tanto la interna como la externa y filtrar o hacer asociaciones.

 

De este modo, se comprende que el pensamiento influye en las vivencias emocionales, el cómo se presentarán determinados sentimientos ante un evento depende en muchos casos de este filtro, que se basa en experiencias anteriores, creencias y valores. Muchas personas suelen creer que sus pensamientos son la realidad, en lugar de reconocerlas como elaboraciones subjetivas. Sin embargo, resulta necesario para cada persona reflexionar en qué basan sus pensamientos e inferencias cuestionando si tienen validez o pruebas suficientes que lo refuten.

 

Muchos procesos cognitivos pueden ser alterados por sesgos o formas ineficaces frente a un malestar y las rumiaciones son comunes ante ciertas situaciones que generan estrés, vergüenza o tristeza; en el caso de las obsesiones los niveles de ansiedad y angustia que genera el pensamiento repetitivo lleva a conductas compulsivas que buscan evitar los sentimientos que se desencadenan.

Estrategias para controlar pensamientos obsesivos

Cuando el malestar del tema que le genera obsesión y las conductas que buscan el cese de la preocupación interfieren de manera significativa en la rutina y genera gran malestar es posible implementar en casa algunas estrategias para practicar el control del pensamiento. En estos momentos, es de suma importancia contrarrestar la idea de que se está perdiendo la razón informarse de las maneras más apropiadas de gestionar los procesos mentales.

Relajación

El estrés y la ansiedad se relacionan directamente con pensamientos negativos, en especial si son cíclicos o recurrentes hasta llegar al punto de catalogarse como obsesivos. La relajación es una forma de romper con dicho ciclo. Dentro de estas técnicas se encuentran: la respiración diafragmática, deportes, práctica de yoga, meditación y técnicas de imaginación guiada. 

 

Detener el pensamiento

Esta técnica tiene un origen cognitivo-conductual que se lleva a cabo eligiendo una palabra para parar los pensamientos cuando comienzan a aparecer y alteran el aspecto emocional de quien los sufre. Se dice en voz alta o mentalmente “basta” o la palabra elegida, de forma segura a la vez que visualiza una imagen que le genere calma y serenidad, siendo posible repetir las veces que sea necesario este ejercicio. 

 

Sobrecarga paradójica

Cuando se desea erradicar los pensamientos obsesivos los afectados se esfuerzan en que en ningún momento del día se presenten sus obsesiones. Al contrario, esta técnica se basa en tomar un momento del día para darles lugar, ya que si se les otorga 10 o 15 minutos a pensar en eso con mayor intensidad (sin realizar otras actividades), a la misma hora y en el mismo lugar se van deshabilitando estos pensamientos en el resto del tiempo. 

 

Técnicas para tratar las obsesiones en psicoterapia

Los pensamientos obsesivos se presentan en trastornos como el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC)  y en los Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA), entre otros; En estos casos el abordaje profesional en psicoterapia o tratamiento multidisciplinario es indispensable para que el paciente pueda ser acompañado en un plan de intervención que pueda disminuir el malestar ocasionado por los síntomas, entre ellos, los pensamientos obsesivos.

 

En estos casos, las obsesiones suelen afrontarse de manera apropiada y se realiza psicoeducación en el pensamiento y la manera de otorgarle una valoración objetiva evitando las interpretaciones erróneas a la par de algunas técnicas como la técnica de exposición en la que se enfrenta a la persona al estímulo o pensamiento que le genera malestar, pero se realiza de forma gradual en un entorno controlado. 

 

Además en consulta los especialistas de la salud mental implementan otras estrategias o técnicas como: exagerar el pensamiento, situaciones o imágenes mentales hasta llegar a lo absurdo, ejercicios mentales para posponer el tiempo dedicado a esos pensamientos, fomentar el cuidado físico y mental, las relaciones sociales sanas y la integración de actividades de ocio (que pueden desviar la atención de las obsesiones). 

 

Durante este proceso, que consta de un periodo de evaluación, diagnóstico y tratamiento es sumamente importante tomar en cuenta que las recaídas son parte del proceso de recuperación y se debe de continuar continuar con las técnicas recomendadas por el psicólogo, asistiendo a las sesiones pautadas y continuar con el plan de tratamiento el tiempo pautado, aunque en determinados momentos el paciente considere que ya no es necesario.

Comparte este artículo