5 mitos sobre el trastorno bipolar

hablemos sobre la bipolaridad

Las dudas acerca de los las patologías afectivas siempre están presentes en nuestras vidas, en especial cuando nos sentimos perdidos, derrumbados, afectados por múltiples estresores externos e internos. Sin embargo, el conocimiento tanto de nuestro propio estado emocional y cognitivo como de la comprensión que ofrecemos a aquellas personas diagnosticadas no puede ser tomado a la ligera. Evaluar y erradicar los mitos que giran alrededor del trastorno bipolar o bipolaridad representa un importante acto de consciencia para alcanzar una mejor comprensión de los trastornos mentales.

El trastorno bipolar y sus síntomas 

hablemos el trastorno bipolarEl trastorno bipolar o  trastorno afectivo bipolar (TAB), es una psicopatología de la afectividad, que se caracteriza por una alteración emocional que implica fases transitorias de episodios depresivos y maníacos. Estos altos y bajos emocionales, pueden afectar aspectos personales como: el sueño, el nivel de actividad y la energía, el juicio y la volición, así como cambios del comportamiento y la capacidad de pensar con claridad.

De esta manera  en base a los síntomas mencionados  se distinguen los distintos tipos de Trastorno Bipolar.

Bipolar I: Esta patología cumple con criterios que implican períodos de episodios severos de la afectividad, pudiendo ir desde manía hasta depresión. En ocasiones incluye la presencia de eventos psicóticos (alucinaciones, delirios, etc.)

Bipolar II: A diferencia de la anterior, es más leve la elevación del estado de ánimo, en este caso se presentan episodios hipomanía y de forma leve, alternando con períodos de depresión grave.

Trastorno ciclotímico (ciclotimia): Se refiere a períodos de síntomas hipomaníacos, que menguan para dar paso a períodos de síntomas depresivos que duran al menos dos años (siendo equivalente a un año en el caso de niños y adolescentes).

Ciclismo rápido: Se diagnostica cuando la persona ha presentado al menos cuatro episodios en cuanto a la alteración en su estado de ánimo en un periodo de 12 meses, estos episodios habrán durado un mínimo de días para ser determinados como episodios concretos y diferenciados entre sí. Algunas personas pueden pasar de manía a depresión en una misma semana.

Características no especificadas / mixtas: Se refiere a aquel curso de los síntomas que no sigue un patrón específico. Los criterios no coinciden con los tipos mencionados anteriormente. 

5 mitos falsos sobre el trastorno bipolar

Es común escuchar que alguien diga descuidadamente “eres un bipolar” a alguien que pasa de forma espontánea de un estado de humor a otro o que cambia de opinión respecto a algo. De este modo la cultura popular tiende a dar una errada conceptualización a esta patología convirtiéndola en una “forma de ser” en muchas ocasiones o como un adjetivo usado a la ligera. 

Por ello, es importante desmentir algunos mitos o falsas premisas acerca de la bipolaridad, para crear consciencia sobre su verdadera importancia clínica e identificar  

“Todo el mundo tiene cambios de humor como los que se manifiestan en el trastorno bipolar”

En realidad, los cambios que conciernen al trastorno son muy diferentes a los cambios de humor habituales en todas las personas. Se acompañan de síntomas físicos y cognitivos, del mismo modo, no es necesario que se observe siempre triste o en movimiento a un individuo para ser diagnosticado. La esfera emocional es determinante, pero también se debe cumplir con la presencia de alteraciones del juicio racional, déficit de concentración, alteraciones de la memoria, cambios en la líbido, en la energía y puede verse relacionado a bajos niveles de autoestima.

“Las personas que sufren de trastorno bipolar son débiles”

Los trastornos afectivos nada tienen que ver con ser débil o fuerte, ni es la causa del TAB, esta creencia puede surgir por la incapacidad para gestionar sus emociones (que presentan tal alteración) y su autoestima se encuentra debilitada por tales experiencias. Sin embargo, esta enfermedad puede ser tratada y la atención profesional aporta la estabilidad que se necesita para conducirse de manera apropiada.

“La depresión y la manía intercalan constantemente”

Algunos pacientes presentan este tipo de bipolaridad que les hace tambalear entre episodios depresivos tras episodios maníacos. No obstante, la mayor parte de los pacientes afectados transcurren largos episodios depresivos y fases maníacas leves y rápidas, esto se repite en la mayoría de los casos donde la fase depresiva supera en tiempo y duración a los episodios depresivos.

“Siempre se está en estado de manía o depresión”

La eutimia hace referencia al estado anímico normal, equilibrado y tranquilo, en este trastornos se encuentra presente la posibilidad de atravesar tiempos prolongados sin enfrentar cambios bruscos del estado de ánimo relacionados con depresión o manía, a su vez se pueden presentar episodios mixtos de manía y depresión a la vez.

“Pasar por la fase maníaca significa estar muy felices” 

Algunos pacientes se identifican con esta descripción, mientras que otros no. La fase maníaca feliz transitoria, no permanecen en ella por tiempo prolongado y esto se debe a la característica de dicha fase, que se traduce en estado eufórico o elevado, pudiendo ocasionar que las personas desarrollen mucho más de prisa en actitudes ansiosas o irritables. Otra parte desagradable se traduce en el miedo que pueden sentir por experimentar la pérdida del control sobre sus propias acciones y pensamientos.

Tratamientos del TAB

Este trastorno requiere de atención especializada de profesionales de la salud mental como el psiquiatra y psicólogo o psicoterapeuta. Bajo este control médico y con el trabajo conjunto de ambos profesionales es posible que incluso las formas más graves de trastorno bipolar puedan ser estabilizadas para permitir su desenvolvimiento en la vida diaria. 

Al ser una enfermedad recurrente, es importante también tomar en cuenta el estilo de vida añadiendo hábitos saludables como dieta equilibrada, hábitos de sueño y actividad física. El tratamiento a largo plazo busca controlar la enfermedad combinando la farmacoterapia y la psicoterapia, permitiendo también evitar recaídas y mantenerse al tanto de cualquier fluctuación en el ánimo por efecto de cambios concernientes a la medicación. A su vez, es muy importante que el paciente pueda comenzar a separar el trastorno de su personalidad, pudiendo reconocer el inicio de los síntomas, mejorar el manejo del estrés, los prejuicios y dirigirlo hacia su aceptación. 

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp