Madres Narcisistas

madre narcisista

Madres Narcisistas: Cuando la madre no te ama como mereces.

AUTOR: Solange Pérez

 

Existe la creencia social que la madre es buena, que es sagrada, santa, que siempre tiene la razón, que madre hay una sola. Todas estas afirmaciones crean una conciencia social que son perfectas. En el caso de las madres narcisistas no es así, ya que la manera que tienen de vincularse con sus hijos puede provocar confusión, ambivalencia y en algunos casos problemas afectivos y traumas. madres narcisistasLos hijos de estas madres tienden a sentirse personas malas vacías, con bajo autoestima, con un sentimiento de que no son suficientes en cada cosa que hagan. Esta confusión es debido a las disonancias cognitivas que implantan estas madres como un mecanismo de control afectivo. Este legado de amor deformado como señala Sidda Walker indica que la hija de madre narcisista negligente enviaba el mensaje que eras invisible y en su corazón no había cabida para ti, te ignoraba y subestimaba, no recibiste las necesidades básicas y respaldo emocional. Este tipo de abandonos tanto físico como emocional te hacen creer que no eres importante. Por otra parte, la madre narcisista absorbente asfixia, es inconsciente de tus necesidades y deseos. Es probable entonces que hayas olvidado tus propios sueños y deseos, el mensaje que envía esta madre es sobre quien necesitara que fueras en vez de validar quien realmente eres. Ambas hijas tendrán dificultades para tener una identidad propia independiente, serán hijas con necesidades emocionales no satisfechas.

 

¿Qué se entiende por narcisismo?

 

El Narcisismo es el primer periodo evolutivo en la afectividad del niño que se caracteriza por una libido dirigida hacia sí mismo, siendo el objeto de deseo el propio Yo.

Esta fase vital de la vida del niño es anterior al Edipo, donde el objeto de amor es la madre (o la persona con la que se produce el primer vínculo) Los problemas surgen cuando esta etapa no se supera por problemas de abandonos, frialdad emocional del cuidador/a, rechazos, entre otros. Freud descubrió que un trauma vivido producía una “congelación del tiempo” relacionada con la capacidad de la persona de efectuar un proceso evolutivo hacia la conquista de la madurez. Podríamos decir entonces que la Personalidad narcisista es aquella que en algún punto de su emotividad quedó sin desarrollarse.

Theodore Millon concibe la personalidad como un continuo que va desde la normalidad (algunos rasgos) hasta la patología (trastorno), así, este autor encuentra un punto medio y denomina “narcisista saludable” al que combina autoconfianza y empatía con el prójimo. Es decir, en tanto me amo puedo amar a otro.

Para Kernberg la personalidad narcisista es básicamente una organización defensiva. Los narcisistas no son capaces de desarrollar concepciones integradas, y desarrollan una organización intrapsíquica que compensa en cierto modo la difusión de la identidad y la acusada labilidad emocional que experimentan, mediante el uso de diferentes mecanismos de defensa .Según este autor el narcisismo se gesta debido a la falta de amor auténtico, que los padres no han sabido dar y que han tratado de compensar encontrando en el niño algún talento excepcional. La autopercepción de grandeza es, para Kernberg, una adaptación que sirve para ocultar un sí mismo inadecuado y defectuoso, una ira oral, y una agresividad dirigida originariamente contra unos progenitores incapaces de ofrecer amor incondicional.

El narcismo es un patrón general de grandiosidad, una necesidad de admiración y una falta de empatía, que empiezan al principio de la edad adulta y que se dan en diversos contextos dentro de los criterios diagnósticos del DSM V se dice que:

  1. Tiene un grandioso sentido de autoimportancia (p. ej., exagera los logros y capacidades, espera ser reconocido como superior, sin unos logros proporcionados).
  2. Está preocupado por fantasías de éxito ilimitado, poder, brillantez, belleza o amor imaginarios.
  3. Cree que es “especial” y único y que sólo puede ser comprendido por, o sólo puede relacionarse con otras personas (o instituciones) que son especiales o de alto estatus.
  4. Exige una admiración excesiva.
  5. Es muy pretencioso, por ejemplo, expectativas irrazonables de recibir un trato de favor especial o de que se cumplan automáticamente sus expectativas.
  6. Es interpersonalmente explotador, por ejemplo, saca provecho de los demás para alcanzar sus propias metas.
  7. Carece de empatía: es reacio a reconocer o identificarse con los sentimientos y necesidades de los demás.
  8. Frecuentemente envidia a los demás o cree que los demás le envidian a él.
  9. Presenta comportamientos o actitudes arrogantes o soberbios.

