La terapia familiar sistémica y sus funciones

terapia familiar

El concepto de la familia forma una parte esencial dentro de una sociedad, siendo esta uno de los principales pilares de una comunidad, por ende se debe tomar en cuenta su desarrollo y bienestar, en el ámbito psicológico en el marco de la terapia familiar se estudian las dinámicas y los problemas que estas pueden padecer.  De este modo, busca brindar apoyo a los conflictos que por lo general son derivados de la comunicación y las diferencias existentes en cada individuo dentro del núcleo familiar, buscando llegar a un consenso del conflicto mediante la expresión de emociones y pensamientos de cada uno, fomentando la empatía y entendimiento mutuo. 

Surgimiento de la psicoterapia familiar

 

Durante la década de los años 50 algunos investigadores como Ackerman, Framo, Bowen, Bateson, entre otros, comenzaron a trabajar de manera sistemática con familias, durante este período estos estudios eran sustentados y validados mediante conceptos psicoanalíticos, buscando tratar pacientes que se encontraban en proceso de rehabilitación luego de haber superado un proceso terapéutico previo. De esta forma, su finalidad era tratar e intervenir los desórdenes mentales que habían padecido estos pacientes experimentan recaídas al intentar reintegrarse al seno familiar, es así como nace la curiosidad ante este fenómeno propiciando el desarrollo de la terapia familiar. 

 

Al término de esa década se fundó el Mental Research Institute (MRI) ubicado en California, en donde se busca incorporar la teoría general de los sistemas de Ludwig von Bertalanffy y algunos de los postulados de la cibernética a el trabajo con las familias, que buscan explicar algunos procesos de interaccion y comunicacion que existe en el grupo familiar.

La teoría de sistemas y el funcionamiento familiar

terapia familiarEsta terapia se enfoca en la descripción de la familia como un sistema, en el cual existen e interactúan constantemente subsistemas (parental, conyugal y filial), debido a esto, los terapeutas familiares toman en cuenta su complejidad e interacción, el tipo de composición familiar, la etapa de ciclo evolutivo en la que se encuentren los integrantes del sistema, si estos se encuentran o no atravesando por alguna crisis, se analizan los límites, las alianzas, los roles y jerarquías existentes, así como también sus pautas relacionales, finalmente toda esta variedad de elementos son fundamentales y hacen que cada sistema familiar sea único al igual que sus integrantes.

 

Luego de haber observado e identificado todos los elementos e integrantes, el terapeuta ayuda a contribuir con el cambio, generando nuevas condiciones para facilitar el cambio deseado por la familia y en la medida de sus posibilidades actuales, creando así un equipo terapéutico donde los integrantes de la familia participan en la resolución del problema mediante el acuerdo mutuo, ya sea en las tareas o en las metas del tratamiento. 

 

Objetivos de la psicoterapia familiar

El principal objetivo consiste en modificar el presente, es decir enfocarse en el problema que se está atravesando en el momento, dejando de lado la exploración e interpretación del pasado, el terapeuta se asocia al sistema familiar para ayudar a la transformación progresiva de dicho sistema. Debido a que el pasado ha influenciado en el funcionamiento y organización actual del sistema,  esto se hace visible o afecta en el presente, por lo tanto se puede generar un cambio a través de intervenciones que promuevan cambios en el presente.

 

Observar a cada integrante

Un objetivo importante de la terapia familiar, se basa en el análisis de cada uno de los integrantes para buscar la mejor manera de integrar las necesidades de crecimiento de cada uno a la integridad del sistema, fomentando la aceptación y la independencia.

 

Fomentar las fortalezas y habilidades

Consiste en fomentar las fortalezas y enfatizar algunas habilidades que puedan tener los integrantes para la resolución del conflicto, utilizando y enseñando nuevos métodos que enfrentar los problemas y así lograr una resolución, con esto el terapeuta se encarga de desarrollar estas habilidades de enfrentamiento y resolución, determinando así las cosas que puedan adaptarse mejor a las condiciones del sistema familiar. 

 

Promover la aceptación

Promueve la toma de conciencia y la aceptación de las capacidades para tomar sus propias decisiones.

 

Revalorar las metas

Por último, si los objetivos terapéuticos que fueron planteados por alguna razón entran en conflicto con las metas de los demás integrantes de la familia, habrá necesidad de analizar y revalorar los objetivos para la resolución del conflicto mediante vaya avanzando la terapia.

 

Funciones de la psicoterapia familiar 

Su principal función es modificar  el funcionamiento habitual del sistema familiar, es decir, cómo estos interactúan, se comunican y se relacionan, tomando en cuenta cual es el rol de cada uno, algunos de los patrones relacionales que se pueden generar, las normas de comportamiento y el control establecido y utilizado entre los integrantes del sistema familiar. Por otro lado, a diferencia de la terapia individual, se trata  de fomentar un cambio no solo en el individuo sino más bien de impulsar un cambio en la interacción del sistema familiar.

 

¿Qué problemas aborda la terapia sistémica?

Cualquier miembro de la familia se puede beneficiar de esta terapia, sin embargo, puede resultar difícil identificar el problema y cómo buscar la resolución de este, en algunos casos solo se trata de una orientación para padres, en otros, participan algunos de los miembros más afectados. Algunas veces solo los subsistemas se ven afectados, como los conyugales o parentales, y existen las intervenciones de un solo integrante donde los demás acuden para apoyarlo y aprender a como interactuar y lidiar con el problema que le pueda estar afectando y por ende al sistema. Estos son algunos de los motivos de consultas más frecuentes.

Motivos frecuentes de consulta

  • Problemas comunicativos entre los miembros del sistema o del subsistema familiar.
  • Problemas de comportamiento de los hijos.
  • Dificultades de salud mental. 
  • Conflictos de pareja (separaciones, divorcios, violencia doméstica, entre otros)
  • Trastornos alimenticios como bulimia y anorexia.
  • Adicciones, abuso de sustancias como drogas y alcohol. 
  • Efecto de traumas.
  • Duelos, nido vacío. 

 

Para concluir, la terapia familiar sistémica se ha ido consolidando como una herramienta válida, útil y eficiente en la intervención a los sistemas y subsistemas familiares, ya que ofrece una perspectiva psicopatológica de la persona que se puede manifestar en su familia, esto permite un mayor crecimiento y complejidad  en el ámbito clínico, para la intervención y tratamiento del individuo, familia y parejas.  

 

Comparte este artículo:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp