fbpx

Las Habilidades sociales 

Algunas habilidades sociales

A lo largo de nuestra vida dependemos de la socialización con otras personas, ya sea en el ámbito laboral, educativo o familiar, por lo que es importante desarrollar habilidades sociales que puedan facilitarnos esta tarea. Por lo general, estas habilidades se van desarrollando a lo largo de nuestra infancia, donde los padres juegan un rol importante, ya que de estos depende el desarrollo de la autoconfianza y seguridad. 

¿De qué se tratan las habilidades sociales

Algunas habilidades sociales

Lo que llamamos habilidades sociales se trata de una serie de conductas observables o no observables (como pensamientos y emociones) que nos permiten un mejor desenvolvimiento dentro de la sociedad e impulsan las relaciones interpersonales que tenemos y desarrollamos. 

Además, las personas que son hábiles para establecer relaciones con otros son menos propensas a desarrollar psicopatologías como ansiedad y depresión, ya que las relaciones interpersonales nos brindan bienestar y como seres naturalmente “biopsicosociales” nuestra capacidad para adaptarnos al entorno influye en nuestra salud mental y física.

 

Entre los beneficios que comparten las personas asertivas se destaca la manera en que provee facilidad de comunicación, minimiza las posibilidades de ser malinterpretados en nuestras acciones o palabras expresadas desde la ansiedad, reduce conflictos derivados de la convivencia, promueve altos niveles de autoestima y mejora nuestra capacidad para la comunicación y el respeto por los sentimientos de los demás.

Conducta Asertiva

La asertividad es uno de los factores a tener en cuenta al momento de hablar de nuestras habilidades sociales. Esta se basa en expresar nuestras opiniones y pensamientos de una manera honesta y respetuosa para las opiniones y sentimientos de los demás. Lo cual nos permite un mejor desarrollo de nuestra autoestima ayudándonos a crear nuevas relaciones interpersonales basadas en la sinceridad y la comunicación.

 

Se puede decir que la asertividad se describe en tres áreas principales como: La autoafirmación, explicada como la defensa de nuestros derechos y opiniones; y la expresión de sentimientos positivos y negativos, lo cual se basa en expresar tanto agrado y afecto como disconformidad y desagrado de ser necesario.

 

Características de las personas asertividad

 

  • Conocimiento y conciencia de los sentimientos y deseos propios.
  • Aceptación propia indiferente de la aprobación de los demás.
  • Independientemente de su éxito o fracaso, mantiene dignidad y respeto propio.
  • Fidelidad a sí mismo a pesar de las diversas circunstancias.
  • Responsabilidad emocional, actitud activa y enfocada en sus objetivos.
  •  Comprensión y manejo adecuado de los sentimientos propios y ajenos.
  • Aceptación de sus limitaciones y esfuerzo para realizar sus posibilidades.
  • Suele dar imagen de congruencia y autenticidad.
  • Respeto y valor hacia sí mismo y los demás.
  • Comunicación abierta, adecuada y franca con los diversos niveles de personas como amigos, familiares y desconocidos.
  • Expresión adecuada de sentimientos, deseos u opiniones, sin esperar que los demás adivinen.

Conductas no Asertivas: Inhibición y Agresividad

Estas conductas imposibilitan o dificultan la comunicación con las demás personas. La inhibición, se basa en el retraimiento y pasividad, por lo general se presenta como la tendencia de querer pertenecer siguiendo de manera excesiva las reglas externas del entorno, esto trae como consecuencia temor a expresarnos de manera libre y honesta, tomando en cuenta a los demás y dejando de lado nuestras propias opiniones y convicciones.

 

Características de las personas inhibidas

 

  • Dificultad para expresar lo que sienten, ya que por lo general esperan que los demás adivinen, además pueden responder de manera inadecuada cuando los demás no responden como desean o esperan.
  • No son capaces de rechazar peticiones o pueden sentirse culpables de hacerlo.
  • Dan razón a los demás por temor a ofenderlos.
  • Callan o hablan con voz baja, son inseguros y se muestran nerviosas e incómodas y evitan el contacto visual.
  • Necesitan ser apreciados y creen que al dejar su sumisión no tendrán aprobación de los otros, lo cual influye en su autoestima.
  • No defienden sus derechos, y anteponen los derechos de los demás. ya que creen que estos son más importantes que los suyos.
  • Sienten la obligación de explicar sus acciones.
  • Temen a crear deseos y sentimientos.
  • Imposibilidad de afrontar conflictos.
  • Pueden llegar a experimentar explosiones emocionales, debido a que no se hacen responsables de sus emociones.
  • No les gusta ser dependientes pero no pueden romper dicha dependencia.
  • Por lo general se apegan de manera excesiva a las reglas o a lo que creen que las demás personas esperan de ellos. 

 

Consecuencias de la inhibición

 

Las personas inhibidas son incapaces de expresar deseos u opiniones, de expresarlos lo hacen de manera insegura y negativa. Del mismo modo, es común que crean imposible la expresión de emociones como ira o desagrado, de manera que tampoco se permiten sentirlas.

 

A su vez, creen que son inferiores por lo que no pueden reconocer sus cualidades y potenciales. Lo que resulta en el abandono a luchar por cumplir sus objetivos debido a su visión negativa de sí mismas, como consecuencia, sus relaciones interpersonales se resultan poco satisfactorias, ya que su forma de pensar y sentir los convierte en personas temerosas y resignadas, siendo incapaces de defender sus derechos e ideas.

 

La inclinación  de sólo centrarse en los deseos de los demás, tiende a cancelar los propios y perciben la manera en que los demás no se sienten cómodos con estas personas inhibidas, debido a que no entienden lo que quieren o pueden malinterpretar sus deseos. Se ofenden fácilmente por las acciones o palabras de los demás, les cuesta distinguir cuando son explotados y rebajados, por ende no pueden defender sus intereses.

 

Finalmente, este comportamiento sumiso por lo general atrae a personas dominantes que no respetan a los demás. Pueden llegar a experimentar emociones como insatisfacción, inseguridad, frustración, depresión, ansiedad y culpabilidad.

Características de las personas agresivas

Por último, tenemos a la agresividad, la cual es todo lo contrario a la inhibición ya que se basa en expresar nuestras opiniones sin respetar o escuchar a los demás, se manifiesta de manera verbal directa como: amenazas, burlas y comentarios hostiles, o de manera indirecta como comentarios sarcásticos.

 

  • Se muestran sinceras, seguras y directas de una manera inadecuada.
  • Expresión de emociones y opiniones de manera hostil. 
  • Exageran los desacuerdos o conflictos. 
  • Creen que ceder en un conflicto es perder este.
  • Creen eficaz la utilización de la violencia para la resolución de conflictos.
  • Irrespeto hacia los sentimientos y derechos de los demás.
  • Justifican su agresividad explicando que son sinceros en sus opiniones.
  • Se sienten bien en el momento en que son hostiles, sin embargo, esto puede traerles consecuencias en el futuro.
  • No asumen la responsabilidad de las consecuencias que su comportamiento causa.

Comparte este artículo

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email