 

Como se genera el vínculo entre una madre narcisista y sus hijos.

 

madre narcisistaLa psicóloga clínica Mónica Calderón señala que para adentrarnos al tema primero debemos distinguir entre dos términos la maternidad y el maternaje. La maternidad es el hecho biológico que tiene toda mujer de concebir un hijo, en cambio el maternaje, implica además del hecho biológico un proceso psicoafectivo donde la madre establece un vínculo emocional, afectivo y relacional donde se establece un lazo estrecho basado en el amor, la ternura, la nutrición, la empatía. La maternidad en tanto es una crisis vital en la vida de la mujer es el rol de tener un hijo y cumplir un rol primario de supervivencia que no implica afecto necesariamente, sino que es una respuesta básica de una madre para mantener un hijo con vida. El hecho de que esta última sea una experiencia carente de afecto crea en el niño un deseo de algo más y esta ausencia se convertirá en un vacío afectivo. Es así como cuando el niño aclama por la figura materna y será solo su presencia la capaz de suplir esa demanda. Esto pasa a ser un momento crucial en el desarrollo de su subjetividad, ya que es donde por primera vez reconoce a un otro, diferenciado de sí mismo. Y es en quien se deposita la confianza y seguridad. De esta relación simbiótica entre ambos se crean instancias donde se fortalece el apego primario, cuándo el niño está siendo atendido por ella, la mirada de la madre posada sobre el hijo esto lo hace sentirse seguro y amado. Pero cuando un niño no ve satisfechas sus demandas ante una madre que no puede estar siempre presente sufre la carencia y puede desarrollar pulsiones de odio.

Cerca de los 8 meses de vida del niño la relación simbiótica debería tener un cese, para que ocurra el proceso de la individualización que estimule al niño a ser autónomo e independiente. Si la madre lo retiene será para proyectar en él, todos sus planes, sus expectativas y lo que ella no ha alcanzado. Esto podría ser el inicio de un vínculo tóxico donde la madre comenzará a robar la voluntad, los propósitos y sus derechos de decidir, entre otras cosas.

Esta dinámica relacional es más frecuente en las niñas que en los niños siendo las niñas las que pasan a ser una extensión de la madre y no es vista como alguien independiente con identidad propia. De acuerdo con la psicóloga Karlyn McBride las niñas hijas de madres narcisistas sienten la falta de empatía de su progenitora, no se sienten escuchadas ni vistas, muchas veces se sienten invisibles ante sus ojos. Pueden tener todo lo necesario ropa, comida, abrigo, pero sus emociones no son escuchadas ni validadas, el cariño es una forma de retribución si la niña cumple con sus deseos. Es así como la niña va cumpliendo las necesidades de un otro, intentando hacerlo feliz. Sin tiempo para autoconstruirse.

En el contexto familiar los psicólogos Behary y Malkin señalan que la madre puede proyectar dos lados diferentes de su personalidad narcisista. De este modo, el “niño modelo” o “niño de oro” y el “chivo expiatorio” tendrán dos infancias muy diferentes, y esto los enfrenta uno contra el otro, incluso en la edad adulta. Si eres el niño elegido, será el referente para su otro hermano y llevará el peso de las expectativas de los padres. En cambio, el chivo expiatorio será el niño más débil, preso de descalificaciones, humillaciones.

 

Tipos de madres narcisistas

(Por Aura Medina psicóloga)

La madre negligente

  • Las madres que ignoran o no se ocupan de sus hijas no les proporcionan orientación, apoyo emocional ni empatía. Constantemente, descartan y niegan sus emociones.

La madre absorbente

  • La madre absorbente trata de dominar y controlar todos los aspectos de la vida de su hija. Toma todas las decisiones y presiona a su hija sobre cómo vestir, cómo actuar, qué decir, qué pensar y qué sentir. La hija tiene poco espacio para crecer y alcanzar su plenitud individualmente Mezcla de conductas absorbentes y negligentes.
  • Una madre puede pasar de absorbente a negligente y volver a absorbente, Las seis caras del narcisismo materno.

La necesitada emocionalmente

Aunque, a un cierto nivel, todos los seres humanos vivimos con necesidades emocionales no satisfechas, las madres narcisistas no tienen idea de cómo manejar sus necesidades

  • Estas madres llevan sus emociones al descubierto y esperan que sus hijos se ocupen de ellas
  • Por supuesto, no se presta atención a los sentimientos de estos hijos.

La madre Psicosomática

  • La madre psicosomática usa las enfermedades, los achaques y los dolores para manipular a los demás, para salirse con la suya y para centrar la atención en ella.
  • Es el «método del control por enfermedad». Es muy eficaz. Si la hija no responde, parece mala y se siente como una fracasada que no puede ser amable con su madre.
  • Algunas hijas aprenden que si ellas mismas se ponen enfermas consiguen atraer algo de atención por parte de sus madres psicosomáticas porque la enfermedad les proporciona un vínculo común.

La madre perfeccionista orientada a los resultados

  • Para este tipo de madre, lo que logres en la vida es de primordial importancia. El éxito depende de lo que haces, no de quién eres. Espera que actuarás al máximo nivel posible.
  • Esta madre está muy orgullosa de las buenas notas de sus hijos, de su victoria en los torneos, de que los admitan en la universidad adecuada y de que se gradúen con los títulos pertinentes.
  • Pero si no llegas a ser lo que tu madre orientada al éxito cree que deberías ser, se siente profundamente avergonzada y puede que reaccione con un ataque desenfrenado de furia y rabia.

La madre adicta

  • El padre o la madre que tienen un problema de abuso de sustancias siempre parecerán narcisistas, porque la adicción es más fuerte que cualquier otra cosa.
  • Los hijos de padres alcohólicos o toxicómanos lo saben bien: la botella o la droga elegida siempre está por delante de cualquier otra cosa o persona.

Figura pública escandalosa

  • Ésta es la madre  sobre la que  se hacen  películas. Es adorada por  las masas, pero secretamente temida por quienes viven con ella y por sus hijos
  • Algunos la adoran, pero tú desprecias la máscara que representa para el mundo.
  • Ver cómo el mundo reacciona ante ella te confunde. Ves que no te ofrece a ti, su hija, la misma calidez y carisma que les ofrece a otros, a los amigos, colegas, familia, incluso a los desconocidos.
  • Con mucha frecuencia, estas madres llevan una vida de ensueño y quieren que sus hijas encajen en su mundo social y se adapten a su molde.

La secretamente malvada.

  • La madre narcisista que es malvada en secreto no quiere que los demás sepan que maltrata a sus hijos. Por lo general, tiene un yo público y un yo privado totalmente diferentes.
  • Las hijas de estas madres las describen diciendo que son bondadosas, cariñosas y atentas en público, pero maltratadoras y crueles en casa. Esta madre es capaz de anunciar en público: «Estoy muy orgullosa de mi hija. ¿Verdad que es preciosa?», y luego, en casa, decir: Realmente tendrías que perder peso.

 

Algunas técnicas que ejerce la madre narcisista para tener el control.

 

Infantilización: La infantilización consiste en infravalorar las capacidades físicas y mentales, lo que favorece una pérdida de la independencia y autonomía. Esta forma de abuso se traduce en el aislamiento y en una disminución de las facultades físicas, cognitivas, funcionales y emocionales. Ejemplos:

  • Dar dinero constantemente a la hija, reforzando el mensaje de que la hija no puede valerse por sí misma. Lógicamente la hija nunca sabrá sobrevivir y buscarse la vida si la madre no le deja.
  • Aprobar o desaprobar tus amistades, ella decide quién es bueno o malo para ti
  • Decirte que ropa usar.
  • Criticar tu cuerpo.

 

Invalidación: Invalidar es rechazar, ignorar, ridiculizar, burlarse, juzgar o aminorar los sentimientos de alguien. La madre tóxica controla cómo nos sentimos y durante cuánto tiempo lo hacemos. Cuando eres invalidada de pequeña, y repetidamente te dicen que no vales nada, al ser mayor es lo que crees y es muy difícil revertir este sentimiento grabado en nuestro ser. Ejemplos:

 

  • Deja de llorar, o te pego.
  • Con todo lo que he hecho por ti.
  • No vales para nada.
  • No te va a querer nadie.
  • ¡Cambia tu ánimo!

 

Gaslighting : La asfixia emocional: Es uno de los abusos emocionales más destructivos. Lo usan para hacerte creer que estás mal de la cabeza. La madre te presenta información falsa para que dudes de ti, e incluso de tu cordura. Tu madre te convence de que tu manera de ver la vida no es cierta. Así que, si alguna vez has pensado estar loca, no, no lo estás. Ha sido tu madre la que te lo ha hecho creer.

 

No respeta tus límites personales: Tu madre no respeta tus límites físicos, emocionales ni psicológicos. Ella lee tus cartas, emails, o te hace preguntas excesivamente personales. Sientes que no tienes intimidad, hurga en tus armarios, correo, dispone de tu tiempo sin consultarte.

 

Triangulación: La triangulación en el seno de una familia disfuncional, con una madre narcisista consiste básicamente en que la madre enfrente a los hermanos entre sí. Ésta alimenta la envidia, el enfado y el menosprecio, emociones altamente corrosivas, para enfrentar a los hermanos. Divide y vencerás, es algo que está vampiro emocional tiene muy claro.

Trauma complejo

En la mayoría de los casos, aquellos hijos que han sido criados en familias narcisistas tendrán un historial de trauma complejo. Los sobrevivientes tendrán síntomas de trauma como hipervigilancia y flashbacks emocionales, problemas continuos con la identidad y la autodefinición. Como está ligado al desarrollo temprano, el trauma en la niñez se imprime en el cerebro y cambia la capacidad de responder al estrés y tener relaciones saludables tanto consigo mismo como con su entorno.

madre narcisaPara cerrar hay que agregar que el Trastorno narcisista de la personalidad es una patología persistente de pensamientos y fantasías hacia la grandiosidad, es una necesidad de sentirse admirado. Por eso hay que diferenciar una madre narcisista de una madre tóxica, la diferencia radica en que la tóxica es capaz de entregar amor. En cambio, en la madre narcisista como su capacidad de amor es limitada y no se ha sentido amada es incapaz de dar gestos de amor a su hija. El narcisismo no tiene distinción de género si mencionó en este articulo solo a mujeres victimas de maltrato narcisista es porque estudiando sobre trastornos alimenticios pude percibir que las heridas del vinculo materno son la base de varios de estos desordenes se dan mayormente en las mujeres. Entendiendo también del rol primario que tiene la madre para la hija, es la que le muestra el mundo a través de sus ojos. Es por esto por lo que ya de adultas acuden a consultar y se da un correlato en común entre las pacientes es que estas madres suelen ser machistas, entonces se dan diferencias en cómo se vinculan con cada uno de ellos y se repiten frases como: tu hermano puede salir porque es hombre o la madre le sirve la comida al hijo en cambio la hija tiene que hacerlo por sí misma o inclusive atender a su hermano.

Sí bien la Psicología ha hecho variados aportes respecto a esta problemática y existe mucha literatura al respecto, hay que considerar que cada paciente es único al igual que su experiencia. Sí te olvidas de tus necesidades y deseos, tienes bajo autoestima, tiendes a autosabotearte, eres crítica y autoexigente contigo misma, sientes un profundo sentimiento de culpa y vacío, puede que seas una víctima de abuso narcisista.

Como sobreviviente te cuento que es posible reparar el daño, para eso la terapia psicológica es fundamental para poder desensibilizar aquellos mensajes que la madre o la familia narcisista implantó en ti, para que puedas aumentar tu autoconciencia, reactivar tu yo autentico, recuperar tus valores y comiences a brillar con luz propia.

 

AUTOR: Solange Pérez

Bibliografía

  • Freud, S. (1914), On Narcissism: An Introduction, Standard Edition vol. 14, London, Hogarth Press, and the Institute of Psychoanalysis.
  • Fernández Txasko O. (2018).Sobrevivir a una Madre Narcisista: Cómo recuperarte de tus heridas infantiles y por fin desplegar tus alas. España.
  • Kernberg, O. (2005). Agresividad, narcisismo y autodestrucción en la relación psicoterapéutica. México: Ed. Manual Moderno.
  • Mc. Bride K. (2013) Madres que no saben amar, como superar las secuelas de una madre narcisista. España. Ed: Urano
  • Mc. Bride K. (2009) Are You a daughter of a Narcissistic Mother? Take This Brief Survey to Find Out: Atria; Reprint edición.
  • M.R. Fernández, Amela (2021): ¿Por qué no me quieres mamá? España. Ed: Letréame.
  • Millon, T. & Everly, G. (1994). La personalidad y sus trastornos. Barcelona: Martínez Roca.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp